Aniversario de la muerte de James Dean en su Porsche 550 Spyder

A la noticia de estos días de la muerte de Paul Newman (el actor que quiso, y pudo, ser piloto de coches) se une hoy el 53 aniversario de la muerte de otro actor legendario aficionado a las carreras.

El 30 de septiembre de 1955, a la edad de 24 años, perdía la vida en accidente de tráfico James Dean.

El suceso ocurrió cuando el actor, que acababa de terminar el rodaje de la película Gigante, se dirigía con su Porsche 550 Spyder (que el denominaba “Little Bastard”) a una competición automovilística en Salinas, California.

Al intentar esquivar un coche que venía en dirección contraria a gran velocidad, impactó contra un árbol y murió en el acto. El mecánico que lo acompañaba y el conductor del otro vehículo sobrevivieron.

Poco antes del accidente James había rodado un cortometraje sobre seguridad vial en el que había sustituido la palabra “suya” por “mía”, quedando la frase así: “Conduzca con cuidado, puede que la vida que salve sea la mía”.

Te puede interesar

4 comentarios

  1.   cesar dijo

    que maneje bonito..

  2.   Miguel Angel dijo

    Una pena en realidad la muerte de este Actor, que logro mucho en tanto poco tiempo…se inmortalizo; por cierto que paso con Little Bastard?

  3.   José Luis dijo

    Me da pena el árbol, ¿qué habrá sido de él?

  4.   Luishito dijo

    A mi más que el árbol lo k me da pena es k dejen conducir a gentuza como la que se le cruzó a Dean cuando circulaba correctamente, Pere Navarro los fantasmas de miles de motoristas y muchos conductores te perseguirán siempre.

Escribe un comentario