Borg Wagner espera un importante aumento de la demanda de turbos

A medida que las restricciones al consumo y la contaminación aumentan, y el precio del combustible también, cada vez más fabricantes de automóviles están optando por incluir la sobrealimentación en sus motores como manera de aumentar la eficiencia de los actuales. La manera más eficiente de sobrealimentar un motor es con un turbo, y por ello Borg Wagner, el fabricante de turbos, espera un aumento de la demanda en América del Norte, Europa y China, viendo en esto una oportunidad de negocio. Por de pronto, un acuerdo con Ford para su gama de motores EcoBoost va a ser importante para sus ventas en Norte América.

La compañía va a construir nuevas plantas en México y Tailandia y mejorar las ya existentes en Polonia y Hungría. La expansión se ha diseñado de cara a incrementar la producción en 3 millones de turbocompresores en los próximos 3 años. Esto representa un incremento del 40%, de 19 millones a 27 millones. Solo en Europa se espera un crecimiento del 20% en el uso de turbocompresor.

De todo esto se puede sacar que van a aparecer una nueva generación de motores con turbo, y que por ello, los precios del mantenimiento y reparaciones para estos deberían reducirse. De cara al entusiasta, es ampliamente reconocido que el uso del turbo es apropiado para después hacer modificaciones en el coche que aumenten la potencia, y de cara al usuario normal, esta tecnología quiere decir que motores más pequeños saldrán al mercado, gastando menos pero proporcionando un rendimiento similar a los motores atmosféricos de hoy. 

Fuente | Motorauthority

Te puede interesar

Escribe un comentario