La desmultiplicación

La desmultiplicación de la dirección. Es una relación entre el giro del volante y el cambio de dirección de las ruedas. Esta viene determinada por dos causas: una, las relación entre los engranajes del mecanismo de la dirección (bien piñón y cremallera, o bien un tornillo sin fin y un rodillo); y otra, la relación de palanca en los elementos que comunica este mecanismo con las ruedas.

Cuando se da una relación de desmultiplicación (por ejemplo, 12 a 1), lo que se cita es lo primero, es decir, la relación entre dos tipos engranajes. A igualdad de todos los demás factores, cuanto mayor es la desmultiplicación de la dirección, tanto menor es el esfuerzo que requiere para moverla. Los inconvenientes de una dirección muy desmultiplicada es, primero, que requiere más movimiento para conseguir el mismo efecto que una que lo esté menos. Segundo, que disminuye el efecto que tiene en el volante los esfuerzos a los que están sometidas las ruedas; por tanto, con una dirección muy desmultiplicada es más difícil notar cómo va el coche. La desmultiplicación se orienta en función de las cualidades del vehículo en cuestión, puesto que de ello depende el comportamiento de nuestro coche al girar el volante. En situaciones donde se busca la deportividad, la dirección se hace más directa, buscando una respuesta rápida del vehículo.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   roberth dijo

    entonces si mi vehiculo esta muy desmultiplicado dificil girar mi veiculo si se me presenta un percanse

Escribe un comentario