Festejos por el Ford T

Si señores, estamos ya transitando el año en que se conmemora el nacimiento del vehículo que revolucionó la historia de la industria automotriz mundial y, nadie lo duda, de la industria en general. El Ford T nació en Octubre de 1908, como tanto de los otros modelos experimentales que Henry Ford y su equipo de ingenieros diseñaron a principios de siglo XX.

Si bien los homenajes se llevarán a cabo durante todo el año y en diferentes lugares del planeta, es en el concurso de elegancia de Amelia Island que se inaugurarán las celebraciones. Un justo homenaje para el modelo más importante del siglo XX.

Del Ford T se fabricaron quince millones de unidades, logrando ocupar más del cincuenta porciento del parque automotor durante su comercialización. Una de las creencias más extendidas fue la que afirmaba que todos los T fueron negros. Incluso  una sentencia del propio Henry Ford lo asegura: “Los clientes pueden tener un coche del color que quieran, siempre que sea negro”. Pero esta particularidad en la fabricación se mantuvo entre 1914 y 1925, por motivos eficiencia en la cadena de montaje. Presionado por la competencia, el Ford T tiño su cuerpo de verde, rojo y azul para no ser superado por sus competidores.

El modelo T se presentó el 1 de octubre de 1908. Montaba un motor de 20 caballos, cuatro cilindros, alcanzaba una velocidad máxima de 45 millas por hora, recorría de 13 a 21 Km. por galón de gasolina y pesaba 1.200 libras. Fue el noveno de los coches de fabricación en serie de Henry Ford.

El coche salió a la venta al precio de 850 dólares. El Modelo T se vendería más tarde por tan sólo 260$, gracias a la reducción de costos y al consiguiente beneficio para los clientes.

ford_t_1916.jpg

Te puede interesar

Escribe un comentario