Honda Fit, un coche de corte regular y muy conservador.

Éste es uno de los ejemplos de aquellos coches en que simplemente no se arriesgan muchas cartas como para realizar un modelo que marqué diferencias en cuanto a su diseño y prestaciones, el honda Fit es simplemente un modelo que sirve para movilizarse, pero que no ofrece realmente estilo ni diseño de la vanguardia a quien le maneje.

Del análisis superficial que se podría hacer de la parte delantera del vehículo, se puede apreciar que si bien es cierto posee unos ojos bastante extendidos, la parrilla casi inexistente y en detalle la entrada de aire frontal es simplemente geométrico, por lo cual no se incorpora ningún detalle vistoso como para convertir el modelo en un coche deseable.

En el análisis lateral se puede ver el corte de ventanas como armónico y coherente respecto de la cadencia y lineamiento general del mismo modelo, pero aparte de ser conceptualmente correcto, no es visualmente atractivo ni llamativo, menos aún las llantas que se le han incorporado las cuales son simplemente conservadoras.

Sin embargo pareciera que otra visión inundo por dentro el modelo, debido a que el diseño interno es algo más llamativo y en realidad poco coherente con el diseño conceptual mostrado en su exterior, posee un padre de control central a retiro, un manubrio que luce sólido con incluso una incorporación de ciertos comandos, y quizás una porque la llamativa sea el panel de instrumentos que permite ver la velocidad y revoluciones en las cuales se está manejando coche. A rasgos generales, el modelo aparece como una versión más disponible para el transporte diario e incluso uno que otro viaje más largo.

Te puede interesar

Escribe un comentario