La DGT insistirá en mantener la distancia de seguridad para este verano.

 Esta mañana mientras desayunaba he oido un anuncio en la radio que me ha traido tristes recuerdos. He buscado información y el diálogo es el siguiente:

“¿Por qué te pegas a ese coche?

– Para acosar, para meterle miedo.

– Crees que la carretera es tuya.

– Te sientes poderoso y él asustado, pero si frena os matáis los dos.

– Acuérdate de esto cada vez que te pegues al de delante.

– Elige tu razón para respetar la distancia de seguridad”.

Me alegro mucho de que tráfico haga una especial incidencia en la distancia de seguridad. De las muchas burradas que se ven a diario por la carretera, ésta es  una de las que más me fastidia, el típico que se te pega detrás sin motivo aparente. Si es porque vá a adelantarte, todavía…pero muchas veces no es el caso.

No en vano las lesiones por alcance afectan a 20.000 personas en España al año, la mayoría de ellas en accidentes a escasa velocidad, producidos por pequeños alcances en tráfico urbano.

De estas 20.000, muchas de ellas tendrán una larga y molesta recuperación, con mareos, migrañas, pérdidas de sensibilidad en el cuerpo, etc…Las aseguradoras además advierten de que la lesión cervical es la que más gastos las reporta con enorme diferencia. Además, al ser una lesión de las denominadas “subjetivas”, es muy difícil de valorar y tratar.

latigazo-cervical.jpg

Para colmo, según diversos estudios, tan sólo el 54% de los coches que actualmente se venden en nuestro país tienen un reposacabezas efectivo contra impactos traseros. La mayor parte de ellos son utilitarios.

impacto-trasero.jpg

Asi que pensároslo dos veces antes de pegaros al vehículo que te precede. Yo personalmente, cuando eso ocurre suelo advertir encenciendo breve e intermitentemente las luces de freno.

Quizá escribo esto para intentar concienciar.

Quizá debido a los innumerables meses que me pasé en rehabilitación desde que aquel Clío me embistiera por detrás hace ya casi cinco años, dejándome algunas pequeñas secuelas de por vida.

Quizá por eso me compré un nuevo coche con reposacabezas activo.

Te puede interesar

Escribe un comentario