La iluminación adaptativa, un plus.

La iluminación adaptativa es un sistema que permite una mejor adaptación de la zona iluminada por los faros del vehículo a las necesidades del conductor. Normalmente se modifica la distribución transversal de la luz en curvas o en cruces. En la actualidad existen dos tipos de iluminación adaptativa: alumbrado en curva y alumbrado lateral. El primero tiene proyectores giratorios y el segundo, módulos de iluminación fijos.

Los sistemas de iluminación en curva no es algo totalmente nuevo puesto que ya existen precedentes. Algunos precedentes de los sistemas de iluminación adaptativos son el Tucker Torpedo de 1948 y el Citroën DS de 1955. Desde entonces y hasta 2002, una normativa europea prohibía los sistemas de iluminación adaptativa. Desde 2006, la Comisión Europea ha permitido el uso de sistema que controlan dinámicamente la anchura y profundidad del haz de luz. Esto permitirá poder disponer de sistemas de iluminación que se adapten mejor a las circunstancias puntuales de circulación (iluminación ancha y corta en ciudad, estrecha y larga en autopistas, por ejemplo). En el futuro, los sistemas de iluminación en curva serán predictivos: en combinación con el sistema GPS, determinarán cuándo se va a abordar un viraje y el ángulo del mismo, adecuando la iluminación a tales circunstancias incluso antes de que el conductor gire el volante.

Todos los medios que pongamos a disposición del conductor siempre serán pocos, con el fin de evitar las numerosas situaciones de riesgo, que se producen en las curvas por diversos objetos que están en los ángulos que están escasamente iluminados.

Te puede interesar

Escribe un comentario