Los fabricantes de deportivos piden “ayuda”.

porsche-911.jpg

Las emisiones de CO2 en Europa y España es un tema complicado.

Se preparan duras normativas para los fabricantes en un futuro próximo; normativas que no todos los constructrores podrán cumplir.  Los más perjudicados son sin duda los fabricantes de coches de lujo o deportivos, que normalmente tienen motores potentes con un consumo lógicamente mayor (ver las declaraciones de Lamborghini), y carecen de “utilitarios” en su gama para bajar las emisiones medias.

El problema que surge ahora en los despachos es cómo legislar de una manera ecuánime, de tal forma que no perjudique especialmente a estos fabricantes, podrían entrar en una situación inviable, tanto desde el punto de vista técnico como económico.

Porsche, Ferrari o Lamborghini defienden que los futuros valores límite para emisiones de dióxido de carbono (CO2) se establezcan según categorías, ya que el uso no es comparable. No es lo mismo un uso esporádico de un deportivo que el uso diario del compacto propio.

¿Penalizar entonces a la compra a la utilización?

Porsche por su parte asegura que desde 1970, han reducido en más de un 95% las emisiones de escape de sus coches y que gran parte de sus esfuerzos y sus inversiones se siguen orientando en esa línea. Sus previsiones son que en el 2012 los coches de la marca habrán reducido un 20% de media, respecto a 1995, los valores de CO2 que lanzan a la atmósfera, una cifra que llegará al 25% en el caso de los deportivos, es decir, sin contar el todoterreno Cayenne.

Via: elmundomotor

Te puede interesar

Escribe un comentario