Mazda RX-8; Próximamente, también en híbrido.

Mazda RX-8

La marca pretende vender en el viejo continente una versión propulsada por el conocido motor “Rénesis” alimentado mediante gasolina o hidrógeno.

Su aparición está prevista como muy pronto para el 2009.
Esta idea no es nueva, de hecho ya hay algún BMW circulando con el sistema muy desarrollado.
La particularidad reside en este caso en que el motor del Mazda es de tipo rotativo Wankel, con dos rotores superpuestos que cubican juntos 1.300 cc.
Los problemas de estos motores ya son conocidos: bajo rendimiento térmico por culpa de una gran superficie de la cámara de combustión, lo que se traduce en un consumo más alto de lo normal. Veremos que tal solventa la marca el problema de ubicar un depósito adicional de hidrógeno, más aún cuando se trata de un modelo deportivo, con poco espacio disponible.
Mazda siempre ha presumido de un reparto de pesos perfecto, al 50%, colocando además todas las grandes masas lo más cerca posible del centro de gravedad del vehículo, lo que facilita la direccionabilidad y los cambios bruscos de trayectoria, al tener que vencer la adherencia del neumático una inercia al giro menor. ¿Cómo pensará ubicar el depósito de H2 para no alterar esto? ¿Se verá obligada la marca a alterar la línea del capó por el mayor volumen del sistema de alimentación?

Estoy deseando verlo, y apoyo la idea de la marca de seguir el desarrollo tecnológico del motor rotativo; a fin de cuentas…es algo mucho más lógico que el motor alternativo que montan el resto de coches.

Te puede interesar

Categorías

Híbridos, Mazda

Luis Gaton

Hola; Si has llegado hasta aqui es porque te interesa el mundo del motor o simplemente porque ya me conoces. Si eres de los primeros, te diré... Ver perfil ›

Escribe un comentario