Últimos preparativos para la Monter Jam 2016 de mañana en Madrid

Monster Jam Madrid 2016

La Monster Jam 2016 de Madrid ya está aquí. Faltan poco más de 24 horas para que los motores comiencen a rugir y hoy hemos podido ver cómo se prepara un evento de estas dimensiones. El Estadio Vicente Calderón normalmente luce un césped impoluto, pero el campo del Atlético de Madrid se transforma totalmente para acoger a los monster trucks. Para llenar una superficie así son necesarios entre 300 y 400 camiones de arena.

Las máquinas trabajan sin cesar moviendo la tierra, creando rampas para los saltos e incluso moviendo los coches achatarrados, colocándolos para el show. No hemos llegado a verlo, pero nos soplan que habrá una torre formada por ocho de estos coches. Aunque al parecer la torre no será saltada, sino atravesada por una de estas bestias. En persona estos vehículos impresionan y mucho. Sus enormes dimensiones y su llamativa decoración hacen imposible que pasen desapercibidos.

Monster Jam Madrid 2016

Uno de los ‘monster truck’ con ruedas más pequeñas para el transporte

En el interior del estadio descansan con unas ruedas especiales, de unas dimensiones más reducidas, que sirven para transportarlos entre show y show. Cuando salen a la arena ya tienen puestas las ruedas todoterreno, tan grandes que casi alcanzan nuestra altura total. Cada una de ellas pesa 350 kg y cuesta unos 2.000 dólares (casi 1.800 euros), todo es a lo grande en estos vehículos y también lo será la factura. Hablando con los mecánicos dicen que es difícil de calcular, pero que un monster truck creado desde cero podría costar unos 200.000 euros.

Tampoco nos extraña viendo lo que llevan dentro. Debajo de esa carrocería de fibra de vidrio (que seguramente se romperá durante el espectáculo) se alberga un enorme motor de gran cilindrada que desarrolla más de 1.500 CV y funciona con metanol. El consumo es exagerado, ya que ‘tragan’ unos 10 litros de metanol cada 200 metros. Consiguen unas prestaciones muy buenas, con una aceleración de 0 a 100 km/h en unos 3 segundos a pesar de un peso de unas 4 toneladas y media.

Monster Jam Madrid 2016

Hablamos con alguno de los pilotos acerca de su funcionamiento y de las sensaciones al volante. Nos cuentan que no es tan difícil como parece ni hacen falta unas cualidades especiales. Al parecer, como en un coche normal habrá una palanca de cambios y se podrá elegir entre dos marchas, punto muerto y marcha atrás. La primera es muy corta y solo sirve para cubrir los primeros metros, mientras que la segunda es la indicada para coger mayor velocidad y afrontar los espectaculares saltos.

Echamos un vistazo al interior del monster truck y nos encontramos con un amasijo de hierros que forman la jaula de seguridad. Entre medias hay puesto un asiento de competición al que llegan el volante y varios mandos para controlar algunas funciones. Es todo muy espartano y por no haber, no hay ni salpicadero. El acceso a este habitáculo se hace desde debajo del vehículo y hace falta maña para conseguirlo. Una vez arriba los pilotos nos dicen que la visibilidad es muy reducida por altura y posición.

Monster Jam Madrid 2016

Cynthia Gauthier con su Monster Mutt Dalmatian

Por la arena se pasea Dennis Anderson (piloto de Grave Digger) y una de las mayores leyendas de este deporte. A unos cuantos metros podemos ver a su hijo Ryan Anderson (piloto de Son Uva Digger) entre otros pilotos. Pero no solo habrá hombres a los mandos de los monster truck, ya que dos mujeres, Briana Mahon y Cynthia Gauthier estarán al cargo de Scooby-Doo y de Monster Mutt Dalmatian respectivamente. Ellas sacan carácter y nos cuentan como llevan en la competición desde pequeñas. También hablan del buen rollo entre pilotos, que les convierten en una gran familia… excepto cuando compiten.

Viendo los entresijos del mundo del Monster Jam cada vez tenemos más ganas del espectáculo de mañana. A las 20:00 horas comenzará un show en el que podremos ver, por primera vez en España, un backflip con uno de estos monster truck. Este giro de 360 grados estará acompañado por otras acrobacias y saltos de todo tipo. Además estará el sonido ensordecedor de los 10 motores rugiendo a la vez. Nosotros hemos escuchado arrancar uno de ellos y podemos decir que con un par de insinuaciones del acelerador, el estruendo está servido.

Te puede interesar

Escribe un comentario