Muchos sensores… más protección

Es impresionante el nivel de seguridad activa que podemos encontrar en los vehículos de hoy, como por ejemplo, un control de velocidad de crucero activo, que funciona mediante un radar, el cual monitoriza el coche que tenemos delante, con el objetivo de mantener siempre la misma distancia, que ha sido previamente marcada por el conductor, siendo capaz de aumentar o disminuir la velocidad en función del vehículo que nos precede.

Estos mismos y otros sensores son los encargados de poner en funcionamiento diversos sistemas, como puede ser el de mitigación o disminución de daños en caso de accidentes, los sensores observan el vehículo que va delante de nosotros, avisando al conductor en caso de acercarse mucho o en casos de peligro real de colisión, en casos en los que el conductor no hace nada, el sistema aplica una frenada para que el conductor se entere, y en una tercera fase en la que la colisión sea inevitable, prepara los sistemas de seguridad pasiva del vehículo, para intentar minimizar los daños causados por el impacto.

Por medio de sensores tambien podemos ver un sistema de alerta por cambio de carril. En un primer momento, cuando la camara instalada en el retrovisor interior, detecta un cambio de carril, sin que hayan sido accionados los intermitentes, el sistema induce un par de giro a la dirección para devolverlo a la dirección correcta, tambien el sistema enciende una luz en el caso que el volante no se mueva durante mucho tiempo.

Con todos estos sensores y sistemas de seguridad, la conclusión a la que podemos llegar, es que los coches de hoy en dia, pueden anticipar situaciones previamente establecidas, pueden incluso conducirse ellos durante segundos… Pero lo que no pueden hacer es pensar, ni tener la conciencia sufiente como para que estos sistemas no tengan que actuar de forma autónoma.

Te puede interesar

Escribe un comentario