Otro TSI más para el Volkswagen Golf.

El tercer motor de este tipo, desde la aparición del primer 1.4 TSi de 170 y 140 CV respectivamente. La nueva variante del TSI desarrolla 122 CV y viene a sustituir al poco demandado 1.6 FSI.

1180717428_extras_noticia_1_01.jpg

Volkswagen parece haber elegido definitivamente la sobrealimentación en pequeñas cilindradas como el camino a seguir en sus motorizaciones de gasolina. Sus ventajas: mayor potencia y sobre todo, más par, con un consumo similar en condiciones normales.

Sus desventajas: motor más complejo, caro y difícil de reparar. En algunos casos la necesidad de utilizar gasolina de 98 octanos también “asusta” a más de un futuro comprador.

En comparación con el 1.6 FSI que sustituye, ofrece 7 caballos más y un 30% mas de par (200Nm), que se entregan desde muy bajas vueltas y en un rango mayor; es por tanto, mucho más utilizable y satisfactorio. En un futuro se prevee que vaya asociado a un nuevo DSG que la marca está desarrollando, que sin duda batirá al antiguo binomio 1.6FSI-Triptronic 5V.

Este motor es más simple que sus hermanos TSI, pues sólo equipa turbo para la sobrealimentación; carece del compresor. Me parece lógico, pues es un motor que diríamos “de acceso” y debe tener un precio contenido. Asimismo, y me parece muy importante, está preparado para funcionar con gasolina de octano 95.

Te puede interesar

Escribe un comentario