Porque no basta con fabricar autos, ahora también se dedican al sonido

BMW es una de las marcas más deseadas por los amantes de los autos alrededor del mundo. Así como la marca de las tres letras, podríamos enumerar una decena de ellas.

Lo mismo sucede en cualquier otro rubro de la industria. Una cantidad limitada de marcas se llevan las palmas del público y las demás solo están ahí porque brindan una calidad y un precio acorde a las posibilidades de la mayoría.

Pero ¿que sucedería si BMW cambiase de rubro? ¿Si los alemanes en vez de fabricar autos (dios quiera nunca dejen de hacerlo) fabricaran, por ejemplo, equipos de audio?

Bueno, aquí esta la respuesta. El equipo de diseño de la filial norteamericana de BMW (BMW Group Designworks USA) se ha asociado (claro, no se iban a largar solos) a Klipsch, compañía que fabrica altavoces de gama alta para desarrollar los Klipsch Palladium P-39F, unos bafles de un metro y medio trabajados en fina madera y con base de aluminio cepillado.

El precio de esta excentricidad se conocerá a mediados de año, pero se calcula que rondará los 15.000 dólares. Es decir 9.400 euros.

Ahora que conoces el precio, ¿creías que tener un BMW en el living de casa iba a ser posible para la mayoría?

Te puede interesar

Escribe un comentario