Ser jóven e inexperto al volante, es un peligro, tanto como de avanzada edad y sobradamente experimentado.

1181558033_extras_portada_0.jpg

 Siempre lo había pensado, pero parece que tan solo los jóvenes estábamos de acuerdo, quizá como medio de autodefensa.

Se está demostrando que el colectivo de los mayores de 60 está cada vez más presente y de manera más peligrosa. Estudios realizados en Estados Unidos demuestran que el incremento de conductores senior triplicará el número de accidentes en los próximos años. El asunto es seriamente estudiado por los responsables de Tráfico de casi todos los países.

Pero la solución no es fácil. Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), en España había 1.919.845 personas mayores de 60 años con carné de conducir vigente. Ocho años más tarde el número era de 3.039.607. Y el ritmo seguirá acelerándose a medida que envejezca la población.

Alguna de las soluciones propuestas pasan por retirar el derecho al volante paulatinamente; otras, menos radicales, como limitar su conducción durante las horas punta o las de menos visibilidad.

La tecnificación de los vehículos, que produzcan mucha mas información para que el conductor evalué y reaccione (vamos, que se entere de la situación), e incluso que pueda reaccionar por si mismo es otro de los campos a trabajar.

Está claro que un tranquilo abuelete circulando por un vial lleno de tráfico pude ser tan peligroso como un jóven “venao” sorteando coches, cambiando de carril a toda velocidad. Eso si, en caso de choque, el primero suele embestir más despacio.

Via: elmundomotor

Te puede interesar

Escribe un comentario