Sólo uno de cada cuatro radares fijos instalados en España coinciden con puntos negros

Solamente 1 de cada 4 radares fijos en España coincide con la ubicación de un punto negro dentro de la red viaria española, lo cual parece ciertamente ilógico, pues deberían ser las zonas mas protegidas si es que realmente lo que se persigue con esos radares es la seguridad vial y no el afan recaudatorio.

Aunque en toda España sólo el 26,9 por ciento de los radares fijos están situados en puntos negros, son Cantabria (87,5 por ciento), Baleares (75 por ciento), Canarias (68,7 por ciento) y Madrid (61,7 por ciento) las comunidades que cuentan con más radares coincidentes con puntos negros. El resto de regiones se sitúan por debajo del umbral mínimo requerido para la cobertura de puntos negros. Especialmente sangrante es la situación en comunidades como La Rioja, donde ningún radar coincide con un punto negro o en Aragón, donde sólo el 8,3 por ciento se encuentran situados en tramos conflictivos; todo ello según datos extraídos de un informe de Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

En toda España hay instalados 516 radares fijos, pero sólo 139 de ellos están situados en alguno de los 802 puntos negros registrados en la Red de Carreteras del Estado, lo cual significa que sólo el 26,9 por ciento de estos aparatos se encuentran en lugares donde se hace especialmente necesaria la prevención de accidentes.

“No obstante, el número de puntos negros se ha incrementado un 7,1 por ciento, contabilizando 53 más que el año anterior”, según apunta la asociación. El aumento se ha producido “a pesar de las costosas medidas adoptadas por la DGT“, que ha invertido más de 50 millones de euros a su Plan de Radares. La AEA defiende ahora que este proyecto es “ineficaz”.

   La mayoría de puntos negros se encuentran sobre todo en carreteras convencionales (el 58,4 por ciento) y en las autovías (el 34,9 por ciento). Por su parte, son muy poco significativos las zonas conflictivas localizadas en autopistas de peaje (sólo el 0,4 por ciento) y autopistas libres (el 5,9 por ciento).

Aquí están los datos, y, si ahondamos ligeramente en el tema, algo se está haciendo mal, puesto que todos, o casi todos, sabemos que el 80% de los radares que existen en carreteras convencionales no se encuentran operativos, puesto que podrían llegar a colapsar las oficinas de trafico correspondientes. Solamente están todos operativos en las autopistas o autovías. ¿Porque? La respuesta es simple. Ahí si que puedes sacar un buen pellizco pillando a los conductores que más rápido van donde más rápido se puede ir. Afán recaudatorio.

Te puede interesar

Escribe un comentario