Volkswagen Caddy Tramper; otra manera de acampar.

Ahora que se acercan las vacaciones de verano muchos se acordarán de su bonito coupé dos puertas y su escasa versatilidad.

caddy.bmp

Volkswagen siempre ha pretendido que sus coches sean algo más que un medio de transporte o una herramienta de trabajo. Una prueba de ello es este modelo, basado en la Caddy. El modelo en cuestión fué presentado por la división de vehículos comerciales en el Salon de Caravaning Frankfurt 2005.

Frente a ésta, pocas variaciones, casi todas en su interior y alguna en el chasis, para hacer más confortable y un poco menos ruda su rodadura. Exteriormente también cuenta con algunas diferencias, como el paragolpes en color de la carrocería (como la variante Life) para dar un aire más “humano” y agradable.

Sin duda, el objetivo de este coche son las parejas jóvenes sin hijos (aún) que les gusten las escapadas y “pasen” de la planificación. De hecho, la parte trasera del coche puede abatirse completamente y desplegar una cama de matrimonio de 1,1 metros de ancho y dos de largo. También dispone de cortinillas que aseguran la intimidad de los bellos durmientes e incluso un avance de tienda de campaña que puede fijarse al portón, aumentando así el “volumen de la casa”.

Los materiales interiores no tienen nada que envidiar a modelos como el Polo; además, toma muchos elementos del Tourán y algunos del Golf. Vamos, que no es un vehículo de trabajo precisamente.

Los motores que impulsan la Caddy son el Diésel de 75 CV y el de 105CV. La Tramper sólo puede llevar este último, con una caja manual de 5 velocidades. Poco se puede hablar de este motor que no se sepa ya: excelente empuje, bajo consumo, aspereza…

¿Inconvenientes? Pues si que los hay. Para empezar, no es tan capaz como vehículo de carga como lo es la Caddy, y…¡el precio! Casi 25.000€ hay que desembolsar por este coche. En un Renault 4L he hecho viajes de este estilo, a unos costes mucho menores. O en una Traffic, o …

Eso si, estos no tenían mp3, climatizador, antinieblas…

Te puede interesar

Escribe un comentario