Con el Bentley Flying Spur Reindeer Eight Papá Noel jubilará a los renos

¿Qué sería de la Navidad sin los sueños y la ilusión? Sobre todo de los más pequeños y las más pequeñas de los hogares que pueblan el mundo. Fantasear con los regalos que el 25 de diciembre trae Papá Noel (Santa Claus) o el 6 de enero los Reyes Magos. Sea como fuere, esta ilusión nos embarga cuando pensamos en los nuevos proyectos que podemos llevar a cabo a lo largo de nuestras vidas. Y a los que nos gustan los coches, comprar uno es inigualable.

Teniendo en cuenta que estamos en fechas donde todo puede ser posible, debemos mostraros un modelo muy especial. Nos referimos al Bentley Flying Spur Reindeer Eight, el modelo que hará que Papá Noel de un merecido descanso a sus renos. Y ¿Por qué creemos que esto será así? Sencillo, la firma inglesa se ha encargado de que no le falte un solo detalle, incluso una miniatura de Rudolf su fiel amigo y guía incondicional.

Papá Noel disfrutará mucho del Bentley Flying Spur Reindeer Eight

Para dar vida al Bentley Flying Spur Reindeer Eight los responsables de la marca han tomado como base al Flying Spur. Las líneas básicas de diseño no varían en exceso, pero sí presenta detalles que lo convierten en una obra de arte única. Así, su carrocería se viste con el tono especial Cricket Bauble que se basa en el color Cricket Ball. Como adorno tenemos un patrón de diamante en varios grises se extiende por la parte inferior de las puertas.

Unas piezas de fibra de carbono adornan los estribos laterales, el alerón de la tapa del maletero y el difusor trasero. Con todo, no podemos pasar por alto un detalle de su exterior. El frontal cuenta con una franja dorada que baja por el capó y conduce a un adorno impreso en 3D. Se trata de un reno encabritado (o tal vez volando) que nos recuerda a Rudolf. Como complemento tenemos unas grandes llantas de aleación de 22 pulgadas doradas.

Artículo relacionado:
El Bentley Bacalar aterriza en la pista de pruebas antes de llegar a la calle

En el habitáculo la tapicería, en color Cricket Bauble, cuenta con costuras doradas y el nombre de Santa bordado en el asiento del conductor. La puertas y el salpicadero tienen incrustaciones blancas que representan lugares del Polo Norte. Como curiosidad, el sistema de navegación tienen grabadas las rutas que seguirá para dejar sus regalos. Además, las campanas del trineo suenan cuando el conductor presiona el botón para arrancar el motor.

Donde no hay novedades es en el apartado técnico. El Flying Spur emplea el bloque 4.0 V8 Twin-Turbo con 550 CV y 770 Nm de par. Gracias a él puede alcanzar el 0 a 100 en 4 segundos y una velocidad máxima de 318 kilómetros por hora. Estos datos bajos no son, pero no creemos que sea suficiente para que pueda repartir todos los regalos en una noche. Igual Rudolf tiene que comer mucho heno para no desfallecer en el intento. ¡Suerte!

Fuente – Bentley


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.