Fotos de Ferrari, los mejores de la historia

Ferrari F50

Vamos a conocer los mejores Ferrari de la historia, las mejores fotos de los deportivos italianos por excelencia. La historia de la marca del Cavallino Rampante se remonta a 1929, cuando Enzo Ferrari fundaba su propia escudería de competición. Sin embargo, el primer coche de calle no llegó hasta 1947, una era que abría a Ferrari al público para financiar sus periplos deportivos.

Desde entonces la marca Ferrari significa Italia, una unión difícilmente separable por mucho que no sea el único constructor afincado en el país de la bota. Vamos a conocer, a dar un repaso a sus mejores 10 modelos a lo largo de su historia, una etapa en la que se han creado algunos de los superdeportivos de referencia y que, a día de hoy, siguen siendo referencia en tecnología con cada uno de los nuevos lanzamientos.

Ferrari 125-S 1947

Ferrari 125-S

Probablemente un coche desconocido, pero también el más importante de la historia de Ferrari, el 125-S. Es el primer coche del fabricante, el primer coche en portar el emblema de Ferrari. Tras una trayectoria prometedora en competición, Enzo Ferrari se lanzó a las calles en 1947 con este modelo, un coche que debutaba no sin fracasar. Tras volver a intentarlo corrió hasta en 13 ocasiones y ganó 6 de ellas.

Del Ferrari 125-S se construyeron, dicen las cifras, sólo dos unidades y ninguna de ellas existe ya (el que ves en imagen es una réplica). Bajo el capó se alojaba un motor V12 de muy baja cilindrada, sólo 1.5 litros, diseñado principalmente por Gioacchino Colombino. Ahí nació una marca y una reputación que veía en los coches de calle un vivo reflejo de la competición, a menudo inspirando sus coches en los modelos que recorrían las pistas.

Ferrari 250 TR Testa Rossa 1957

Ferrari 250 TR Testa Rossa

Uno de los mejores Ferrari de la historia, o al menos uno de los más codiciados, el 250 TR Testa Rossa. Algunas de las escasas unidades existentes se ha llegado a vender por más de 30 millones de dólares. Era una evolución del 500 TRC, pero pasó a ser más potente, manteniendo la excelente dinámica de la que hacía gala el TRC.

Debe su nombre a la tapa de balancines pintada en rojo, que en italiano recibió el famoso nombre de Testa Rossa que años después volvería en formato más oficial. Bajo el capó se alojaba un motor V12 de 3.0 litros derivado del 250 Gran Turismo, pero fuertemente modificado. Tiene el honor de ser el ganador del Campeonato del Mundo de Constructores en 1958.

Ferrari 250 GTO 1962

Ferrari 250 GTO

El Ferrari 250 GTO es uno de los Ferrari más admirados y bellos de su historia. Como el 250 TR, hay pocas unidades y se cotizan a millones de dólares, lo que hace complicado hacerse con uno. En realidad este GT con motor V12 de 3.0 litros y 300 caballos es una obra de arte que ha caído en la especulación.

La intención no era otra que la de crear un coche capaz de batir al Jaguar E-Type, y el diseño y construcción corrió a cargo de Scaglietti. Hay distintas versiones y carrocerías, pero una de las más admiradas es el que luce una carrocería Berlinetta tipo fastback. Precisamente una de esas unidades batió récords en una subasta, un 250 GTO Berlinetta por el que se llegaron a pagar casi 30 millones de euros.

Dino 206 GT 1967

Dino 206 GT

En la historia de Ferrari probablemente te presenten al Dino 206 GT como la oveja negra. Fue un Ferrari que no llevó ese emblema, sino el de Dino, un homenaje al hijo de Enzo Ferrari fallecido en 1956. Otros modelos anteriores ya llevaban ese nombre. La marca necesitaba aumentar la producción a la vez que reducía costes, es decir, hacer más dinero, y así nació el Ferrari de acceso.

El Dino 206 GT fue el primero de una serie de Dino que evolucionaría con el tiempo. El primero de ellos, el 206 GT, llevaba bajo el capó un motor bastante pequeño que produciría Fiat, que también tenía su gama Dino. Era un V6 de 2.0 litros y 180 caballos, pero capaz de superar los 235 km/h. El 246 GT era algo más potente y rápido tiempo después. Sin duda uno de los Ferrari más originales y curiosos de su historia.

Ferrari 365 GTB4 Daytona 1968

Ferrari 365 GTB4 Daytona

Aunque nunca se llamase oficialmente Daytona, el Ferrari 365 GTB4 le debe su nombre a las victorias de la marca en la mítica prueba. El Daytona era el coche de la jet set de finales de los 60, un coche que vivía la Dolce Vita por la costa azul, y uno de los Ferrari de motor delantero más llamativos de su historia. Su frontal afilado con luces integradas en la parrilla o la caída de su trasera hacen de él uno de los Cavallinos Rampantes más bellos.

Fue el último V12 antes de la entrada de Fiat al control de la marca, diseñado por Pininfarina y concebido como un GT de altos vuelos. Bajo el larguísimo capó se alojaba un motor V12 de casi 4.4 litros derivado del 275 GTB4, pero puesto a punto para erogar 352 caballos. Este deportivo capaz de alcanzar los 280 km/h también tuvo su versión descapotable. En total 1.284 modelos berlinetta y sólo 122 spider.

Ferrari 288 GTO 1984

Ferrari 288 GTO

Vuelve a las calles un modelo con nombre GTO, que iniciaría una era de súperdeportivos de alta tecnología que aún a día de hoy existe. 272 unidades se construyeron de uno de los Ferrari con mecánica turbo más brutos de la historia. Nunca se llamó oficialmente 288, sólo GTO a secas, pero ello hace referencia a un motor que entonces era la referencia en cuanto a rendimiento.

Empezaba la era en la que antes de haber construido los coches ya se habían vendido. Cuadrado en formas y con faros adicionales por doquier, el GTO disponía de multitud de paneles de la carrocería en material compuesto. El motor era un V8 de 2.8 litros con doble turbocompresor, capaz de generar 400 caballos y alcanzar los 305 km/h. Sólo se vendía en color rojo y la cotización a día de hoy es muy elevada.

Ferrari Testarossa 1984

Ferrari Testarossa

Si había un coche que podía llevar unas enormes aletas laterales de refrigeración ese era el Ferrari Testarossa. Volvía una denominación, ahora de forma oficial, para dar nombre al gran deportivo de motor de 12 cilindros de la gama. La trasera ancha y plana era también uno de sus sellos, un coche con el glamour propio de las noches de mediados de los 80 en Miami.

Montado en disposición central estaba el motor bóxer de 12 cilindros, una configuración que se montaría por primera vez en un coche de carretera. 4.9 litros era su cilindrada y 390 caballos su potencia. Sus esbeltas y aerodinámicas formas catapultaban a este deportivo de gran lujo hasta los 290 km/h. Se hizo mundialmente famoso por ser uno de los protagonistas de Corrupción en Miami.

Ferrari F40 1987

Ferrari F40

Los años 8o fueron productivos para Ferrari, que lanzaba nuevos modelos y tuvo ocasión de llevar a la calle dos auténticos súpercoches. El Ferrari F40 es uno de ellos, y probablemente el Ferrari más admirado de todos los tiempos. Basado en la tecnología empleada en la Fórmula 1, es uno de los súperdeportivos más cotizados y brutos de la historia del automovilismo.

La aerodinámica se volvía ahora un elemento de diseño, integrando un alerón trasero de grandes dimensiones en una carrocería fabricada en material compuesto. Se buscaba la sencillez y la ligereza, pero también la potencia y las prestaciones. Su motor V8 de 2.9 litros gozaba de dos turbocompresores que le otorgaban una potencia de 478 caballos. No había ni detalles cuidados ni revestimientos, era una máquina de correr, tanto que era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos y alcanzar los 324 km/h.

Ferrari F50 1995

Ferrari F50

La década de los 90 nos dejó con un buen número de novedades, entre las que destacaba la nueva generación de deportivos con el 355. Pero también nos regaló el F50. Seguía con las intenciones que marcaban los 288 GTO y F40, un coche derivado de la Fórmula 1, un súperdeportivo de altos vuelos y un precio enigmático. Ahora era más refinado, y volvíamos a las noches de Miami que evocaban al Testarossa.

El glamour no dejaba de lado un trabajo aerodinámico que mantenía el alerón integrado, pero ahora todo el conjunto bendecía unas formas más redondeadas, más acordes a la nueva Ferrari. El súpercoche del Cavallino Rampante volvía a utilizar una mecánica V12 atmosférica, esta vez de 4.7 litros directamente derivada de la F1. 520 caballos tenían la culpa de catapultar a este monstruo de 4 ruedas a 325 km/h.

Ferrari Enzo 2002

Ferrari Enzo

Adelantado a su tiempo, adelantando una nueva era en Ferrari. Así nació el Ferrari Enzo, un modelo que recogía el testigo de los tres anteriores, convirtiéndose en el nuevo súpercoche de Ferrari. De nuevo se utilizó la Fórmula 1 como escaparate, esta vez en un coche con una estética más afilada. Perdía el alerón trasero integrado, dando paso a la aerodinámica activa. Llegaban también las puertas de apertura vertical.

El Enzo era un homenaje al fundador de la marca, un homenaje que se saldaba con un motor V12 de 6.0 litros y 660 caballos de potencia. Las 399 unidades que se construyeron se dejaron a la electrónica, y por primera vez en un Ferrari de estas características existía una interfaz hombre-máquina. Era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, superando los 350 km/h gracias a su trabajada aerodinámica.

Fotos de Ferrari

Tras repasar los mejores modelos de su historia, te dejamos ahora con las fotos de Ferrari, las más bellas imágenes del fabricante italiano.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *