Prueba Mercedes-Benz Clase A 180d: Nueva generación, más tecnología

A pesar de llevar con nosotros desde su presentación en el año 1997, probablemente el Mercedes Clase A sea uno de los modelos de la firma de Stuttgart que más ha cambiado en estos 21 años. Sus inicios no fueron del todo buenos, con algunos problemas en la estabilidad, pero el fabricante alemán supo solucionar los errores.

Ahora, en el año 2018, llega al mercado la cuarta generación del Clase A, la cual apuesta fuertemente por la tecnología. Mercedes presenta así un compacto más maduro que la anterior generación, resolviendo los pequeños problemas que tuvo en ésta, y ofreciendo muchas novedades en su interior.

Ligeros cambios en el exterior

Si el Mercedes Clase A de 2012, el modelo que supuso un cambio radical del monovolumen de segmento B al compacto que es hoy en día, ya estrenó una línea de diseño que seguirían los demás modelos de la firma alemana, el modelo presentado este año hace lo mismo con la siguiente generación de vehículos Mercedes.

En el frontal, encontramos una parrilla trapezoidal invertida de grandes dimensiones, presidida por la estrella de Mercedes, y dos faros a sus laterales que aumentan la percepción de anchura en esta parte del vehículo, además de dotar de un diseño moderno debido a los LEDs con forma de bumerán. Como suele ser ya habitual en numerosos modelos, las tomas de aire en los laterales están cerradas, contribuyendo únicamente al diseño.

El lateral es probablemente una de las zonas donde menos cambios se han producido…a simple vista. Las formas puntiagudas de las puertas traseras con las que contaba la generación anterior han desaparecido, dejando paso a unas líneas más suaves, las cuales se integran mejor en el conjunto del diseño. Por otro lado, el nervio que recorría ambas puertas en su parte inferior no está tan acentuado como en el modelo de 2012, aunque sigue aportando esa deportividad en su conjunto.

La zaga ha sufrido un gran rediseño, sobre todo en los pilotos traseros. Ahora éstos cuentan con una forma triangular que amplían la sensación de anchura en esta parte del vehículo y aportan más sentido al diseño del Mercedes Clase A, además de ayudar a la boca de carga. Los demás elementos, tanto el spoiler como la parte inferior, no cuenta con grandes cambios a simple vista.

En general, las dimensiones han variado, y como la tendencia en el segmento, el Mercedes Clase A de cuarta generación ha crecido en todas sus cotas para contar con una mayor habitabilidad, y en este modelo en especial, con un mejor comportamiento dinámico. Sus dimensiones son 4,419 mm de longitud (+120 mm), 1,796 mm de anchura (+16 mm) y 1,440 mm de altura (+6 mm), contando así con una batalla 30 milímetros más larga, llegando hasta los 2,729 mm.

En conclusión, unas líneas y en general, un diseño, más maduro y más moderno y deportivo que la generación anterior. A pesar de que Mercedes se ha mostrado conservadora con las formas de este nuevo Clase A, las ha mejorado y ha sentado las bases de los diseños venideros de la firma alemana, como ya ocurriera en 2012.

Renovación total en el interior

Este apartado es el más interesante dentro de la nueva generación. En el interior es donde más cambios se ha realizado con respecto al modelo de 2012, y es que Mercedes ha apostado fuertemente por la tecnología como punta de lanza en este nuevo Clase A.

Lo que más llama la atención nada más abrir el coche son las dos pantallas del salpicadero. Incorporadas de serie en todas las versiones del Clase A, pueden tener varias dimensiones dependiendo del paquete elegido, pudiendo ser ambas de 7 pulgadas, una de 10,25 y otra de 7, o las dos de 10,25 pulgadas, como las que contaba nuestra unidad.

El cuadro de instrumentos digital, el cual ya he tenido la ocasión de probar en modelos de otras marcas, me parece un acierto total de cara a contar con más información para el conductor sin tener que despegar demasiado la vista de la carretera. En este caso, la opción de Mercedes me parece la más completa y la que mejor ordenada está.

Podremos escoger entre mostrar la información de navegación a pantalla completa, o reemplazar las circunferencias los laterales a nuestro gusto, pudiendo seleccionar aspectos como el consumo, el sistema multimedia, el dial de las revoluciones o de la velocidad, entre otros.

El panel de la consola central incorpora el MBUX, el nuevo sistema de infoentretenimiento de Mercedes. Tengo que confesar que me sorprendió lo fluido que funcionaba, algo que no suele ser muy habitual en este tipo de sistemas en los automóviles, y la organización de las funcionalidades. El menú principal se encuentra ordenado horizontalmente, por lo que, si queremos seleccionar un modo u otro, será tan fácil como desplazarnos a un lado. Será desde esta pantalla donde también podremos controlar la luz ambiental que ya es habitual en muchos modelos de Mercedes y que, estoy seguro, hará las delicias de nuestros acompañantes.

Una de las nuevas características del sistema MBUX es el asistente personal inteligente con el que cuenta el Clase A de nueva generación. Éste responde al comando de “Hola Mercedes”, o a variaciones como “Hey Merche”, y podremos regular la temperatura o dirigirnos a alguna ubicación mediante órdenes de forma más orgánica, no con los típicos comandos “Navegar a…”. Sin duda es un gran paso hacia un asistente personal como el que incorporan nuestros móviles, y algo que mejora directamente la productividad, haciendo que el conductor no desvíe la vista de la carretera.

Contar con pantallas digitales permite crear un diseño interior más limpio que antes. Ahora, la zona del salpicadero cuenta con dos alturas bien diferenciadas por una línea con iluminación, que separa el plástico mullido superior de un embellecedor, en nuestro caso con aspecto de fibra de carbono, en el inferior.

El volante ha sufrido un rediseño y ahora incorpora todos los mandos necesarios para controlar ambas pantallas. A primera vista puede parecer algo confuso por la cantidad de botones con los que cuenta, pero es fácil acostumbrarse a ellos después de unas horas al volante. Sus funciones están divididas en dos. La parte izquierda controla todo lo referente a la pantalla izquierda, la del cuadro de instrumentos. Será desde este lado donde también podremos programar el control de velocidad y el limitador. La parte derecha está reservada a la pantalla central, donde contamos con el sistema de infoentretenimiento, por lo que desde aquí podremos controlar desde la música que está sonando hasta cambiar la luz ambiental del habitáculo.

Otro aspecto donde el nuevo Mercedes Clase A ha madurado es en la calidad de los materiales y en su construcción. Los crujidos del cuadro de instrumentos, obviamente, han desaparecido, y apenas he podido encontrar unos en el plástico que recubre las salidas de aire de la consola central, las cuales, por cierto, cuentan con un diseño que me ha enamorado. Por lo general está resuelto de una mejor forma que en la generación anterior, algo que se agradece.

La parte inferior de la consola central cuenta con numerosos huecos portaobjetos, algo que agradezco en cada vehículo que pruebo, y llama la atención un elemento que sólo he podido encontrar en Mercedes, un reposamanos para el control háptico del panel del sistema de infoentretenimiento. Siempre que alguien se ha montado en el Clase A preguntaba si era la palanca de cambios, y es que por más que busquemos, no la vamos a encontrar en esta zona, ya que está ubicada en el eje del volante, como suele ser habitual en los vehículos de Mercedes.

Termino con el diseño interior con un aspecto positivo y otro negativo. Me ha gustado ver que Mercedes se dio cuenta del error de no incorporar, de serie, un climatizador automático. Si el precio de base de este vehículo es de más de 27.000 euros, creo que lo lógico es que esta función esté incluida de serie, y así lo han hecho con esta nueva generación. El aspecto que no me ha gustado puede llegar a parecer algo absurdo, pero este nuevo Clase A no cuenta con tomas de entradas USB al uso, sino tipo C, por lo que, en mi caso, me ha sido imposible cargar mi móvil o cualquier apartado a no ser que contemos con un cable con tipo C en ambos extremos. Demasiado adelantado a su tiempo en este sentido.

Buena habitabilidad para el segmento

Nada más abrir la puerta del coche…asientos Racing, como en la generación anterior. La verdad es que cumplen con su cometido, aunque eso sí, están más centrados en el confort que en la deportividad, como el conjunto del vehículo, pero no por ello dejan de agarrarte en carreteras reviradas.

Los 3 centímetros extra ganados en la batalla y los 12 centímetros más de longitud con respecto a la anterior generación se notan en una mayor sensación de libertad tanto en la parte delantera como en la trasera. Delante, el salpicadero opta por la horizontalidad, y la ausencia de elementos en él más a allá de las pantallas aumentan ese espacio interior.

En las plazas traseras, ha mejorado bastante con la anterior generación. Aunque su entrada puede parecer algo angosta debido a las dimensiones de los asientos delanteros, una vez sentados, nos damos cuenta del buen trabajo realizado por Mercedes en la habitabilidad. Según la firma, el Clase A ha ganado 7 mm más para el espacio libre de la cabeza, y aunque pueda parecer un aumento algo escaso, dos adultos podrán viajar holgadamente. Eso sí, la plaza central como suele ser habitual en el segmento, es un asiento más duro y elevado, además de estar condicionado por un túnel de transmisión que será útil para las variantes con tracción total que se incorporarán a la gama del modelo.

El maletero es otro de los beneficiados de este aumento en las dimensiones. Ahora cuenta con 29 litros más que la anterior generación, cifrando su volumen disponible en 370 litros, 10 litros menos que sus respectivos rivales, el Volkswagen Golf y el Audi A3, y 10 más que el BMW Serie 1. Debido a que cuenta con pilotos traseros divididos en la zaga, ahora la boca de carga dispone de unas formas más regulares, lo que facilitará a la hora de introducir objetos dentro del maletero.

Motorizaciones y acabados

Actualmente, el Mercedes Clase A solo cuenta con una única motorización diésel, el A 180 d. En las opciones gasolina existe una mayor oferta, con cuatro propulsores que desarrollan potencias desde 136 caballos hasta 224. El bloque que pudimos probar es un 4 cilindros de 1,5 litros. Ofrece una potencia máxima de 116 caballos a 4.000 vueltas y un par motor de 260 Nm de par motor disponible desde las 1.750 revoluciones hasta las 2.500.

La caja de cambios acoplada a este propulsor, como única opción, es una automática de 7 velocidades de doble embrague, denominada 7G-DCT por Mercedes.

Motor Configuración Combustible Potencia
Motor Configuración Combustible Potencia
A180 4 Cilindros Gasolina 136 CV
A200 4 Cilindros Gasolina 163 CV
A220 4 Cilindros Gasolina 190 CV
A250 4 Cilindros Gasolina 224 CV
A180d 4 Cilindros Diésel 116 CV

Suficientes caballos para el día a día

Llegamos al comportamiento del motor. En este modelo en especial es un tema polémico debido a la procedencia del propulsor. El bloque del Mercedes Clase A 180d está producido en la planta de motores de Renault ubicada en Valladolid, siempre bajo la supervisión de la firma alemana.

El uso de propulsores franceses por parte de Mercedes responde a una estrategia de optimización de costes y sinergias entre los alemanes y el grupo Renault-Nissan, un ejemplo de ello es el desarrollo conjunto del Renault Twingo y el smart. Mercedes tiene que estar más que satisfecha con el uso de estos motores, ya que el A200 también contará con un propulsor, esta vez gasolina, producido por Renault.

Centrándonos en lo realmente interesante, el motor de 1,5 litros turbodiésel –con código interno OM608– que monta el Mercedes Clase A 180d ofrece una potencia más que suficiente para el día a día, tanto en entornos urbanos como en autovías. Con suficiente no me refiero a que se quede justo, sino que es lo que una persona que no tiene aspiraciones deportivas necesita. Ni más, ni menos.

La caja de cambios montada en el Clase A 180d es automática de 7 velocidades y de doble embrague. Ofrece unos cambios muy suaves y apenas perceptibles a la hora de recorrer kilómetros, una de las facetas donde más pecho saca esta nueva generación del compacto alemán.

Dentro de la ciudad, cuenta con un pequeño retardo cuando aceleramos desde parado, algo que viene siendo habitual en la mayoría de modelos automáticos, no solo de Mercedes. Por otro lado, ofrece un comportamiento suave, aunque este variará dependiendo del modo de conducción seleccionado. En el modo Sport, estirará más las revoluciones, mientras que en el modo Eco realizará unos cambios más efectivos a la hora de ahorrar combustible.

Consumos

Si hay un aspecto donde el motor del Clase A 180d se luce es, sin duda alguna, en los consumos. He podido rodar durante más de 800 kilómetros con él y el consumo medio ha sido de 5,2 l/100 km, 1 litro más que lo homologado, pero aun así una gran cifra.

Versión Consumo urbano Consumo extraurbano Consumo medio
Versión Consumo urbano Consumo extraurbano Consumo medio
Mercedes Clase A 180d 116 CV Medido 6.6 l/100 km 4.6 l/100 km 5.2 l/100 km
Mercedes Clase A 180d 116 CV Homologado 4.7 l/100 km 3.9 l/100 km 4.2 l/100 km

Más ágil que la generación anterior

Madurez. Producto mejorado. Ambos son conceptos que he repetido durante toda la prueba, y es lo que me ha transmitido este nuevo Mercedes Clase A. Tuve la ocasión de probar la anterior generación, y aunque en cuanto a comportamiento ofrecía buenas sensaciones y era un vehículo con aplomo, sufría algo de sobreviraje.

Obviamente, no es el más indicado para recorrer carreteras reviradas, ya que su empuje se puede quedar corto y llega con cierto retardo, pero esta nueva generación del Clase A es más ancho y tiene una batalla más larga, consiguiendo así eliminar el sobreviraje que existía en la generación anterior y haciendo del Clase A un vehículo más aplomado y con el que podremos llegar a disfrutar trazando curvas.

Por otro lado, su suspensión tiene un tarado suave, debido a que esta versión está más enfocada al confort que a la deportividad, algo que se agradece a la hora de circular por pavimentos en mal estado. En conducción urbana, su breve radio de giro facilitará la vida a muchos, y las ayudas al aparcamiento harán las delicias para estacionar en aquellos huecos difíciles.

Equipamiento

Actualmente, el Mercedes Clase A de cuarta generación está disponible en dos acabados: Progressive y AMG Line. A éstos, como ocurre en todos los modelos de la firma alemana, podrán añadirse varios paquetes de equipamiento que añadirán diferentes elementos al producto.

Progressive

  • Parrilla con efecto diamante
  • Embellecedores laterales en color de la carrocería
  • Decoraciones cromadas en el exterior
  • Salidas de escape (simuladas) en acabado cromado
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Asientos confort
  • Tapizado negro con costuras grises de adorno
  • Techo negro
  • Volante deportivo multifunción en cuero
  • Asientos traseros abatibles en tres partes
  • Elementos de adorno en efecto carbono
  • Paquete visibilidad
  • Red portaobjetos en el respaldo de los asientos delanteros

AMG Line

  • Kit estético AMG
  • Parrilla en efecto diamante con detalles cromados y lama individual
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas y diseño de 5 radios dobles
  • Asientos deportivos
  • Tapizado en negro con costuras rojas a contraste
  • Pedales deportivos AMG de acero inoxidable
  • Volante deportivo de 3 radios con zona inferior plana y botones de control táctil
  • Apoyabrazos abatible

Precios

Versión Combustible Potencia Tracción Transmisión Precio
Versión Combustible Potencia Tracción Transmisión Precio
Mercedes Clase A 180 Gasolina 136 CV Delantera Manual 28.799€
Mercedes Clase A 200 Gasolina 163 CV Delantera Manual 31.400€
Mercedes Clase A 180d Diésel 116 CV Delantera Automática 32.700€
Mercedes Clase A 220 Gasolina 190 CV Delantera Automática 35.900€
Mercedes Clase A 250 4MATIC Gasolina 224 CV Total Automática 48.550€

Opinión del editor

Prueba Mercedes-Benz Clase A 180d
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
28.800 a 48.550
  • 80%

  • Prueba Mercedes-Benz Clase A 180d
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 4 de octubre de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 75%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 85%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 85%
  • Maletero
    Editor: 80%
  • Mecánica
    Editor: 75%
  • Consumos
    Editor: 90%
  • Confort
    Editor: 80%
  • Precio
    Editor: 70%

Pros

  • Sistema infoentretenimiento MBUX
  • Consumos
  • Diseño interior

Contras

  • Precio
  • Única opción diésel
  • Uso de negro piano en el interior

Galería del Mercedes-Benz Clase A

Te puede interesar

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.