Prueba Renault Clio 1.5 dCi eco2, diseño exterior e interior

renault-clio (37)

Todo tiene su origen, y si no, que se lo pregunten a Renault. Una de las compañías automotrices con más presencia en el mercado del automóvil que comenzó su andadura en un taller situado en una cabaña a las afueras de Paris. Louis Renault tenía dos pasiones: innovación y tecnología. Tras más de un siglo de viaje, puede estar satisfecho.

Pero no retrocedamos tanto en el tiempo y presentemos a nuestro protagonista… Llegó al mundo cuándo la década de los 90 contaba sus primeros días y las hizo de pequeño salvador en un período de “nuevos vientos” para el grupo Renault. El “Supercinco” pasaba el testigo a la nueva obra francesa, el Renault Clio, dejando un legado corto pero intenso que se alargaría algunos años más.

Lo anunciaron de esta guisa: “Joven aunque sobradamente preparado”. Primeros pasos para un lozano Clio que tras más de veinte años entre nosotros, su cuarta generación pasa por nuestras mano. ¿Seguirá estando tan sobradamente preparado? Sigue leyendo…

Desde Francia con color

El utilitario vuelve a encarnar la llegada de una nueva etapa para la marca francesa. Basta con colocarnos ante él, las cosas han vuelto a cambiar. La identidad de marca ahora luce más con el emblema presidiendo una parte frontal rediseñada. El nuevo Renault Clio es más atractivo, un urbanita de ojos saltones que sigue luchando para ser referencia en el segmento.

Su envoltura gana en tamaño y pierde en altura: 4.063 mm. de longitud, 1.732 mm. de ancho y 1.448 mm. de alto. Una carrocería puesta a dieta para conseguir adelgazar el vehículo 100 kg. Además de una parte delantera personal y moderna –iluminación diurna LED-, la línea de cintura ascendente nos coloca en una zaga agresiva: los pilotos rasgados armonizan un conjunto de corte deportivo que esconde los tiradores de las puertas traseras imaginando un “tres puertas”, hecho quizás por el que la versión más radical, el Clio RS, contempla la misma carrocería.

La estética de la cuarta entrega del utilitario resulta fiel a los tiempos que corren. A simple vista, me atrevo a citar que es uno de los Renault más bonitos que han visto mis ojos, con permiso del mítico R8. Ciertamente, el rojo intenso que colorea la cubierta juega con ventaja agradando la vista, y los detalles cromados y pintados en negro, hacen el resto. El exterior culmina con unas llantas de aleación de 16 pulgadas que adornan las ruedas del Renault Clio más atrevido hasta la fecha.

renault-clio (32)

Semblante temporal

En ambos apartados, tanto exterior como interiormente, es obligado destacar las numerosas opciones de personalización posibles. En el universo urbano no cabe el aburrimiento, la moda actual coloca en las mano del cliente un último pincel con el que poder convertirnos en un manitas del “art attack” combinando colores.

El interior de esta unidad de prensa no puede ser más cálido, nada que ver con otros entornos qua a veces pecan de ser más fríos que la cara de Vicente Del Bosque en una tanda de penaltis. El rojo y el negro visten un habitáculo que huye de la sobriedad, un formato predominante que  logra darle luminosidad y alegría. Una configuración que rompe con la tradicional austeridad de la marca, resultando incluso demasiado vistoso para mí.

renault-clio (19)

Comodidad limitada

El puesto de conducción es cómodo. Desde aquí, puedes controlar sin problemas la consola central que más parece una “Tablet” que colocaron en último momento pero que gana puntos por su originalidad. El acabado Dynamique que disfrutamos, soluciona la escasa botonera con una amplia pantalla táctil de siete pulgadas -R-Link-, fácil de utilizar e intuitiva firmada por LG. A través del roce de tus dedos, puedes seleccionar desde ajustes propios del vehículo hasta la navegación, pasando por un sistema de audio digno de modelos superiores.  Por lo general, un conjunto que funciona rápido y correctamente.

La ergonomía también hace gala cuando reposamos las manos en el volante, un aro de bonito diseño y grosor digno de mención, que se coloca delante de un cuadro de instrumentos trabajado con información digital y analógica a partes iguales. La colocación del pedalier, con el pedal del freno y acelerador a escasa distancia, favorece el rápido juego de pies pero incomoda si calzas botas, calzado ancho o si simplemente la medida de tu pie se acerca a la de un jugador de baloncesto.

renault-clio (21)

Una ambiente agradable siempre y cuando no superes el metro ochenta e intentes viajar en los asientos traseros. Si tanto el conductor como el copiloto son patilargos, tu estancia en la parte trasera no será de tu agrado: el espacio para colocar las piernas es reducido y la altura al techo, aunque no es demasiado baja, no ayuda. Lo ideal, pese a contar con cinco plazas homologadas, es que la banqueta central no sea ocupada. Además, esta no incluye reposacabezas de serie.

Luces y alguna que otra sombra en un habitáculo que presume de maletero con 300 litros para ocupar.  Una amplitud de carga que la mayoría de la competencia no ofrece, con un escalón a buena altura y un portón a prueba de forzudos. En general, mucho más de lo que esperas en un coche que apenas supera los cuatro metros de longitud.

Hasta ahora, el Renault Clio se somete a un juicio de diseño y habitabilidad logrando buenas marcas. Pero, aún le queda camino por recorrer. Mañana volveremos analizando su motor, conducción y consumos. ¡No te pierdas como se desenvolvió!

renault-clio (15)

 

¿Necesitas peritar un coche?
¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
Peritar coche al mejor precio
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *