Cómo lavar el coche

Lavar el coche

Una de las cosas que más quebraderos de cabeza me dio cuando me independicé del nido familiar no fue ni el cocinar ni el planchar, fue cómo lavar el coche. De vivir en Asturias en un chalé con jardín donde hay el rincón “reservado” para lavar el coche he pasado a vivir en un piso en el centro de Barcelona y a aparcar los coches en un aparcamiento situado en una calle perpendicular. Sin embargo, a pesar de los inconvenientes de localización, siempre he sido lo suficientemente testarudo como para conseguir lavar el coche cada vez que lo creo necesario.

Cierto es que en internet hay miles de páginas con recomendaciones de cómo lavar el coche pero, siendo objetivos, muchas de ellas acaban teniendo un objetivo comercial sobre una serie de productos que ni son baratos ni son fáciles de localizar. Así que en este artículo os voy a explicar cómo, aún viviendo en el centro de una gran ciudad, es posible lavar el coche usando productos que o bien todos tenemos en casa o bien son fáciles de encontrar en cualquier supermercado y a un precio realmente económico.

Cómo lavar el coche por fuera

Lavar la carrocería del coche es algo relativamente fácil y que está al alcance de todos. Eso sí, procuraremos hacerlo siempre a la sombra y con la carrocería del coche fría. Con esto último quiero decir que evitaremos lavar el coche cuando éste haya estado aparcado al sol o cuando hayamos rodado con él porque, aunque la carrocería esté fría, el capó del coche estará caliente.

Aquellos que tienen una casa con parcela no tienen excusa: manguera, caldero, esponja y champú para el coche. No hacen falta grandes recursos para lavar el coche. Una hidrolimpiadora de alta presión es perfecta siempre que tengamos cuidado de no aplicar un exceso de presión sobre la carrocería, en especial sobre las partes plásticas pintadas, pero en mi caso, a pesar de tener hidrolimpiadora, muchas veces he recurrido a una simple manguera de jardín con no más presión de agua de la que se sale por el grifo. Eso sí, usad siempre abundante agua tanto aclarar el coche antes de empezar como para enjuagarlo después de haberlo enjabonado.

Lavar el coche a mano

Respecto a los productos a utilizar mi respuesta no puede ser más clara: sólo y exclusivamente usaremos un champú para carrocerías. Se puede encontrar en cualquier gran superficie a un precio muy económico. Lo que sí os recomiendo evitar son los champús que hacen varias cosas en uno como los “lava-encera” porque al final, ni lavan ni enceran.

Los que no tenemos dónde lavar el coche nos vemos obligados a recurrir a centros especiales de lavado. A este respecto debo decir que las instalaciones de autolavado con pistolas a presión son muy prácticas para quitar un poco el polvo de encima o cuando tengamos una cierta urgencia, pero soy sincero si digo que, para lavar el coche de verdad, como a mí me gusta, este tipo de instalaciones no me gustan.

Lavar el coche a presión

Yo recurro a túneles de lavado con rodillos textiles, mucho menos agresivos que las cerdas plásticas. En todas las ciudades hay centros de este tipo que además ofrecen algún tipo de tarjeta de fidelidad para ahorrarnos un poco de dinero.

Secar el coche

Para un resultado óptimo es tan importante el proceso de lavado como el proceso de secado. En los túneles de lavado, el secado del coche suele ser el último paso, que en ocasiones lo hace un operario de forma manual, pero cuando se lava el coche en casa o en un centro de autolavado con pistolas de alta presión lo debemos hacer nosotros.

Para secar el coche hay infinidad de gamuzas en el mercado. Las mejores son las de cuero y la verdad que algunas dan unos resultados impresionantes, pero tienen un problema de mantenimiento que a muchos nos puede echar para atrás: para que no pierdan eficacia es fundamental que las mantengamos húmedas entre uso y uso para que no se cuarteen. Este punto es delicado y casi imposible de mantener a menos que las metas en la nevera (algo que yo no haré nunca).

Lavar el coche en un túnel de lavado

Para evitar esto, cuando lavo el coche en casa con esponja y manguera, uso una espátula de silicona que de veras que sorprende por su buen resultado y su facilidad de uso. El resultado no es como el que se obtiene con una gamuza de piel, sobre todo en zonas redondeadas o con líneas de tensión, pero entre uso y uso se puede dejar “olvidada” en el armario sin más preocupación.

Si alguno se ha fijado, he dejado bien claro cómo seco el coche cuando lo lavo a mano pero no he dicho nada de cómo lo seco cuando he llevado a lavar el coche a un centro de autolavado con pistolas de alta presión porque sencillamente no lo seco. La razón es que como he dicho antes, este tipo de lavado no acaba de dejar el coche como a mí me gusta que esté de limpio. De hecho, después de lavar el coche en centro de este tipo, todos podemos pasar el dedo por la carrocería para ver que realmente no está limpio del todo. Si en este caso pasamos un gamuza de cuero o una espátula de secado lo que haremos será arrastrar también esta suciedad que aún queda en la carrocería del coche que, sin bien no va a rayarnos la pintura, sí que con el tiempo puede ir apagándole el brillo inicial.

Las lunas

Para limpiar las lunas del coche no hay ni trucos ni alternativas. Hayamos lavado el coche a máquina, en túnel de lavado o con manguera de alta presión, si queremos tener las lunas del coche limpias, garantizar la visibilidad y evitar reflejos incómodos debemos siempre limpiarlos con un limpiacristales y una gamuza de algodón que no deje pelusas. Cierto es que hay productos específicos para esto, pero podemos usar el mismo limpiacristales que usemos en casa y los resultados serán igual de espectaculares y más notorios si cabe en circulación nocturna.

Limpiar los cristales del coche

Tan importante como mantener limpias y desengrasar las lunas del coche es limpiar y desengrasar esas olvidadas escobillas de los limpias. Ya sea con el limpiacristales o durante el proceso de lavado con agua y detergente, debemos limpiar bien el canto de goma de las escobillas para garantizar su correcto funcionamiento. Si no lo hacemos puede suceder que al usarlas, porque comience a llover, llenemos toda la luna delantera de la suciedad y la grasa que se acumulan en una escobillas que no se hayan limpiado con regularidad.

Como último consejo relativo a las lunas, os recomiendo usar un repelente de lluvia para las lunas delanteras y traseras o, si no tenéis paciencia para su aplicación, que uséis uno de los que se añaden al líquido lavaparabrisas.

Las llantas

Casi se puede decir que las llantas son los zapatos del coche y, por tanto, muchos son a lo que no es importa no llevarlas relucientes y la verdad que es muy sencillo dejarlas realmente limpias. Lo que sí es cierto es que para poder limpiar las llantas en necesario lavar el coche a mano o en un centro de lavado a presión, pero de veras que si se hace bien se pueden tener las llantas tan limpias como el primer día. Mi consejo al respecto es usar el mismo champú de carrocería y un cepillo específico para limpiar las llantas: no son caros, duran muchos años y el resultado es espectacular.

Si llevamos el coche a lavar a un centro de lavado por pistolas de alta presión lo ideal es que metamos los euros de uno en uno para poder parar un poco y que nos dé tiempo a lavar las llantas con el cepillo. Eso sí, por una simple cuestión de educación, buscaremos un centro de lavado poco concurrido para evitar que el resto de usuarios tenga que esperar por algo que, a priori, no deberíamos estar haciendo.

Con el paso de los años y de los kilómetros pueden aparecer en las llantas una especie de “granitos” negros que no se van con el lavado habitual ni siquiera usando el cepillo. Recientemente vi un vídeo en el que se recomendaba usar un limpia hornos. El resultado de veras que es espectacular pero yo no lo he probado y, por tanto, tampoco lo puedo recomendar. En este sentido quizás lo mejor sea recurrir a productos específicos para el lavado y mantenimiento de las llantas.

El encerado del coche

Quizás es el paso más desconocido y/o evitado a la hora de lavar un coche. Cierto es que en muchos centro de lavado con pistolas a presión hay un paso que lo incluye y en los túneles de lavado se puede elegir si queremos un programa con encerado o sin él. Yo personalmente uso los programas con cera de forma alternativa.

Sin embargo, la cera tiene una función mucho más importante que la meramente estética, que es la protección de la pintura. Con esto os quiero decir que con aproximadamente con una periodicidad anual enceréis el coche como de verdad se hace: con cera.

El proceso de encerar un coche a mano no es engorroso en absoluto, pero sí muy pesado por lo que reconozco que en muchas ocasiones he preferido recurrir a profesionales que no son precisamente baratos, debido en parte a que muchas veces el proceso de encerado forma parte de un lavado exterior casi de lujo. En este sentido la decisión es personal de cada uno, pero si tenéis tiempo y paciencia, os podéis ahorrar un montón de dinero. Tened en cuenta que para encerar el coche es mejor que esté recién lavado, por lo que podéis ir a lavar el coche como habitualmente hagáis y encerarlo inmediatamente después.

Cómo lavar el coche por dentro

Mantener el coche limpio por dentro es relativamente más fácil que por fuera pero también es cierto que, en caso de manchas persistentes, es más difícil de limpiar.

A pesar de que existen miles de productos específicos para la limpieza de habitáculo, otra vez usaremos productos que todos tenemos en casa y/o que se pueden adquirir en cualquier supermercado o gran superficie.

Para lavar el interior del coche, excepto tapizados y cristales, he probado todo tipo de productos y al final ni uno me ha gustado. Debo reconocer que detesto el acabado húmedo y pegajoso de ciertos limpiadores, así que después de mucho buscar y mucho probar, os recomiendo el jabón de toda la vida y dos bayetas de microfibra. Esto significa una inversión de menos de cinco euros a amortizar en varios años.

Lavar el coche por dentro

¿Cómo se hace? Pues la verdad de es muy sencillo. Primero con una de las bayetas húmeda pero no mojada quito el polvo del salpicadero, de la consola, de los paneles de las puertas… luego aclaramos la bayeta, la escurrimos todo lo que podamos, frotamos con ella el jabón y la volvemos a pasar por todas las partes plásticas, metálicas o de madera del interior. Acto seguido y con la segunda gamuza, también húmeda pero no mojada, aclaramos bien todo el interior. Si vemos que ha quedado alguna gota en el salpicadero o entre las tolerancias de las distintas piezas podemos usar papel de cocina para terminar de secarlo. Más barato imposible. Además, si lo que necesitamos es sólo quitar el polvo, los plumeros atrapapolvo de usar y tirar son una maravilla.

De esta forma sólo quedarían sin limpiar las distintas pantallas del coche (radio, climatizador, navegador…) para lo que usaremos un limpiador de pantallas como el que usamos para el ordenador y las salidas del aire, para lo que usaremos unos palillos con un trozo de esponja que podemos encontrar en cualquier centro especialista o gran superficie.

Las lunas

Al igual que sucede con el exterior, el interior de las lunas es también un punto muy importante; una luna limpia minimiza los reflejos del interior, reduce la acumulación de vaho, acelera el proceso de desempañado y mejora la visibilidad en conducción nocturna. Todo esto lo conseguimos utilizando el mismo limpiacristales que usamos en casa y un trapo de algodón que no suelte pelusa

Mi consejo para conseguir un mejor resultado es aplicar el limpiacristales de poco en poco. Es mejor que se seque y tener que echar otro poco que no que se nos vaya la mano y que por mucho que frotemos no termine de secar. Y ojo, limpiad las esquinas también, por favor.

El aspirado

El aspirado de un coche es un punto que me puede llegar a poder de muy mal humor. A falta de poder hacerlo en casa, muchos nos vemos obligados a ir a centros de autolavado para pegarnos con ruidosos aspiradores de poca potencia y con una boquilla tan grande que no permite aspirar bien ni las esquinas ni ese espacio infinito que hay entre los asientos delanteros y la consola central. Además, estas boquillas suelen estar sucias y con algunos trocitos de plástico desgarrados, por lo que a la hora de aspirar los asientos podemos llevarnos alguna sorpresa desagradable. Por otro, no sé si es necedad mía, pero con un euro no me da tiempo a aspirar el coche y con dos euros me sobra tiempo.

Aspirador para lavar el coche

En esta ocasión, mi consejo pasa nuevamente por la inversión: comprad un aspirador de mechero y tened en cuenta estos detalles:

  • Elegid siempre la que sea no sólo más potente sino que además tenga el mayor caudal de aire.
  • Fijaos siempre que tenga el accesorio para alargar la boquilla y poder usarlo en sitios de difícil acceso debajo de los asientos delanteros o en el espacio entre estos y la consola central.
  • Procurad siempre que cuando uséis este aspirador, o cualquier otro accesorio que se enchufe al mechero, el motor esté arrancado para no agotar la batería.

Las alfombrillas

A la hora de lavar el coche, lo más normal es que aspiremos también las alfombrillas o que la liemos a golpes con ellas. De hecho, en muchos centros de autolavado hay estructuras metálicas adecuadas para que golpeemos las alfombrillas. Sin embargo, con el paso del tiempo se hace necesario un lavado más profundo. Llegados a este punto os ofrezco dos alternativas: lavadlas en la ducha o en la lavadora. Eso sí, en cualquier caso esperaremos a que estén totalmente secas para volver a ponerlas en el coche.

En lo que respecta a las alfombrillas no recomiendo un lavado con productos específicos ni caros porque en caso de deterioro siempre podremos comprar unas nuevas por poco más de 20 euros.

El ambientador

Somos muchos los que queremos que nuestro coche además de estar limpio huela a limpio. Sin embargo, también somos muchos los que encontramos el mismo problema en los ambientadores de coche: que huelen a ambientador de coche.

Para dejar un olor agradable en vuestros coches podéis usar cualquier colonia o perfume que no sea muy fuerte. Echaréis un poco en las alfombrillas, nunca sobre la tapicería o salpicadero y el sistema de ventilación hará el resto.

La moqueta y la tapicería

Las peores manchas que podéis encontrar en un coche son las que se encuentran en la tapicería o en la moqueta. Aquí sí que voy a ser claro y, salvo que sea una mancha muy localizada, os recomiendo que acudáis a un especialista. Si por el contrario se trata de una mancha pequeña y localizada sí que la podéis eliminar con un cepillo suave, un limpiador de tapicerías y un aspirador potente.

Si el tapizado es de cuero es mucho más fácil hacerle un mantenimiento de limpieza. Para limpiarlo de vez en cuando son muy prácticas las toallitas impregnadas que se encuentran en cualquier gran superficie. En cualquier caso, para que el cuero se mantenga en buen estado es imprescindible realizar cada año o dos años un proceso completo de limpieza e hidratación que, al igual que sucede con el encerado de la carrocería, puede llegar a resultar pesado pero para nada engorroso.

Mantened el coche limpio

Hay gente que ve el coche como un simple instrumento de trabajo o como el medio para moverse de un punto a otro. Otros vivimos el coche con pasión y lo entendemos como una extensión más de nosotros mismos. En cualquier caso, el mantener el coche limpio da imagen más benévola de su conductor, aparte de prevenir el envejecimiento prematuro de la pintura.

Lavar el coche a menudo

En lo que respecta al interior, un habitáculo medianamente ordenador, sin trastos, con un olor agradable y sin mil cosas enchufadas en el mechero también colabora a la hora de ofrecer una imagen más pulcra del vehículo y, por qué no decirlo, también de nosotros mismos.

Por último, un coche que se mantiene limpio de forma regular es más fácil de limpiarlo que otro que sólo ve el agua y el aspirador una vez año, así que no seáis vagos y aprovechad cuando se acabe el verano para limpiar el coche siguiendo los consejos que os hemos dado… y ya nos diréis.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Categorías

Especiales

Miguel Galán

Soy un asturiano afincado en Barcelona que aprendió a conducir muy joven y desde entonces no he parado. De pequeño conocía los coches por el ruido... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Jorge dijo

    Sólo leyendo el lavado exterior creo que cometes muchos errores, desde el cuidado de la carrocería como lara con el medio ambiente.

    Usar grifos en chalets o Kartcher como indicas implica un buen desperdicio de agua, mientras que hacer lo mismo en una instalacion preparada (muchas de ellas con agua osmotizada) le ahorrará a este mundo unos cuantos litros de agua dulce en epoca de sequía, ademas de que al ser tratada, no dejará rastros ni cercos de cal, por lo que no es necesario emplear productos de mas para evitar ese punto.

    Siguiente, recomendar un tunel de lavado me parece lamentable, como esas personas que llegan y le dan con la lanza de cepillo a toda la carrocería y luego aparecen rayas por toda ella. Por mucho que sea textil el túnel de lavado, ni se limpia por cada coche que pasa ni es cuidadoso con la carroceria o partes pintadas en negro brillo. Me sorprende mas aun que digas de no aplicar fuerte la pistola de agua apresion y que luego recomiendes un tunel de lavado.

    Existen lavaderos de pistola que a parte se puede rociar con liquidos limpia mosquitos y limpiallantas o desincrustadores de carrocería, no dejan ningun rastro, se aplican, se dejan actuar y posteriormente se usa la pistola a presion, jabon y aclarado. No hace falta mas. Si despues de eso, pasas muy rapido una microfibras buena habrás lavado el coche en tiempo récord con un resultado perfecto y con el menor de los daños para la carrocería del coche y para el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *