Felino cB7R: la deportividad no es italiana ni americana, es canadiense

La magia del sector del automóvil, a día de hoy, está presente en todo el mundo. Aún así, hay países que nunca han tenido el privilegio de ver nacer y crecer a una marca de coches. Hay muchos ejemplos, como Portugal, Marruecos o Canadá. Las razones para ello son múltiples y variadas, aunque podrían resumirse en que su sector industrial estaba centrado en otra área. Ahora, algunos países pueden resarcirse, como es el caso del canadiense.

Este país, que está especializado en la fabricación de vehículos para firmas de Estados Unidos, se lanza al vacío. La firma con la que quiere deslumbrar a todos se llama Felino y ya lleva varios años en activo. Su parcela del sector es muy limitada, pues se dedica al diseño, desarrollo y manufactura de superdeportivos de altos vuelos. El último ejemplo es el Felino cB7R, la versión más radical de su última creación, el cB7.

El Felino cB7R está desarrollado pensando en el piloto

La principal diferencia entre el cB7 y el cB7R es que el último está dedicado para los conductores más experimentados. Básicamente es una versión mejorada con una mecánica más potente que aporta una dosis mayor de deportividad. Para ello, recurre a un bloque gasolina de alimentación atmosférica con 7.0 litros y ocho cilindros en V. Rinde una potencia de 522 kW (710 CV) y un par máximo de 786 Nm.

Gracias a este conjunto, y a una transmisión manual específica, ofrece unas prestaciones realmente elevadas. Firma un paso de cero a cien kilómetros por hora de sólo 2,9 segundos. Además, alcanza una velocidad máxima, limitada electrónicamente, de 345 kilómetros por hora. Todo esto es posible gracias al empleo masivo de fibra de carbono. Así, presume de una relación peso potencia de sólo 1,6 kilos, pues la tara final es de 1.135 kilos.

Artículo relacionado:
El superdeportivo chino Qiantu K50 será fabricado en Estados Unidos

Pero aún hay más. Aquellos que quieran incrementar las sensaciones cuentan con el Felino cB7+. Esta versión añade al cB7R una aerodinámica más cuidada. Esto es, perfila sus líneas para mejorar el paso por curva. Según sus creadores, es el automóvil más salvaje que se haya diseñado y fabricado en cantidades limitadas. No sabemos si esto es cierto o no, pero su precio de partida arranca en los 360 mil dólares. El más caro se acerca a los 660 mil dólares, cifra que justificaría su planteamiento.

Fuente – Felino


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.