General Motors presenta un Cadillac Escalade que nos ha dejado fríos

Desde hace unos meses General Motors nos está recordando que la nueva generación del Cadillac Escalade está a punto de caramelo. Pues bien, en este tiempo, hemos asistido a la “filtración” de algunos datos, imágenes y vídeos donde podíamos ver algunos detalles. Ahora, ya no hay secretos que esconder, pues la presentación oficial ha tenido lugar hace un par de días. El problema es que esperábamos más y no, no ha sido así.

A día de hoy, Cadillac cuenta con un portfolio que, si bien es variado, no se vende como ellos quieren. Tan solo se libran de esta situación sus todo caminos, segmento donde se encuadra el Escalade. Por ello, es un producto vital para su supervivencia y más ahora, que el mercado demanda este tipo de productos. En todo caso, el nuevo Escalade cambia tanto que el anterior se ha quedado mucho más viejo de lo que podríamos pensar.

El Cadillac Escalade pierde parte de su aguerrida esencia

La evolución, estéticamente hablando, del Cadillac Escalade es palpable. Su carrocería, aún no perdiendo su característica impronta, abandona las líneas marcadas y angulosas para emplear otras más suaves. Con esto no queremos decir que se haya convertido en un SUV Coupé, ni mucho menos, pero su frontal ya no es tan agresivo. Aún así, mantiene los elementos típicos del modelo: una gran parrilla, faros amenazantes y mucho cromo.

La vista lateral sigue la línea ya marcada, pues debe maximizar el espacio interior. Aquí no encontramos grandes adornos estéticos, a excepción de varios apliques cromados. Los pasos de ruedas, para su tamaño, son comedidos al igual que las barras del techo. Un punto a su favor está en la proporción chapa cristal, que es favorable a la segunda. Además, disfrutan de tintado, incrementando la sensación de privacidad en el interior.

La zaga es, quizá el elemento que mantiene más parecido con el anterior. Los grupos ópticos son nuevos y como los anteriores, incorporan tecnología LED. El portón que da acceso al maletero es generoso y cuenta con líneas más marcadas. Culmina esta zona con un paragolpes discreto que integra en los extremos inferiores dos salidas de escape. En conjunto, evoluciona más de lo que habíamos pensado, pero no arriesga tanto como antes.

El Cadillac Escalade ofrece espacio a raudales y mucho cuero

Si el exterior del Cadillac Escalade evoluciona lo justo, en el interior el salto es exponencial. Al ser un modelo gigantesco debe ofrecer un espacio interior acorde. Hasta aquí, todo se mantiene, pues respeta su generosa capacidad para hasta ocho o nueve pasajeros. Ahora, el nivel tecnológico y de calidad se incrementa, estrenando tecnologías que hasta ahora no estaban disponibles ni de forma opcional.

El elemento que más llama la atención es la incorporación de la primera pantalla OLED curva de la industria. Tiene más de 38 pulgadas de tamaño y una resolución superior a la ofrecida por televisores 4K. En conjunto, se subdivide en tres pantallas, siendo la más llamativa la dedicada al cuadro de instrumentos digital con 14,2 pulgadas. Pero no se olvida de elementos como la navegación con realidad aumentada o sistema de visión nocturna.

Otra de las grandes innovaciones en el nuevo Cadillac Escalade llega de la mano de las ayudas a la conducción. El sistema Super Cruise incluye varios radares LIDAR, GPS, cámaras y sistemas de radar para circular de forma cuasi autónoma. Así, puede hacer por sí solo cambios de carril con sólo activar el direccional. Para evitar posibles accidentes incluye un sistema de vigilancia del conductor que monitoriza sus movimientos y reacciones.

Oferta mecánica potente y desmesurada, típica de américa

Como era de esperar, la oferta mecánica del Cadillac Escalade está pensada para el mercado americano. Así, bajo su capó se encuentra un bloque con 6.2 litros y configuración V8 que entrega 313 kW de potencia (425 CV). Para aquellos clientes que miren el consumo, hay disponible un diésel 3.0 con seis cilindros en línea que ofrece un rendimiento de 207 kW (281 CV). Ambas opciones están asociadas a una transmisión automática de 10 velocidades.

De serie, la potencia del motor llega al suelo a través del tren posterior. En caso de necesitar más agarre, está disponible la tracción total en las cuatro ruedas. Todo ello aderezado por una suspensión trasera independiente que puede ser neumática regulable electrónicamente. Por último, no se olvida de incluir un diferencial electrónico de deslizamiento limitado (LSD) para mejorar el reparto de par.

¿Llegaremos a verlo de nuevo en Europa? No, no parece probable

Cadillac Escalade 2020

Hace no mucho General Motors había vuelto a plantearse su regreso a Europa. De ser cierta esta suposición, el Escalade no está adecuado a nuestros gustos y carreteras. No obstante, no es raro que algunas importadoras traigan unidades, aunque será a un precio y condiciones para ricos. Quizá, más adelante veamos otros modelos de la marca, pero a corto y medio plazo no va a ser. ¿Su precio para Estados Unidos? Todavía no se sabe.

Fuente – Cadillac


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.