¿Para qué sirven los alerones de los coches?

Alerón de coche

En muchas ocasiones vemos los alerones de los coches pero no sabemos muy bien si sólo tienen una función estética o también ayudan a mejorar la aerodinámica de nuestro coche.

Siendo sinceros, hay de todo, aunque habitualmente su función es más estética que aerodinámica. En cambio, hoy vamos a ver cuál es la función aerodinámica de los alerones.

Qué es un alerón

Estrictamente, un alerón es una superficie que, por su forma o su inclinación, crea una depresión del aire en una de sus caras. En el caso de los coches, esa depresión se busca en la parte inferior, para que tire del vehículo hacia abajo y lo mantenga pegado al suelo.

qué es un alerón en un coche o en cualquier vehículo

Dicho de otra forma, el alerón de un coche es esencialmente como un ala de avión colocada al revés. Es decir, que en lugar de despegar el vehículo del suelo y sustentarlo en el aire, trata de mantenerlo pegado al pavimento. En términos más precisos, consigue aumentar la carga aerodinámica del coche.

Sin embargo, en el mundo de la automoción, los alerones también se suelen usar para reducir la resistencia al aire tratando de redirigir el flujo de aire de forma conveniente. De esa manera, la carrocería, las ruedas o demás partes del vehículo atraviesen mejor el aire. Algo que se puede ver en su máxima expresión en los coches de la Fórmula 1.

Función del alerón de un coche

Básicamente, los alerones del coche pueden tener dos funciones: la primera de ellas es aumentar la fuerza con la que el coche se apoya en el asfalto (carga aerodinámica). La segunda es reducir la resistencia que ofrece el aire. Sin embargo, esto no quiere decir que cualquier alerón cumpla las dos funciones, porque muchas veces son dos efectos incompatibles.

funciones de los alerones de los coches

Para entenderlo hay que saber que la carga aerodinámica o downforce es la fuerza que empuja el vehículo hacia el suelo. Lo que se consigue con la aerodinámica del automóvil y, en gran medida, con un buen alerón. Sin embargo, también se genera con otros elementos del vehículo, como ocurre con el efecto suelo.

No hay que confundirla con la resistencia aerodinámica, que es la oposición al avance que recibe el coche al moverse a través del aire. Un alerón que aumente la carga aerodinámica también aumentará la resistencia aerodinámica. De ahí que existan alerones móviles o flexibles que cambian su orientación según la necesidad de cada momento.

Por ejemplo, existen alerones que crean carga aerodinámica en curva (y por lo tanto resistencia aerodinámica), pero que cambian su inclinación en las rectas para reducir o eliminar su resistencia al aire.

Aumento de carga aerodinámica

carga aerodinámica

Efectivamente, una de las funciones de los alerones de un coche es aumentar su carga aerodinámica para mantenerlo pegado al suelo, por mucho que aumente su velocidad. Algo que puede mejorar su agarre en curvas, siempre que se vaya a una velocidad lo suficientemente elevada como para que el downforce sea significativo.

Lógicamente, el aumento de carga aerodinámica no aumenta la masa del vehículo, por lo que sus inercias en curva no son mayores. Solo aumenta la fuerza con la que se aprieta contra el suelo, así que permite una velocidad de paso por curva mayor.

A esto hay que añadir que la función de un alerón es aumentar esa fuerza contra el suelo solo en uno de los ejes del coche. De ahí que estén colocados en la zaga, para aumentar la carga en el eje trasero, o en el morro, para aumentarla en el eje delantero.

Dado que la inclinación de la carrocería es muy importante, los alerones funcionales deben estar bien calculados. De lo contrario, se pueden crear desequilibrios contraproducentes que pueden acabar malogrando la aerodinámica del coche. Para conseguirlo, hay que tener en cuenta su efecto y regular la suspensión y demás elementos del coche.

Por ejemplo, en el siguiente vídeo puedes ver lo qué ocurre si sumas un alerón con una carga aerodinámica fuerte, una aceleración extrema que también hunde el eje trasero y una suspensión demasiado blanda que no puede con las dos cosas.

Lo que ha ocurrido es que la presión sobre el eje trasero ha sido tan grande que la carrocería ha perdido su inclinación hacia adelante. De esa manera, ha perdido el efecto suelo que lo mantiene pegado al asfalto y ha levantado el morro lo suficiente como para que el coche despegue.

Reducir la resistencia al aire

La segunda función que pueden cumplir los alerones de un coche es reducir la resistencia del aire. Cabe mencionar que el aire es un fluido que el vehículo tiene que atravesar para poder avanzar. Todos los coches se diseñan, con formas afiladas, para que puedan atravesar fácilmente el aire.

En superdeportivos y coches de competición se añaden los distintos alerones que desvían el aire hacia varias partes del coche para poder avanzar de forma más fácil. Estos alerones los podemos ver normalmente en la parte delantera del coche como, por ejemplo, en la defensa delantera o en el alerón de un coche de la Fórmula 1.

reducir la resistencia aerodinámica

El funcionamiento de estos alerones es algo más complejo que en los simples alerones que solo buscan aumentar el downforce. Por ejemplo, el alerón de la imagen tiene varias funciones entre las que destacan:

  • el habitual aumento del downforce sobre el eje delantero
  • desviar el aire para dirigirlo sobre las ruedas
  • generar remolinos a ambos lados del alerón, que desvíen las turbulencias generadas en los laterales de las ruedas. Así se evita que éstas enturbien el comportamiento aerodinámico del resto de la carrocería.

Como ves, la segunda y la tercera función que hemos destacado están dedicadas a mejorar la aerodinámica del monoplaza. Lo que en buena medida reduce su resistencia aerodinámica de varias formas.

Alerón para coche universal

Alerón universal para coche

Como habrás podido deducir en lo que llevamos de artículo, un alerón funcional debe estar bien pensado. Sin embargo, si lo que buscas es un efecto mayoritariamente estético, los alerones para coche universales son una buena opción. Su efecto de aumento de carga aerodinámica existe en muchos casos, pero no es ni mucho menos algo que pueda llegar a lo extremos del vídeo de más arriba.

Existen muchas tiendas especializadas donde comprar estos alerones y también se encuentran en tiendas online como Amazon, Aliexpress o Alibaba. El de la marca Mophorn es un buen ejemplo, por sus buenas valoraciones y comentarios. Su precio suele esta entre los 70 euros y los 100 euros en función de su longitud.

Homologar un alerón

No se puede homologar cualquier tipo de alerón porque las características que debe cumplir en España son muy estrictas. No puede tapar la tercera luz de freno y no debe superar ninguna de las cotas del vehículo. Es decir, que no puede sobresalir por los lados o parte trasera del vehículo, además de que no puede superar la altura del coche.

homologar alerón del coche

Tampoco puede estar hecho de metal, así que se suelen emplear plásticos, resinas o fibras. Y en su fabricación hay que tener cuidado porque no puede tener filos o partes punzantes.

Incluso aunque cumpla todo esto, en nuestro país debe estar siempre homologado. Lo que implica que hay que hacer un proyecto técnico de la reforma con: un certificado final de obra del taller donde se haya instalado y un informe de conformidad del servicio técnico de reformas o por el propio fabricante del coche. De todo esto se encargan en el taller de tuning donde lo instalan, pero lo convierte en un proceso caro, que supera con creces el precio del propio alerón.

Principio de Bernoulli: para terminar vamos a mencionar el principio científico por el que los alerones funcionan: el principio de Bernoulli. Tal como postuló este matemático y físico “En un fluido ideal en régimen de circulación por un conducto cerrado, la energía que posee el fluido permanece constante a lo largo de su recorrido.”

¿Cómo afecta esto a los alerones? Estos están diseñados para que el aire que circula por su parte inferior tenga que recorrer más distancia que el aire de la parte superior. Ya sea por su forma (planos por arriba y abombados por abajo) o por su orientación. Sin entrar en demasiado detalle, lo dicho en el principio de Bernoulli se traduce en que el aire que recorre más distancia se acelera para llegar al mismo tiempo que el que circula por la parte corta.

Debido a esto, el aire que circula a mayor velocidad hace descender rápidamente la presión bajo el alerón, consiguiendo que el aire de la parte superior tenga una mayor presión. Como consecuencia, se crea una depresión que “chupa” del alerón hacia abajo y por lo tanto del coche.

Ahora no vayas al coche y le pongas un alerón gigante en el maletero, porque como has visto en el vídeo, eso también es perjudicial. Si el alerón produce excesiva fuerza contra el asfalto, podemos perder agarre en el eje delantero, con el peligro que esto supone.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.