Presentación y prueba gama Opel Insignia, diseño, equipamiento y precio

opel-insignia (23)

Nuevo Opel Insignia (4 puertas)

En la recta final de la primera década de este siglo que vivimos, o, como está el patio, en este período en el que intentamos vivir, la alemana Opel, junto con la gigante GM, golpearon la mesa con un nombre propio, Opel Insignia. El Vectra colgaba las botas y su lugar era ocupado por una berlina con más de todo. Cuatro años después, es hora de pasar revista al modelo y hoy, con motivo de conocerlo, el doloroso sonido del despertador a las cinco de la mañana me sienta “un poco” mejor.

La mañana deja un cielo enrarecido. ¿Lucirá el sol? O, tal vez, ¿me las veré y me las desearé con un mar de lluvia? Por lo pronto, a la hora en punto de llegada, un simpático señor de Opel me espera para llevarme al Díez Y Medio, el emplazamiento escogido para tal evento. Tras conseguir atravesar el incesante tráfico madrileño, una tarea más complicada que salir con vida en la apertura de las rebajas, aquí estoy. Empecemos.

Pequeño movimiento con buen resultado

La gama Opel Insignia se actualiza, y trae sorpresas. La compañía del condado alemán ha moldeado tímidamente la estructura donde, los cambios más profundos, no se verán a simple vista.  Más de medio millón de unidades vendidas en Europa es el balance del primer ataque, un buen primer intento que deja a los diseñadores con pocas ganas de arriesgar.

Para empezar, el frontal recibe nuevos grupos ópticos con tecnología LED, la berlina mira ahora con facciones más angulosas gracias también al paragolpes de nueva factura. La parrilla se mantiene prácticamente inalterada beneficiada, eso sí, por un deflector que actuará, abriéndose o cerrándose, dependiendo de la situación.

opel-insignia (24)

La nueva generación equipa en la parrilla un deflector

Paseando mi mano por sus curvas me advierten que estoy ante la berlina media más aerodinámica de su clase con un coeficiente de rozamiento de solo 0,25, un verdadero esfuerzo de los ingenieros que, pese a conservar la misma altura que su predecesor (1.498 mm), hacen de esta nueva generación un vehículo más eficiente. La silueta en la variante de cuatro puertas adquiere, inspirado por el pilar C, un gen algo más sedán. Por su parte, la de cinco y familiar, continúan el planteamiento conocido con pocas alteraciones.

Pero es cuando termino el rodeo, este giro de 360º que os voy narrando, cuando me paro con mesura. Sin duda, y para mí gusto, es en la zaga dónde el fluir de líneas encuentran la armonía, la parte donde entiendo este lienzo. Los pilotos, al igual que ocurría en la zona de delante, jubilan a los antiguos, pero éstos, a diferencia de los delanteros, son más atrevidos. Con tecnología LED se muestran más originales cogiendo del tarro de la elegancia y del de la deportividad, exactamente el mismo puñado. El resto, hacen de él un tipo musculoso.

opel-insignia (25)

Sin duda, la zona mejor rematada

Por poco consiguen pleno

Quien se ponga a los mandos del nuevo Opel Insignia ya no necesitará conocimientos previos de pilotaje de aviones. Por fin, la desmesurada botonera que más bien parecía la de la cabina de mando de un AirBus A380, ha desaparecido. Las voces de tantos se han escuchado y éstos nos presentan un habitáculo limpio, fresco, ergonómico y… ¡con pocos botones! La pantalla táctil, de 8 pulgadas, es la encargado de gestionar el sistema de info-entretenimiento, una herramienta intuitiva y de sencilla manipulación. Lástima que en un afán de limpiar la consola central, hayan dejado zonas poco aprovechadas y mal enmascaradas.

opel-insignia (30)

Bye Bye botones…

Esta desahogada atmósfera, que cuenta con espacio de sobra tanto en plazas delanteras como en las traseras, siendo una de las berlinas más largas de su clase con 4.842 mm. de longitud -12 más que su predecesor- y 4.913 mm. si medimos el Sports Tourer, equipa como novedad un rediseñado volante multifunción y asientos AGR. Al dejar caer mi peso sobre estas butacas, comprendo el “piropeo” que le acompañó cuando me hablaron de ellos: son cómodos, bien armados y se abrazan a tu espalda como una cama de agua.

opel-insignia (26)

El “5” gana

Dispuesto a descubrir como de provisto viene la nueva generación del Opel Insignia, vuelvo a investigar la retaguardia. Los gestos de mi cara cambian profundamente si me acerco a la variante de cuatro puertas o a la de cinco. Ambas, disfrutan de un baúl holgado, pero el último, el del portón, le gana 30 litros completando un total de 530. Una elección que comparto con la mayoría de usuarios de éste modelo con una preferencia de más del 60 % de los clientes.

Todo al alcance de tus dedos

Pero es aquí donde la innovación se apunta un tanto, en el llamado Touchpad. Este “palpable nombre”, hace referencia a la opción que, a centímetros de mi mano derecha, se ubica en el túnel de transmisión. Mediante el roce de mis dedos, accedo al sistema multimedia, teléfono, GPS, e incluso, reconoce el trazo de letras que dibujo y puedo utilizar para escribir una dirección. Una interesante función integrada en el Intellilink de Opel que acompañará, el próximo año, a varias aplicaciones de móvil que permitirán al conductor actualizar el sistema.

opel-insignia (27)

Interactúa con el Touchpad

Entre tanta tecnología, la seguridad cobra especial relevancia. En este espinoso tema el Opel Insignia saca pecho con algunos nombres propios o, mejor dicho, siglas propias: RCTA, LCA y SBZA que, traducido y simplificado hace referencia a diferentes sensores que plagan la cubierta del alemán para alertarte de lo que viaje en el carril que vas a ocupar a una distancia máxima de 70m., el tráfico transversal trasero, y los temibles ángulos muertos. Junto a éstos provechosos “chivatos”, cabe destacar, la incorporación del control de crucero adaptativo.

opel-insignia (28)

Donde caben cuatro… caben cinco

A punto de arrancar el motor escogido para dar comienzo a la ruta que nos tienen asignada, en el tintero no se podía quedar otra de las principales novedades de la nueva gama Insignia. Éste joven linaje recibe a un nuevo miembro, el Opel Insignia Country Tourer, el más campero de todos. Vestido para la ocasión, luce protecciones, algo más de altura y 4.920 mm. de largo. Si normalmente viajas en asfalto, pero no rechazas levantar polvo en alguna escapada por pistas de tierra, es tu opción.

Gama accesible

El abanico de precios para España se inicia en 25.875 euros y termina en los 47.200 euros que hay que desembolsar por el Opel Insignia OPC con cambio automático. Esta bestia también ha pasado por nuestras manos y te lo contamos todo, en el próximo artículo, “al volante de la nueva generación Opel Insignia”. Además, conoceremos toda la gama de motores de esta berlina que se está ganando a pulso convertirse en la referencia del segmento.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *