Prueba Alfa Romeo Giulia 2.2 diésel 180 CV, il ritorno della macchina

Prueba Alfa Romeo Giulia

Alfa Romeo lleva años “en el banquillo”. En los últimos tiempos no ha sabido llegar al público como sí lo hacía antaño. Tal vez por diseño, tal vez por fama de sus mecánicas, el caso es que no terminaba de convencer. Pero la firma italiana quiere resurgir y dejar su nombre bien alto. El primer modelo de este resurgimiento es el Alfa Romeo Giulia que hoy, en Actualidad Motor, ponemos a prueba en acabado Super y motor 2.2 diésel de 180 CV.

Dos pilares fundamentales que debían construir para llegar al cliente eran hacerlo emotivo tanto por la vista como por su conducción. Para ello han invertido una gran cantidad de dinero realizando un diseño que se puede resumir con la palabra “espectacular” y creando la plataforma Giorgio. Una plataforma que utilizarán otros modelos que están por llegar y el recién lanzado Alfa Romeo Stelvio. Pero vamos con el que hoy nos ocupa, el Alfa Romeo Giulia.

Prueba Alfa Romeo Giulia

Antes de empezar a destripar los entresijos de esta berlina italiana, es importante reconocer el trabajo y la pasión que la firma quiere introducir en su gama. Mientras que la mayoría de marcas se decantan por modelos de tracción delantera, incluso algunos fabricantes que con una larga tradición en la propulsión han decidido recurrir a la tracción delantera (BMW o Mercedes, sin ir más lejos), Alfa ha arriesgado volviendo a la propulsión trasera con el objetivo de hacer sus coches más pasionales y dinámicos a la hora de conducir.

Llamada a tus sentimientos

Prueba Alfa Romeo Giulia

El Alfa Romeo Giulia muestra un frontal espectacular. La zona central está presidida por el típico escudo utilizado por Alfa desde hace décadas, con forma triangular invertida y en la parte superior el logo de la marca. De las esquinas superiores nacen dos nervios de tensión que mueren en los pilares B. A esta parrilla principal del paragolpes le acompañan dos tomas de aire inferiores. Respecto a los faros, utilizan iluminación LED en la luz diurna y xenón para cortas y largas con un diseño de las ópticas fino y alargado. La imagen delantera realiza una perfecta combinación de elegancia y deportividad.

Viendo el coche de costado vemos la suave silueta conseguida con una altura para las ventanillas algo elevada. Además, un grueso nervio nace en el paso de rueda delantero y se afina conforme llega a la puerta trasera. El conjunto transmite una sensación de berlina coupé ya que la caída del techo y las formas de la tapa del maletero son suaves. Las llantas, de 18 pulgadas en este caso, alojan unas pinzas de freno negras con la inscripción Alfa Romeo.

Prueba Alfa Romeo Giulia

El perfil trasero del Alfa Giulia también es muy sensual. Los pilotos son, al igual que los faros delanteros, muy finos y alargados, tanto que se extienden por buena parte de las aletas traseras; mientras tanto, la tapa del maletero los divide en dos. Ya con esta vista nos podemos hacer a la idea de que la boca de carga no es demasiado grande, aunque lo descubriremos unas líneas más abajo. En la parte inferior un “difusor” acabado en negro integra dos salidas de escape circulares, una en cada extremo.

Descarta un viaje con cinco personas

Prueba Alfa Romeo Giulia

El Alfa Romeo Giulia no consigue situarse entre los más espaciosos con su habitáculo, aunque el Giulia no ha sido diseñado pensando en este apartado. Sus dimensiones exteriores son de 4,64 metros de largo, 1,86 de ancho y 1,44 de alto; mientras que su batalla mide 2,82 metros. Las plazas delanteras sí son buenas, amplias y con multitud de reglajes para los asientos. Sin problemas. Es de agradecer que cuente con ajuste en altura en ambas plazas delanteras, ya que en este coche vamos muy bajos, muy cerca del suelo, lo que podría ser un problema para personas mayores con poca agilidad.

En cuanto a las plazas traseras, el acceso a las mismas no es bueno. El marco de la carrocería nos obliga a agachar la cabeza más de lo normal si no queremos golpearnos, y la apertura de la puerta tampoco es que sea de gran ayuda. Una vez sentados el espacio longitudinal es bastante decente, no teniendo problemas de espacio para las rodillas ni tampoco para los pies, a no ser que el pasajero de delante tenga su asiento en una posición muy baja y retrasada.

Prueba Alfa Romeo Giulia

Sin embargo, no podemos decir lo mismo de las cotas de altura y anchura para los pasajeros. Personas altas pueden rozar, si viajan erguidas, con su cabeza en el techo. Por la forma de las banquetas y el prominente túnel de transmisión, mejor no utilizarlo para viajes con cinco personas. La plaza central es muy estrecha, más alta y más dura que las laterales. Otro defecto es que no disponga de un reposabrazos central, no entendemos por qué ya que su diseño está orientado a solo dos personas aquí detrás. Al menos, sí encontramos dos salidas de aire y una toma USB.

Prueba Alfa Romeo Giulia

El maletero da una de cal y otra de arena. El volumen que cubica es de 480 litros, por lo que, a priori, se podría decir que es un buen maletero. Pero tiene dos puntos débiles, muy débiles me atrevería a decir. Uno es la estrecha boca de carga, como podemos ver en la imagen, y el otro la reducida distancia entre el suelo y el techo del maletero; un techo que, por cierto, no viene recubierto y deja la chapa al descubierto. Si a esto le sumamos que en nuestra unidad no tenemos opción de abatir la segunda fila de asientos, no podemos decir que sea un maletero de lo más aprovechable.

Un interior con calidades difíciles de superar

Prueba Alfa Romeo Giulia

Ya hemos visto que el espacio interior no es el punto fuerte de esta berlina premium italiana, pero al menos el diseño queda en un lugar bastante bueno. Empezamos con un volante de tres radios, ligeramente achatado en su parte baja, con un diámetro y grosor perfectos. Resulta curioso que Alfa haya puesto el botón de parada y arranque del motor en el propio volante, como si de un Ferrari se tratara. No es del todo lógico, ya que no es una función que se utilice tan a menudo como el volumen del audio, por ejemplo. Su tacto es muy agradable y ofrece regulación en altura y profundidad.

El cuatro de instrumentos dispone de dos diales, izquierdo para revoluciones y derecho para velocidad, además de la información de temperatura y nivel de combustible. La pantalla central consta de varias informaciones como consumo y todas las informaciones de viaje, información de velocidad en digital, medidor de fuerzas laterales y longitudinales, nivel de eficiencia, etc. Una pena que no se ofrezca de serie en este acabado Super.

Prueba Alfa Romeo Giulia

Respecto al salpicadero, todos los materiales son blandos y de tacto muy agradable, tanto en la parte superior como en la inferior; incluso el exterior de la guantera está acolchado. En la parte central nos encontramos con una gran pantalla que no es táctil sino que se maneja con el mando giratorio de mayor volumen del túnel central. Dicha pantalla se encuentra muy bien integrada y su información no se ve afectada por la incidencia de los rayos del sol. Dispone de varias configuraciones y multitud de menús, así como navegador.

Por parte de los asientos, solo hemos echado en falta la regulación lumbar, aunque es obligatorio decir que son muy cómodos y sujetan bien el cuerpo en curvas. Nos ha gustado el detalle del logo de Alfa Romeo en el reposacabezas.

Prueba Alfa Romeo Giulia

hemos echado en falta un mayor volumen de huecos portaobjetos. Los de las puertas no son demasiado grandes, el de la zona inferior y central del salpicadero es muy contenido y el que queda bajo el reposabrazos central (que no es ajustable), tampoco es para tirar cohetes.

Motor 2.2 diésel 180 CV y resto de la gama

Prueba Alfa Romeo Giulia

El Alfa Romeo Giulia que probamos está propulsado por un motor 2.2 diésel de cuatro cilindros turboalimentado. Desarrolla una potencia máxima de 180 CV y un par máximo de 380 Nm que, como ya sabéis, son enviados a las ruedas posteriores. La caja de cambios es manual con seis velocidades. Este Giulia es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 230 km/h. Su consumo medio homologado es de 4,2 litros a los 100.

La gama diésel se compone de un solo motor disponible con cuatro potencias diferentes: 136, 150, 180 y 210 CV, éste último reservado específicamente para la versión Veloce. Mientras tanto, la gama de gasolina arranca con un 2.0 Turbo de 200 CV, pasando por otra variante de 280 CV específica para el acabado Veloce y, como colofón, el 2.9 V6 de 510 CV que se oferta en el Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio.

Diversión garantizada

Prueba Alfa Romeo Giulia

Curiosamente la primera y la última parte de nuestra prueba son las más favorables para este Alfa Romeo Giulia. Llega el momento de pisar el embrague, pulsar el botón de arranque del volante, meter primera y echar a rodar. Es al montarnos, antes de posar nuestras “posaderas” en el asiento cuando nos damos cuenta de que esta no es una berlina más. El asiento se encuentra muy cerca del suelo, algo muy de agradecer para quien desea una berlina que no renuncie a la deportividad.

El motor 2.2 diésel de 180 CV tiene tres funcionamientos muy diferentes dependiendo del modo de conducción seleccionado con el famoso “DNA”, que se gestiona mediante uno de los dos mandos giratorios del túnel central.

Prueba Alfa Romeo Giulia

En el modo “A” la entrega de energía será muy suave, pareciendo que llevamos un coche con poca potencia, aunque si pisamos a fondo la entrega será máxima. También la dirección se suavizará, aumentando la asistencia y resultando mucho más blanda. Este modo de conducción es ideal para largos viajes. Por otro lado tenemos el “N”, de normal. La dirección ganará algo de peso y la respuesta a nuestras demandas del acelerador será más normal. Por último el más deportivo, el modo “D”, de dynamic. El acelerador se vuelve muchísimo más reactivo, tanto que requiere de varios segundos de adaptación. La dirección se endurece notablemente.

Respecto al comportamiento del motor, su entrega de potencia es notable aunque los 180 CV declarados parecen demasiados; nos da la sensación de disponer de algunos cuantos menos. Mientras tanto, podemos decir que está muy lleno y que empuja con contundencia desde abajo, y es que los 380 Nm de par máximo empujan desde muy abajo, desde 1.500 rpm concretamente. Menos nos han gustado sus ruidos y vibraciones. A ralentí y en fases de aceleración se deja notar más de lo que esperaríamos de cualquier berlina premium. Las vibraciones llegan, en parado, incluso a la palanca del cambio.

Prueba Alfa Romeo Giulia

Uno de los apartados que más nos fascina de este coche es su dirección. Tiene poco más de dos vueltas de volante entre topes, pero es tan rápida y directa que los primeros kilómetros nos sentiremos algo extraños. No es una reprimenda, más bien todo lo contrario, y es que es una delicia en conducción deportiva por carreteras ratoneras girar el volante relativamente poco y meter el morro al instante, donde y cuando queremos. El lado menos bueno es la adaptación, especialmente en vías rápidas. En cualquier caso, chapó.

Por otro lado tenemos el trabajo de las suspensiones. La puesta a punto demuestra un gran ajuste combinando confort y deportividad. No resultan secas ni rebotonas, aceptando adoquines, resaltos y suelos rotos sin maltratar nuestra espalda y sin descolocar el coche de la trazada; es decir, su puesta a punto resultará cómoda para el uso urbano y para largos viajes. Por otro lado, en conducción deportiva sujeta, y muy bien, la carrocería sin dejar que aparezcan claras inclinaciones cuando el ritmo es bastante rápido. A esto también ayudan las llantas de 18 pulgadas calzadas con neumáticos de perfil bajo. Su contenido peso también le favorece, siendo la berlina más ligera del segmento con una masa declarada de 1.449 kilos.

Prueba Alfa Romeo Giulia

Y ya que hemos hablado de conducción deportiva, llega la pregunta del millón: ¿es el Alfa Romeo Giulia una berlina deportiva? Rotundamente, sí. La base de este coche es fantástica, la propulsión trasera aporta ese suave redondeo a la salida de las curvas que nos permite abrir gas muy pronto. Por sacar un “pero”, al llevar más goma detrás que delante en nuestra unidad de pruebas (225/45 R18 y 255/45 R18 respectivamente), lo hace bastante neutro a la hora de buscar los límites ganando efectividad pero restando un punto de diversión; a mi gusto. Por otro lado, el sonido claramente a “petrolero” le quita algo de emoción. ¿La solución?, comprarlo de gasolina.

Finalizando esta parte sobre su dinámica de conducción pasamos a los consumos de combustible obtenidos durante nuestra prueba. No será difícil acercarse a los 9 litros en una conducción exigente por una zona revirada y estirando las marchas, pero a ritmos normales por autovía podemos hacer facilidad consumos de 5 o 5,5 l/100 km. En carreteras convencionales hemos rondado los 4,5 l/100 km. Después de más de 900 kilómetros de prueba, es cierto que con mucha autovía, el consumo medio ha sido de 5,7 litros; saltando la reserva de su depósito de 52 litros a los 800 km.

Vamos concluyendo

Prueba Alfa Romeo Giulia

Alfa vuelve a la senda que nunca debió abandonar. El Giulia es un producto fabuloso en cuanto a estética y dinámica de conducción se refiere. No será el más espacioso de su segmento, pero es un rival digno para el segmento D premium, “apretando las tuercas” a su máximo competidor, el BMW Serie 3. Su principal “pero”, a nuestro juicio, es el refinamiento del motor diésel de la unidad probada; aunque siempre tenemos la opción de decantarnos por el 2.0 Turbo de gasolina con 200 CV.

Opinión del editor

Alfa Romeo Giulia 2.2 diésel 180 CV
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4.5 estrellas
33.525 a 54.500

    • Alfa Romeo Giulia 2.2 diésel 180 CV
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 3 de abril de 2017
    • Diseño exterior
      Editor: 95%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 85%
    • Plazas delanteras
      Editor: 85%
    • Plazas traseras
      Editor: 60%
    • Maletero
      Editor: 70%
    • Mecánica
      Editor: 80%
    • Consumos
      Editor: 85%
    • Confort
      Editor: 85%
    • Precio
      Editor: 75%

    Resumen: Alfa Romeo quiere dar un giro a su último periodo. Nuevos productos en su gama, como el Alfa Romeo Giulia que ponemos a prueba. Una berlina hecha con pasión que busca transmitir deportividad y emociones. El BMW Serie 3 tiene un nuevo rival.

    Pros

    • Diseño exterior e interior
    • Configuración de dirección y chasis
    • Propulsión trasera

    Contras

    • Sonido y vibraciones del motor
    • Habitabilidad trasera
    • Boca de carga del maletero

    Equipamiento del Alfa Romeo Giulia

    Giulia

    • Llantas de aleación en 16 pulgadas
    • Altura de faros automática
    • Volante y pomo de cambio en piel
    • Faros antiniebla delanteros
    • Sensor de lluvia y luces
    • Asistente de frenada de emergencia
    • Alerta de cambio involuntario de carril
    • Kit reparación de neumáticos

    Super

    • Pack Climate upgrade
    • Llantas de 17 pulgadas
    • Espejor interior antideslumbramiento
    • Sensor de parking trasero
    • Contornos exteriores cromados
    • Sistema Alfa Connect de 6,5 pulgadas con navegador

    Veloce

    • Asiento delanteros eléctricos con ajuste lumbar y calefactados
    • Pack driver assitance
    • Pack Lighting
    • Pack Convenience
    • Llantas de 18 pulgadas
    • Kit fumador
    • Levas del cambio en volante
    • Asiento trasero abatible de forma asimétrica
    • Retrovisores abatibles de forma eléctrica
    • Cambio de automático de 8 marchas
    • Cuadro de instrumentos con pantalla TFT de 7 pulgadas
    • Molduras interiores en aluminio
    • Volante deportivo y calefactable
    • Pedales de aluminio
    • Cristales oscurecidos
    • Contornos exteriores de color negro
    • Radio digital DAB
    • Sistema Alfa Connect de 8,8 pulgadas y navegador 3D
    • Discos de freno de mayores dimensiones

    Precios

    Prueba Alfa Romeo Giulia

    Motor Cambio Acabado Precio
    Motor Cambio Acabado Precio
    2.2 136 CV Manual 6v Giulia 33.525 €
    2.2 150 CV Manual 6v Giulia 34.925 €
    2.2 150 CV Automático 8v Giulia 37.425 €
    2.0 Turbo 200 CV Automático 8v Giulia 38.875 €
    2.2 150 CV Manual 6v Super 37.700 €
    2.2 180 CV Manual 6v Super 39.500 €
    2.2 150 CV Automático 8v Super 40.200 €
    2.0 Turbo 200 CV Automático 8v Super 41.650 €
    2.2 180 CV Automático 8v Super 42.000 €
    2.2 210 CV Automático 8v Veloce 51.650 €
    2.0 Turbo 280 CV Automático 8v Veloce 54.500 €

    Galería de imágenes del Alfa Romeo Giulia

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche

    ¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

    Suscríbete
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *