Prueba Audi A3 Sedán 1.4 TFSI 140 CV, diseño exterior e interior

Audi A3 Sedán

Un folio a medio pintar, una idea que plasmar en él, y otra oportunidad que no podían dejar escapar. Imaginar una variante sedán para el Audi A3 no parecía tan fácil como vender caramelos en la puerta de un colegio. Tampoco era soplar y hacer botellas el hecho de competir con la “novata estrella”, el Mercedes CLA.

Eran muchas primaveras las que había pasado el compacto de los aros sin hermano sedán, y ahora, lo pedía como si de un hijo con ganas de tener un compañero de juegos se tratara. De este modo, el deseo se hizo realidad, y las líneas del modelo dejaban atrás el radical descenso en la zaga de un hatchback cualquiera, para fluir más, aún quedaba lo mejor. Probamos el Audi A3 Sedán… A4 parece, A3 no es…

Fiel a la familia

Y es que no es tan sencillo como pensar en un A3, es más que eso, es la berlina de acceso al club alemán. Toma sus ingredientes, toma sus aromatizantes, y guarda un punto de cocción similar. Pero no se sirve en el mismo plato. El Audi A3 Sedán es todo un caballero, con cara de infante.

Audi A3 Sedán

Al contrario que su competencia más directa, el nuevo de la familia se diferencia más del resto de sus parientes en lo que se refiere a medidas. Metro en mano, son 4.456 mm. de largo, 1.796 mm. de ancho, y 1.416 mm. de alto los que declara. Un envase unos 20 cm. más largo que el del A3, y casi 25 cm. menos que el del A4. Cifras que lo sitúan en el medio de ambos, entre dos filosofías, en la mitad de un camino que empezaba inmaduro, pero que al caminar, se va viendo más serio.

A distancias cortas

Y precisamente, su estampa transmite eso, pero con más interpretaciones. El blanco era el encargado de dar color a la unidad que tenía frente a mis ojos. Había llegado el día de encontrarme con él, de conocerlo, y de analizarlo desde el techo, hasta las gomas.

Su diseño se inspira, como era de esperar, en los anteriores nombrados. En la parte frontal, la calandra es quien lleva la voz cantante. Una parrilla que en su nacimiento, cerca del suelo, se arropa de spoiler y detalles de un parachoques deportivo; y que, a medida que asciende, va ensanchándose hasta que le frena el capó, con nervios incluidos, bajo la atenta mirada de los nuevos ópticos rasgados de la gama.

Audi A3 Sedán

Semblante tímido, sencillo, comedido, limpio. Quizás le encuentres la travesura, pero hace falta buscarla. La silueta es más tradicional y no nos regala gestos de coupé, adivinando un espacio interior trasero notable frente a la competencia, pero dejando en mis carnes un frío que no esperaba. Una temperatura que comienza a ascender cuando la parte trasera, el actor principal de esta película, me enseña la picardía que necesitaba. Pilotos puntiagudos, salida doble de escape y un remate con pequeño alerón incluido.

Buscando al lobo…

Es el sistema de iluminación, una de las partes encargadas de dotar al conjunto de belleza. Si lo miras por delante, el nuevo camino que encuentran los LED diurnos, vistos en el A3 común, resulta bastante atractivo al ojo. Pero es que si lo haces desde la “retaguardia”, el encanto de éstos, enseñándote ese carácter que cuesta encontrar y antes he mencionado, culminan la obra. Todo un correcto ejercicio que choca cuando encendemos las luces antiniebla prendidas por el tono habitual.

Audi A3 Sedán

Estaba a punto de abrir la puerta de mi invitado, pero antes, quería volver a tener su cubierta proyectada en mis retinas. Ausencia del paquete S-line, y llantas de cinco radios y 17 pulgadas, un cóctel apetitoso, no llamativo. Y es que, no necesitaba una explosión de sabores para que me convenciera, aunque la quería.

Calidad en un frasco compacto con aromas elegantes y juveniles

Llamaba a la puerta del conductor y salía a recibirme un marrón chocolate que tintaba detalles del conjunto y la piel de los asientos. Éstos eran cómodos, dejándote en una posición baja, y encajando tu espalda levemente. Desde aquí, no era difícil darse cuenta de que el rey del espacio es el orden, y los botones, accesorios no bien recibidos.

Gracias a que la botonería es justa, mi agrado ascendía a la vez que la pantalla del sistema multimedia de las profundidades del salpicadero. Para mí, el MMI, se proclama como una de las tecnologías más intuitivas y fáciles de gobernar del mercado. El control se hace de forma ergonómica, y las opciones están a la vista, no escondidas como en otras consolas. Vamos a conducir, no a jugar a las Xbox.

Audi A3 Sedán

El plástico duro tiene una breve aparición, la gran calidad es palpable, y la configuración elegante que poseía mi invitado era visible. El color mencionado, los cromados, o el volante de cuatro radios, eran elementos de lo afirmado, encontrados con otros como el diseño de las salidas del aire o los remates deportivos con una orientación más juvenil.

El más versátil

Resulta difícil competir contra la calidad del interior del Audi A3 Sedán, es sencillamente de academia, pero es que lo es aún más con el espacio. La segunda fila destaca por el confort que proporciona la amplitud para las piernas y la cabeza. Tres plazas para ocupar, con dos sobresalientes para el segmento al que pertenece, y una en medio más limitada. Huir de una acusada caída coupé tiene sus desventajas visuales, y, en este caso, un buen número de ventajas prácticas. Por su parte, el maletero, con 425 litros, es bastante correcto para sus dimensiones.

Audi A3 Sedán

Por fuera sereno, por dentro destacado. No es que su diseño de una de cal y otra de arena, pero si no te convence su exterior, su interior puede disiparte las dudas. El Audi A3 Sedán nos enseña su imagen, y nos reta a que pulsemos el botón de encendido. Será mañana cuando hablemos de su motor y de sus cualidades dinámicas. ¿Más o menos de lo que parece? Además, ¡podrás ver su videoprueba!

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *