Prueba BMW 420d Coupé, motor, conducción y consumos (con vídeo)

prueba-bmw-serie-4-coupe-420d--11

Ayer comenzábamos la prueba del nuevo BMW Serie 4 Coupé. Entonces analizamos su diseño, un aspecto clave en la concepción del coche, pero también su habitabilidad interior que mostraba que, a pesar de tratarse de un coupé, aún mantenía un nivel apropiado de confort para los 4 pasajeros a los que daba cobijo.

Hoy es el momento de ponerse a los mandos para conocer qué nos ofrece el BMW 420d Coupé, probablemente una de las alternativas más demandadas. Cuenta con un motor diésel de 184 caballos asociado, en nuestro caso, a un cambio automático de 8 relaciones y tracción trasera.

Equilibrio

prueba-bmw-serie-4-coupe-420d--15

La gama mecánica del BMW Serie 4 es tan amplia que no vamos a repasar todas las opciones. Existen alternativas diésel y gasolina de distintas potencias, desde los 184 caballos hasta los 313 caballos del diésel más potente. Por supuesto, también hay que sumar el más deportivo M4 a la ecuación con una potencia de 431 caballos.

Por tanto, ya te habrás dado cuenta de que nuestra unidad es la opción menos potente de la gama. Con carrocería Gran Coupé sí podremos acceder a un bloque diésel de 143 caballos, no así en el coupé. Del mismo modo, 184 caballos parecen más que suficientes para cualquier vehículo de su talla.

Es por ello que hablo de equilibrio para esta versión. Mientras que podemos equipar nuestro coche con una gama mecánica de lo más nutrida, el 420d Coupé destaca por unas prestaciones más que suficientes que no se riñen con un consumo exagerado. De hecho es una de sus virtudes.

Pero voy a empezar por los defectos. O el defecto. El motor diésel del BMW 420d tiene todavía unos peldaños que superar en refinamiento. Todavía se muestra algo tosco para lo que se estila a día de hoy. No es que sea especialmente molesto pero sí esperábamos un mayor nivel de refinamiento en cuanto a vibraciones y al sonido que llega al habitáculo.

prueba-bmw-serie-4-coupe-420d--10

Sin embargo, poco más peros se le pueden poner. De hecho, pese a su potencia los consumos son extremadamente comedidos, y es que no es complicado rondar los 5 l/100 km en autovía a ritmos legales. Nuestra media en una prueba de poco más de 1000 km y recorrido mixto se quedó en los 5,6 l/100 km. En ciudad el consumo ronda los 8 l/100 km y cuenta con un Start/Stop que, de nuevo, tiene todavía mucho que mejorar en cuanto a refinamiento.

Más allá el motor de 184 CV se lleva a la perfección con la caja automática de 8 relaciones. El motor empuja en cualquier régimen aunque, como antes decíamos, a alto régimen el sonido se hará bastante más evidente. La caja funciona de forma rápida y precisa, es muy suave y cuenta con modo de conducción a vela para desacoplar la caja del motor cuando levantamos el pie del acelerador.

Más GT que deportivo

prueba-bmw-serie-4-coupe-420d--13

Al BMW Serie 4 se le puede asociar más el atributo de gran turismo que el de deportivo. Por supuesto, tiene un gen deportivo atribuible a cualquier BMW, pero los ingenieros han apostado más firmemente por el confort de marcha que por un comportamiento realmente excitante. Y lógica no les falta.

Es capaz de llevarnos de una forma completamente cómoda en cualquier circunstancia, pero BMW ha jugado con los modos de conducción, hasta 4 disponibles, para ajustar el coche a lo que el conductor realmente necesita. Así contamos con los modos EcoPro, Confort, Sport y Sport+.

prueba-bmw-serie-4-coupe-420d--14

El modo EcoPro busca la máxima eficiencia, la caja engrana la marcha más alta posible, activa la conducción a vela y el pedal del acelerador nos obliga a hundir el pie para obtener mayor respuesta. El modo Confort no extrema tanto las condiciones para el consumo, mientras que los modos Sport y Sport+ avivan el coche con una dirección más dura, un cambio más atento y una suspensión más dura en caso de contar suspensión adaptativa.

La diferencia entre el modo Confort y Sport (el Sport+ además retrasa la entrada de las ayudas electrónicas) no es abismal, pero sí lo suficientemente grande como para convertir un coche burgués en uno más deportivo y agradable de usar en zonas más reviradas. Su reparto de pesos perfecto, su dirección directa y la tracción trasera hacen el resto.

Prueba BMW 420d Coupé

En modo Sport+ aún podemos jugar con la trasera con garantías de seguridad. Pero, cuidado, hay que buscarlo, no es un coche que precisamente te pida guerra. Cuando se la pides tú se muestra muy efectivo, con un límite muy alto y con unas reacciones muy nobles y neutras.

La dirección es bastante directa y tiene un tacto de lo más agradable, tanto mecánico como del propio volante. La suspensión, unida a una posición de conducción baja, apenas nos muestra balanceos a la vez que es capaz de filtrar las imperfecciones con contundencia. De hecho creo que el trabajo, el equilibrio que BMW ha conseguido con este coche es elogiable.

prueba-bmw-serie-4-coupe-420d--12

Sin embargo, no es un coche de sensaciones. Eso tal vez deberíamos de dejárselo a las versiones más potentes, incluyendo al todopoderoso BMW M4. El BMW 420d es todo uso por decirlo de alguna manera. Consigue llevarnos de A a B con estilo y el máximo confort, pero también te invitará a pulsar el modo Sport y jugar un rato cada vez que aparecen un par de curvas.

A todo ello hay que sumar un consumo que, insisto, hacen de este Serie 4 un vehículo extremadamente ahorrador. Con sus 57 l de depósito podremos realizar más de 1.000 km, lo que lo convierten en un auténtico gran turismo con el que viajar también a alta velocidad allá donde sea legal.

Cerramos hoy la prueba del BMW 420d para dar paso, mañana, a una última entrega de la prueba donde analizaremos con detalle la gama, algún equipamiento interesante a destacar y los precios.

Puedes conocer más acerca del BMW 420d Coupé en el apartado de diseño exterior e interior y en el análisis de precio y equipamiento.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Un comentario

  1.   Juan Luis dijo

    Buena prueba, realmente los chicos de BMW son pioneros en hacer maquinas deportivas. Es interesante esta opción de 184 cv, por lo tanto, las versiones superiores deben ser exquisitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *