Prueba BMW Serie 3 GT 320d, cuando tienes tres coches en uno

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Hoy, en Actualidad Motor, probamos el BMW Serie 3 GT, y lo hacemos con su versión 320d. Corría el año 2013 cuando la firma bávara lanzaba al mercado este modelo. Se trata de un producto un tanto extraño por mezclar varios tipos de coche en uno. Por un lado tenemos una berlina, por otro un familiar y por otro un coupé. ¿Qué buscaba la marca con este coche BMW Serie 3 GT?

BMW quería crear un coche más espacioso que los Serie 3 berlina y Serie 3 Touring, tomando su base de estos, y también aportar una diferenciación estética con una silueta muy suave que moría bruscamente en la zaga, con un portón del maletero elevado. ¿El resultado? Un producto más amplio, polivalente y cómodo; aunque menos deportivo que el resto de la gama y, probablemente, no tan bonito. El pasado año el modelo recibía este restyling que hoy ponemos a prueba.

Varios coches en uno

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Como decíamos unas líneas más arriba, el BMW Serie 3 GT ha buscado ser un producto más polivalente que el resto de la Serie 3, pero no para ello ha tenido que ofrecer una carrocería de tipo SUV. Sus dimensiones son bastante más grandes que las de sus hermanos de gama. Mide 4,82 metros de largo, 1,83 de ancho y 1,51 de alto, con una distancia entre ejes de 2,92 metros. De este modo, si lo comparamos con un Serie 3 berlina es casi 20 cm más largo, 2 cm más ancho y 8 cm más alto, ofreciendo una batalla 11 cm superior.

El lavado de cara no ha sido muy profundo en este Serie 3 Gran Turismo, recibiendo algunos cambios visuales, de equipamiento y mecánicos. Nuestra unidad cuenta con el paquete deportivo M, que añade paragolpes, taloneras, llantas y algunos otros detalles diferenciadores en su estética exterior. El frontal es más agresivo, con formas marcadas muy marcadas. En cualquier caso, sigue siendo muy reconocible como un BMW por su “doble riñón”. Los faros ahora son de LED (y adaptativos en nuestra unidad), sustituyendo a los del modelo anterior que los traía de xenón.

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

En la vista lateral podemos apreciar claramente las diferencias de formas y proporciones con un Serie 3 berlina o Touring que os citábamos un par de párrafos más arriba. El BMW Serie 3 GT tiene una carrocería con silueta de coupé pero muy elevada. Desde el inicio del parabrisas delantero la forma es suave hasta el final de la luna trasera, pero cae repentinamente y de forma vertical.

En las imágenes, al ser una carrocería tan alargada, no da la impresión de ser un coche alto, pero el metro no falla y el más de 1,5 de altura nos confirma que su altura es elevada. Igual nos ocurre con las llantas, que son de 19 pulgadas y en las imágenes aparentan ser bastante más pequeñas. Un detalle a destacar es que sus puertas no tienen marco superior, como en los auténticos coupé.

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

La zaga toma el diseño habitual de los pilotos de luces de BMW, contando con iluminación de LED. Sobre ellos, en el filo del portón del maletero, un alerón se desplegará al superar los 110 km/h de forma automática, aunque también podemos abrirlo cuando nosotros queramos con un botón ubicado en la puerta del conductor, junto al reglaje de los espejos. Por último, en la esquina inferior izquierda aparece una doble salida de escape circular y cromada que aumenta la deportividad de nuestra unidad.

Tome asiento y relájese

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Sin duda alguna, la gran baza de este BMW Serie 3 Gran Turismo es su espacio interior. La marca buscaba principalmente amplitud, y vaya que si lo consiguió. Eso sí, también es cierto que el exterior es notablemente más grande que el de su hermanos berlina y Touring. En las plazas delanteras no encontraremos muchas diferencias con el resto de la gama, aunque sí estamos (o eso nos ha parecido) en una posición más elevada y tenemos más margen en altura.

El plato fuerte son sus plazas traseras. Al “estirar” la distancia entre ejes, los pasajeros de los asientos posteriores disfrutan de un gran espacio para sus piernas. Colocando el asiento del conductor adaptado a mi estatura (mido 1,76 metros), me sobran muchos centímetros a la altura de las rodillas. El espacio para la cabeza no es tan bueno como el de piernas, pero personas de 1,80 podrán viajar sin rozar con la cabeza en el techo. La plaza central es notablemente menos aprovechable que las laterales pues, como es habitual, es más dura, estrecha y está elevada. Además, el túnel de transmisión es prominente e incomoda bastante.

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Respecto al maletero, también gana por goleada a un Serie 3 berlina. Contamos con portón, lo que siempre es un plus de practicidad, que se puede abrir y cerrar con pasar el pie por debajo del paragolpes. Una vez abierto nos encontramos con un espacio de carga de 520 litros, unas formas muy rectas y diversos huecos, raíles y enganches para distribuir y sujetar nuestro equipaje. Bajo la zona central existe un doble fondo que, como curiosidad, se puede mantener abierto gracias a un bombín hidráulico. Si abatimos la segunda fila de asientos el espacio aumenta hasta los 1.600 litros de capacidad.

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Ajustes y calidades made in BMW

Dependiendo de la versión, el equipamiento y los opcionales escogidos el interior tendrá unas terminaciones u otras. Nuestra unidad viene muy cargada de extras, además del acabado deportivo M. De esta forma, nos encontramos con un diseño muy típico de BMW donde todo queda ordenado y a mano. La pantalla principal, de 8,8 pulgadas, se encuentra en una posición alta y no está del todo integrada en el salpicadero, lo que mejora su visión durante la conducción.

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Las molduras en tono aluminio junto a las inserciones azuladas aportan un plus de deportividad, al igual que el volante deportivo y el reposapiés para el conductor de aluminio. Esta unidad también trae cuero Dakota con pespuntes azules en los asientos, que además incorporan regulación eléctrica tanto en el conductor como en el acompañante.

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Los materiales son muy buenos, tanto por su acolchado al tocarlos como por no presentar crujidos al presionar sobre las esquinas de los mismos. El volante también presenta un tacto fabuloso, algo muy de agradecer. Eso sí, pensamos que este coche debería traer freno de estacionamiento electrónico, pues no busca una conducción dinámica y su filosofía casa más con un freno de estacionamiento por botón que con uno tradicional. Otro aspecto a destacar, en esta ocasión para bien, es su equipo de sonido Harman/Kardon que, aunque cuesta la friolera de 1.290 euros, hace de su habitáculo una auténtica sala de conciertos.

Cuatro familias mecánicas

La gama de motorizaciones disponible en el BMW Serie 3 GT se divide en cuatro familias. Por un lado tenemos los bloques tetracilíndricos diésel, por otro los tetracilíndricos de gasolina, la familia seis cilindros diésel y, para finalizar, los seis cilindros de gasolina. Todos son sobrealimentados y, dependiendo de las versiones, se podrán asociar a cambios manuales o automáticos y propulsión trasera o integral xDrive.

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

En diésel con cuatro cilindros tenemos las variantes 318d y 320d, no habiendo opción para el “18” de asociarse a la tracción xDrive. El 318d rinde 150 CV, mientras que el 320d eroga 190 CV. Si nos pasamos a la familia de seis cilindros en línea de gasoil aparecen los 330d y 335d, ambos obligatoriamente se asocian a la tracción xDrive. El primero desarrolla 258 CV, mientras que el segundo entrega 313 CV.

En el apartado de gasolina con cuatro cilindros nos encontramos con los 320i y 330i. El 320i genera 184 CV, mientras que el 330i, que se puede asociar a propulsión simple o integral, tiene 252 CV a pleno rendimiento. La gama de seis cilindros de gasolina se compone únicamente por la versión 340i. Esta variante es la más potente de toda la gama y entrega nada menos que 326 CV a 5.500 rpm. Potencia más que de sobra para adelantar con mucha solvencia.

320d y cambio automático: el probado y el más equilibrado

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Como hemos dicho, nosotros probamos la variante 320d. Utiliza un bloque de 1.995 centímetros cúbicos con 16 válvulas y sobrealimentación mediante un turbocompresor de geometría variable. Los 190 CV se consiguen a un régimen de 4.000 rpm, mientras que su par motor máximo de 400 Nm está presente entre 1.750 y 2.500 rpm. Nuestra unidad monta el cambio automático deportivo Steptronic con 8 velocidades preestablecidas. Su consumo medio homologado es de 4,6 l/100 km.

La oferta de potencias va desde los 184 CV del 320i hasta los 326 CV del 340i. La versión probada, con motor 320d y cambio automático, nos ha resultado muy equilibrada para el uso habitual de este coche. Al no ser un vehículo que busque sensaciones deportivas, el cambio automático será un buen aliado para el conductor, pues es suave y bastante inteligente tanto en maniobras a baja velocidad como en vías rápidas.

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Respecto al motor en sí, no es una mecánica explosiva de las que te dejan pegado al asiento al hundir el pie derecho, pero su funcionamiento permite ganar velocidad con rapidez y adelantar sin problemas en carreteras de doble sentido aunque vayamos cargados. En frío y a baja velocidad sí se nota su sonoridad, pero una vez toma temperatura y/o aumentamos la velocidad de marcha pasará totalmente desapercibido.

Tampoco es una mecánica muy sedienta. Con recorridos de todo tipo y una conducción sin miramientos por el consumo de combustible, hemos obtenido un consumo de 6,5 l/100 km tras unos 800 km de prueba, lo que no es para nada elevado si tenemos en cuenta de que llevamos un turismo alto, de 190 CV, automático y con neumáticos de 225/45 delante y 255/40 detrás, en ambos ejes con llantas de 19 pulgadas.

Menos dinámico pero más confortable

Una vez en marcha con el BMW Serie 3 GT nos damos cuenta de que su comportamiento no es “tan BMW” como el resto de Serie 3. La marca bávara lo creó como un coche para viajar, y es por eso que su configuración esté más orientada al confort que a la deportividad. Su insonorización y aplomo en carretera está muy conseguido, absorbiendo también las irregularidades del terreno de forma magistral; y eso que llevamos llantas de 19 pulgadas con gomas runflat de perfil bajo y una suspensión deportiva M más dura que la de serie.

Este mayor confort tiene sus desventajas a la hora de buscar diversión en carreteras viradas. Entre el peso de casi 1.700 kilos junto a una gran distancia entre ejes lo hacen notablemente más torpe que el Serie 3 berlina. Es por ello que, buscando los límites, muestre una tendencia claramente subviradora. Por su parte, cuando pierde adherencia lo hace de forma suave y las ayudas electrónicas nos sacan pronto del apuro.

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Donde peor se defiende este modelo es en maniobras estrechas. Sus grandes dimensiones y larga batalla complican encontrar un sitio de aparcamiento en el que quepa. Por suerte, para maniobrar a baja velocidad, tenemos un buen aliado como es la cámara de marcha atrás, que proporciona unas imágenes nítidas y un gran rango de visión. Otro punto a favor de la unidad probada es el sistema de apertura y cierre del portón del maletero, que con solo pasar el pie por debajo del paragolpes se abrirá o cerrará. Ideal para cuando vamos muy cargados, al hacer la compra, por ejemplo.

No sabemos si es cuestión específico de nuestra unidad probada o bien si es algo generalizado en este modelo pero, al afrontar desniveles sin atacarlos con el coche totalmente recto (subir una pendiente de acceso a garaje que tiene también una ligera inclinación lateral) hemos apreciado algunos crujidos provenientes de la carrocería. Concretamente vienen de las zonas de las puertas, algo que, entendemos, ocurre por la ausencia del marco en su parte superior. Nada más a reprochar salvo este detalle.

Conclusiones

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Tras varias centenas de kilómetros con él, hemos podido conocer de primera mano por qué BMW se atrevió a lanzar un producto tan “extraño” como éste. Su comportamiento en vías rápidas es excepcional (a ritmos normales), resulta un coche muy cómodo y amplio para viajar, el espacio de carga es muy generoso y su estética es diferente a lo que estamos habituados. También tiene sus puntos negativos, como la menor agilidad y deportividad respecto a un Serie 3 berlina o Touring; pero como hay gustos de todo tipo y personas que se sienten atraídas por la imagen de la marca aunque buscan un planteamiento más tranquilo y una mayor facilidad de uso, tiene su lógica.

Eso sí, debemos recordar que es más grande y menos práctico al conducir por ciudad que sus hermanos de gama, no pasando tampoco por alto la gran diferencia de precio entre unos y otros. El BMW Serie 3 (berlina) arranca en los 34.300 euros, el Touring parte de los 36.300 euros y éste, el BMW Serie 3 GT, cuesta 40.750 euros en su versión de acceso. Nuestra unidad, por contar con un equipamiento muy completo y numerosos extras supera ligeramente los 70.000 euros; una cuantía muy elevada.

Equipamientos del BMW Serie 3 GT

Serie 3 GT

  • Airbags laterales delanteros
  • Ayuda al arranque en pendiente
  • Dirección asistida eléctrica
  • Volante multifunción con regulación en altura y profundidad
  • Desactivación del airbag del acompañante
  • Iluminación de LED incluidos los antiniebla delanteros
  • Llamada de emergencia inteligente
  • Retrovisores exteriores con ajuste eléctrico y calefactables
  • Portón eléctrico
  • Apoyabrazos central trasero
  • Botón de arranque y parada
  • Volante de cuero
  • Stop&Start
  • Cuatro elevalunas eléctricos
  • 6 altavoces
  • Climatizador bizona
  • Sensor de luz y lluvia
  • Tres tomas de 12 voltios
  • Carcasa de los retrovisores y manillas de las puertas en color de la carrocería
  • Cuadro de instrumentos con pantalla TFT
  • Alerón trasero activo
  • Pantalla de 6,5 pulgadas
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Neumáticos runflat

Advantage

  • Control de distancia de aparcamiento PDC
  • Control de crucero adaptativo
  • Sistema de navegación Business
  • Espejos exteriores e interior con antideslumbramiento automático
  • Speed Limit Info

Luxury

  • Parrilla con acabado cromado intenso
  • Paragolpes posteriores con elementos de diseño cromados
  • Llantas de aleación multirradio en 18 pulgadas
  • Anagrama Luxury Line
  • Molduras y bases de las ventanillas cromadas
  • Molduras del tubo de escape cromadas
  • Molduras en el estribo de la puerta con anagrama BMW
  • Asientos calefactables
  • Volante deportivo de cuero
  • Inserciones cromadas en el interior
  • Iluminación de montantes centrales
  • Paquete de iluminación

Sport

  • Llantas de aleación de 18 pulgadas específicas
  • Anagrama Sport Line
  • Molduras y bases de las ventanillas en Schwarz mate
  • Asientos deportivos en tela con detalles en “Rot” o “Grau”
  • Volante deportivo de cuero con costura a contraste en “Rot”
  • Cuadro de instrumentos con detalles en rojo
  • Modos de conducción incluyendo el Sport+

M Sport

  • Paquete aerodinámico M con paragolpes y faldones específicos
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas específicas
  • Suspensión deportiva M
  • Distintos M en los laterales
  • Molduras de entrada  y reposapies M
  • ASientos deportivos en tela/Alcantara
  • Volante M multifunción
  • Paquete de compartimentos

Precios BMW Serie 3 GT

Prueba BMW Serie 3 GT 320d M Sport

Motor Cambio Tracción Precio
Motor Cambio Tracción Precio
318d 150 CV Manual 6v Trasera 40.750 €
318d 150 CV Automático 8v Trasera 43.198 €
320d 190 CV Manual 6v Trasera 45.727 €
320d 190 CV Automático 8v Trasera 46.448 €
320d 190 CV Automático deportivo 8v Trasera 46.801 €
320d xDrive 190 CV Manual 6v Integral 46.500 €
320d xDrive 190 CV Automático 8v Integral 47.192 €
320d xDrive 190 CV Automático deportivo 8v Integral 47.545 €
330d xDrive 258 CV Automático 8v Integral 58.250 €
330d xDrive 258 CV Automático deportivo 8v Integral 58.616 €
335d xDrive 313 CV Automático 8v Integral 61.400 €
335d xDrive 313 CV Automático deportivo 8v Integral 61.766 €
320i 184 CV Manual 6v Trasera 42.300 €
320i 184 CV Automático 8v Trasera 44.844 €
320i 184 CV Automático deportivo 8v Trasera 45.211 €
330i 252 CV Automático 8v Trasera 49.700 €
330i 252 CV Automático deportivo 8v Trasera 50.066 €
330i xDrive 252 CV Automático 8v Integral 52.200 €
330i xDrive 252 CV Automático deportivo 8v Integral 52.566 €
340i xDrive 326 CV Automático 8v Integral 61.600 €
340i xDrive 326 CV Automático deportivo Integral 61.981 €

Como sabéis, este modelo puede configurarse con cualquiera de las versiones mecánicas clasificadas justo arriba y con cualquier paquete de equipamiento disponible. El precio extra a pagar por el paquete Advantage es 2.500 euros, el paquete Luxury cuesta 5.500 euros, por el Sport hay que desembolsar 3.800 euros y por el paquete deportivo M son 5.200 euros.

Opinión del editor

BMW Serie 3 GT 320d M Sport
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4 estrellas
40.750 a 67.481

    • BMW Serie 3 GT 320d M Sport
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 8 de Agosto de 2017
    • Diseño exterior
      Editor: 75%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 85%
    • Plazas delanteras
      Editor: 85%
    • Plazas traseras
      Editor: 90%
    • Maletero
      Editor: 90%
    • Mecánica
      Editor: 85%
    • Consumos
      Editor: 85%
    • Confort
      Editor: 90%
    • Precio
      Editor: 55%

    Resumen: Ponemos a prueba al BMW Serie 3 GT con su mecánica más equilibrada, la versión 320d con cambio automático. Se trata de un coche muy confortable y agradable, aunque es cierto que pierde deportividad frente al resto de la Serie 3.

    Pros

    • Habitabilidad y espacio de carga
    • Confort de marcha
    • Funcionamiento del conjunto motor-transmisión

    Contras

    • Precio elevado
    • Dimensiones muy superiores al Serie 3 berlina
    • Menor deportividad que el resto de la gama

    Galería de imágenes del BMW Serie 3 GT

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *