Prueba Ford Fiesta 1.0 Ecoboost 125 CV Titanium (con vídeo)

Prueba Ford Fiesta perfil delantero

El mercado automovilístico no para de evolucionar y ningún fabricante puede “echarse la siesta”. Pese a que los SUV representan una gran parte de las ventas en España, aproximadamente el 25 % de las comercializaciones son para el segmento B, donde prácticamente todas las marcas generalistas tienen presencia. Hoy probamos un modelo mítico en esta categoría, el Ford Fiesta, que lleva más de 4 décadas entre nosotros.

En la segunda mitad de 2017 la marca del óvalo azul lanzaba una nueva generación de su Ford Fiesta. Ésta dota al modelo producido en Colonia de una mejora de lo que ya de por sí era bueno, destacando aún más su comportamiento dinámico, pero, sobre todo, logrando un interior a la orden del día, tanto a nivel visual como en materia de tecnología e infoentretenimiento. De momento, os adelantamos que nos ha gustado mucho. Acompañadnos a conocerlo.

Entre otras cosas, la nueva generación ha variado sus dimensiones exteriores, haciéndolo ligeramente más grande que su predecesor. De este modo, nos encontramos con una carrocería que mide 4,04 metros de largo (+ 71 mm), por 1,73 de ancho (+ 12 mm) y 1,47 de alto. Por su parte la batalla crece solo 4 mm, situándose ahora en 2,49 metros; un tanto justa para los estándares actuales, lo que repercutirá negativamente en el espacio interior; pero antes de eso, vamos con el exterior

Diseño exterior conservador, perdiendo los característicos pilotos verticales

Prueba Ford Fiesta frontal

El nuevo modelo sigue siendo fácilmente reconocible como un Ford Fiesta desde la distancia, especialmente por su frontal. La parte delantera no ha variado demasiado respecto a la generación anterior, manteniendo pero modificando aspectos como las ópticas de luces o la rejilla principal. Respecto a los faros delanteros, recurren a la iluminación de led para la luz diurna, pero los proyectores principales no pueden ser de led ni de forma opcional. La rejilla sigue teniendo ese diseño tipo Aston Martin que tanto nos gusta, variando en diseño dependiendo de cada acabado. Eso sí, ahora cubre una mayor superficie.

La vista lateral tampoco ha cambiado demasiado, aunque por su la aleta trasera ya podemos intuir la sustitución de los pilotos verticales por otro diseño en disposición horizontal. En la zona de las puertas tenemos dos fuertes líneas de tensión, una ascendente a media altura que pasa por los tiradores y otra en la zona inferior de las puertas. Los diseños de llantas también son nuevos, siendo de 17 pulgadas en la unidad probada.

Prueba Ford Fiesta perfil trasero

Y como decíamos, es en la parte trasera donde aparecen más cambios. Lo más llamativo es la nueva colocación de la iluminación. Antes teníamos unos pilotos colocados en vertical y ahora se ubican de forma horizontal. A mí, personalmente, me gustaban más los anteriores, pero he de reconocer que el nuevo diseño aporta una mayor anchura visual. Y es que al cliente hay que convencerle con el precio, pero principalmente con la vista.

Un diseño interior lógico, elegante y con una pantalla de muy alta calidad

Diseño interior del Ford Fiesta

Dejando ya a un lado exterior y viendo su imagen interior, nos encontramos con un salto tremendo a nivel de diseño. El modelo anterior estaba muy desfasado, contando con una pequeña pantalla de dudosa calidad y un elevadísimo número de botones distribuidos por la plancha central que hacían poco intuitivo el manejo de las diferentes funciones. Por suerte, y como ves en las imágenes que acompañan a estas letras, todo esto ha cambiado.

Ahora, en lo alto del salpicadero luce una pantalla táctil que varía su tamaño dependiendo de las versiones, siendo de 8 pulgadas (opcional) en la unidad probada. Su manejo es sencillo y los menús están bien estructurados; mientras que su tacto es de los mejores del segmento, si no el mejor. Tiene la ventaja de que, aunque no está integrada con la línea del salpicadero, queda en una posición lo suficientemente alta como para no desviar en exceso la vista de la carretera, aunque hay muchas personas que prefieren las integradas en el salpicadero. Pese a ello -y por fortuna-, las funciones más básicas siguen realizándose mediante algunos lógicos botones físicos.

Pantalla de 8 pulgadas del Ford Fiesta

Es cierto que buena parte de los materiales son duros y algo ásperos, aunque también encontramos otros más blandos en la parte alta del salpicadero y en los apoyacodos de las puertas. Pese a que muchos elementos son algo bastos, sus ajustes son buenos y la sensación que transmiten los mandos que más utilizamos, como los satélites para los intermitentes o simplemente la ruleta para modificar el volumen de audio, transmiten calidad.

El cuadro de instrumentos tiene un diseño que no es ninguna revolución, siendo poco atrevido. Pero esto no significa nada en términos de practicidad, pues la información se muestra de forma clara. Tenemos dos diales principales, para revoluciones y velocidad, y una pequeña pantalla de fácil manejo y visión que muestra las típicas informaciones de consumo, autonomía o distancia recorrida, contando con dos parciales.

Las plazas delanteras del Ford Fiesta son correctas, pero las traseras muy justitas

Las plazas delanteras no difieren demasiado de cualquier otro modelo del segmento B. Su espacio es correcto, sin más, para personas de prácticamente cualquier talla. Los reglajes del asiento y la regulación de altura y profundidad del volante ayudan a que fácilmente encontremos una postura de conducción cómoda. Eso sí, si somos demasiado altos tendremos que retrasar el asiento y tal vez no dejemos el espacio suficiente para las piernas al ocupante trasero.

Espacio de las plazas traseras del Ford Fiesta

El Ford Fiesta no ha aumentado de forma notable su distancia entre ejes, por lo que la distancia para las piernas en las plazas traseras es uno de sus peores datos. Si viajamos cuatro adultos de entorno al 1,75 de altura no habrá problemas, pero cuatro personas de mayor altura comprometerán el confort en un trayecto largo. La cota de altura para la cabeza detrás es algo justa, aunque esta unidad viene con el doble techo solar que rebaja varios centímetros la distancia al techo. Como es habitual en este segmento B, el Ford Fiesta tampoco es recomendable para viajes con cinco personas. Visto el habitáculo, vamos con el maletero.

Un maletero en la media del segmento

Maletero del Ford Fiesta

En esta imagen, el suelo está colocado en su posición inferior

Cada vez demandamos más espacio interior y más capacidad de carga. El maletero del Ford Fiesta de cinco puertas es de 303 litros, siendo ligeramente inferior en la carrocería de tres puertas y algo lejano a las últimas incorporaciones al segmento, aunque se encuentra aproximadamente en la mitad de la tabla. Tenemos suelo a doble altura y una boca de carga que ha crecido ligeramente respecto a su predecesor. Los asientos traseros se pueden abatir en proporciones 60:40, obteniendo así un volumen de carga de casi 1.000 litros con el suelo prácticamente liso.

Amplia gama de motorizaciones y acabados

Botón de arranque Ford Fiesta

El Ford Fiesta está disponible con cuatro acabados diferenciados, que son Trend, Titanium, ST Line y Vignale. El acabado Trend es el de acceso, con un equipamiento básico. Mientras tanto, el Titanium -que es el que probamos-, tiene un equipamiento, calidades y apariencia suficiente. Para los que buscan una mayor deportividad estética sin ser necesario equipar un motor de altas prestaciones y consumos está el ST Line, una línea deportiva que le sienta como un guante. Y para finalizar tenemos el Vignale, que resulta mucho más lujoso y con mejores terminaciones. Próximamente llegarán un acabado Active, con estética crossover, y el deportivo Ford Fiesta ST, que desarrollará 200 CV de su nuevo motor 1.5 de tres cilindros.

En cuanto a las motorizaciones, el nuevo Fiesta está disponible con motorizaciones de gasolina y diésel. En gasolina tenemos un 1.1 atmosférico en versiones de 70 y 85 CV, mientras que el resto recurren al bloque 1.0 EcoBoost de tres cilindros con sobrealimentación para rendir potencias de 100, 125 y 140 CV. La gama diésel se compone de un motor 1.5 TDCi disponible en versiones de 85 y 120 CV. De todas estas opciones, la única disponible con cambio automático es el 1.0 EcoBoost de 100 CV.

Motor 1.0 Ecoboost 125 CV

Motor 1.0 EcoBoost Ford Fiesta

Esta versión del tricilíndrico 1.0 EcoBoost desarrolla 125 CV y 170 Nm de par, y se asocia a un cambio manual de 6 marchas. Como ya sabes, utiliza sobrealimentación por turbo, inyección directa y múltiples soluciones para contener el consumo de combustible. Según datos homologados, se conforma con un mixto de 4,3 l/100 km; aunque en la vida real será algo más. Entre sus prestaciones, encontramos un 0 a 100 km/h en 10 segundos y una velocidad máxima de 200 km/h.

Comportamiento dinámico

Y ya toca hablar de la parte más interesante de este utilitario. El Ford Fiesta lleva muchos años caracterizándose por su comportamiento ágil y dinámico. ¿Se mantiene en esta nueva generación? Por supuesto que sí. Como hemos dicho anteriormente, esta unidad viene equipada con el motor 1.0 de gasolina con 125 CV, que desarrolla una potencia más que suficiente para un modelo de este tipo, incluso me atrevería a decir que la versión de 100 CV de este mismo motor podría ser más lógica, aunque de momento no hemos podido probarlo.

Prueba Ford Fiesta

Pero antes de arrancarlo, queremos hacer un repaso a las mejoras más importantes que Ford dice haber introducido en este nuevo modelo. A bote pronto, la marca afirma que el nuevo Fiesta ofrece un 10 % más de agarre lateral. Parece un dato sin más, pero es de gran importancia. Esto se ha conseguido gracias a una nueva configuración de la suspensión, pero también por un mayor ancho de vías, lo que también ayuda a rebajar el centro de gravedad.

Tampoco podemos pasar por alto el aumento en un 15 % de la rigidez torsional del chasis o que, ahora, todas las versiones de más de 100 CV utilizan frenos de disco en el tren trasero, reduciendo la distancia de frenado en nada menos que un 8 % a 100 km/h. A esto hay que añadir nuevos silentblocks y elementos absorbentes que logran un mejor comportamiento.

Ahora sí. Con el mando en el bolsillo -pues cuenta con acceso y arranque sin llave-, nos acercamos al coche, tiramos de la manilla y la puerta se abre. Nos ponemos el cinturón, pie derecho al freno, izquierdo al embrague y dedo al botón de arranque. El tricilíndrico cobra vida. La rumorosidad está muy bien resuelta para tratarse de un segmento B, aunque es cierto que en determinadas situaciones notamos alguna ligera vibración del propulsor; pero nada descabellado. Sin más, metemos primera y salimos.

Prueba Ford Fiesta perfil delantero

Recorremos nuestros primeros kilómetros por la ciudad y, ya en estos compases, apreciamos la agilidad de la que antes os hablaba. Se mueve cual pez en el agua entre el tráfico y las calles más ratoneras, aunque es cierto que echamos de menos una mayor superficie de los espejos retrovisores exteriores, que se nos antojan algo pequeños.

La suspensión es algo más dura que en la mayoría de modelos de la competencia, pero logra un gran compromiso y, al menos para mí, no resulta incómoda en ningún momento -ni al sobrepasar los famosos guardias tumbados que abundan en nuestras ciudades-. La dirección también tiene un mayor peso, pero no será ni mucho menos un impedimento a la hora de maniobrar. Por su parte, el tacto de los pedales de embrague y freno es bueno y progresivo, lo que siempre ayuda a dosificar y a controlar mejor tanto las maniobras lentas como las frenadas.

Prueba Ford Fiesta perfil delantero

Dispuestos a salir a autovía, llega un carril de aceleración algo corto. Bajamos marchas para ver qué tal responde y, sin apenas tener un lag apreciable, enseguida sube de vueltas cuando aceleramos a fondo. Y eso que las relaciones de marchas son algo largas. Los recorridos de la palanca no son excesivamente largos, pero es cierto que si fueran un poquito más breves nos transmitirían una mayor deportividad. En cualquier caso, recordamos que estamos ante una versión totalmente normal.

Una vez en autovía, empezamos a fijarnos en detalles como su aplomo a alta velocidad o la buena insonorización del conjunto. El nuevo Ford Fiesta logra transmitir una alta sensación de calidad y seguridad, pareciendo que estemos ante un modelo de mayores dimensiones, como si condujéramos un vehículo del segmento C. Esto es algo a destacar pues, como hemos dicho anteriormente, no ofrece una de las mayores batallas de la categoría. Como citábamos, la insonorización es muy buena y contiene gratamente los ruidos de rodadura y aerodinámica.

Prueba Ford Fiesta lateral trasera

En cuanto a la respuesta del motor, en ningún momento echamos en falta más potencia o par motor. Recupera velocidad con relativa celeridad y no tiene problemas en mantener el ritmo en sexta aunque nos enfrentemos a una pendiente. Además, el control de crucero adaptativo “reduce” nuestro trabajo. Si te preguntas por consumos en viaje, normalmente estaremos ligeramente por debajo de los 5,5 l/100 km si nuestra velocidad no sobrepasa la legalidad, aunque también es cierto que lo hemos medido con un solo ocupante.

La confianza y buen tacto que transmite nos “ha obligado” -bendita obligación- a buscar un puerto de montaña. No para ir con el cuchillo entre los dientes, pero sí para buscarle un poco las cosquillas y comprobar sus reacciones. Empezamos a enlazar curvas y la relación del cambio, como antes hemos citado se nos antoja algo larga, pero tiene el punto positivo de que, junto con la sobrealimentación y buena cifra de par del motor, no se nos acumula el trabajo al no tener que jugar constantemente con la palanca de cambios.

Prueba Ford Fiesta trasera

Vamos trazando y, aunque el esté en perfecto estado, si la velocidad está dentro de la moralidad no perderemos la trayectoria. El Ford Fiesta pisa bien y mantiene la dirección que hemos marcado con el volante. Una dirección que, por cierto, nos parece precisa y más directa de lo que nos esperábamos, transmitiendo a nuestras manos un poco más información de lo habitual en este tipo de coche, algo que siempre es muy de agradecer. A destacar que el tacto, diámetro y grosor del volante nos parecen ideales.

Aumentamos el ritmo y vemos que no aparecen inclinaciones notables de la carrocería así como así. El coche gira relativamente plano y apoya muy pocos instantes después de haber “metido volante”. Si en pleno viraje levantamos el pie del gas la zaga redondea muy ligeramente la curva, pero siempre con todo bajo control y sin el más mínimo peligro o reacción brusca. Si damos gas, el sistema Electronic Torque Vectoring Control ayuda a meter el morro sin que el conductor lo aprecie. Tampoco se le atragantan los cambios de apoyo, volviendo a demostrarnos -una vez más- su notable agilidad.

Consumos Ford Fiesta 1.0 EcoBoost

Logo Ford Fiesta

Aunque, como es habitual, queda lejos de los datos de homologación, el Ford Fiesta probado, con la mecánica 1.0 de 125 CV, se conforma con poco combustible. Nuestro consumo mixto, a lo largo de unos 600 kilómetros de prueba ha rondado siempre entre los 5 y 6 litros, quedando al final en 5,7 según el cuadro de instrumentos. En ciudad estaremos rondando los 6 litros, mientras que no es complicado bajarlo ligeramente de 5 en carreteras de doble sentido a poco que seamos dóciles con el gas. Como dijimos anteriormente, en autovía y a 120 rondaremos los 5,5 l/100 km.

Conclusiones tras probar el Ford Fiesta

El Ford Fiesta da un salto importante respecto a su predecesor, especialmente en el diseño interior y en la calidad de rodadura. La única pega es que el espacio para las plazas traseras es bastante justo, existiendo alternativas más amplias aquí detrás. La capacidad del maletero tampoco es su mejor virtud, estableciéndose más o menos en la media del segmento pero quedando bastante lejos de rivales directos como el Seat Ibiza (aquí tienes la prueba del nuevo Ibiza), que también ha presentado una nueva generación recientemente.

Techo solar del Ford Fiesta

Entre sus puntos fuertes podemos destacar un notable equipamiento en materia de seguridad (aunque muchos sistemas y elementos son opcionales), un diseño interior bastante lógico e inteligente, multitud de opciones de configuración y, probablemente, el mejor chasis en cuanto a dinamismo sin sacrificar el confort; siendo muy refinado y apto tanto para trayectos urbanos como a la hora de circular por vías rápidas durante largos viajes.

No nos olvidamos de sus asistentes de seguridad, que no son precisamente pocos, y de todos los equipamientos que pueda incorporar. Para tratarse de un modelo para el segmento B son muchos, aunque no es menos cierto que la gran mayoría de ellos son elementos opcionales por los que hay que desembolsar un dinero extra. La ausencia de iluminación principal de led nos ha dejado algo fríos, pues no se ofrece ni siquiera como elemento opcional.

Prueba Ford Fiesta perfil delantero

Pese a que el Fiesta no está pensado “para ir de tramo” -como el Ford Fiesta ST200 que probamos meses atrás-, la escapada por un tramo revirado nos ha dejado claro que el Ford Fiesta no se achanta cuando se le exige dinamismo, lo que nos lleva a afirmar que es una de las mejores alternativas para aquellos que busquen un punto más deportivo en un utilitario normal, si no la mejor. Además, no es necesario ir a ritmos de locos para disfrutar del simple hecho de trazar curvas. Eso sí, estas sensaciones nos han dejado con ganas de explorar a fondo el próximo Ford Fiesta ST de 200 CV, con motor tricilíndrico de 1.500 cc, que está a punto de llegar a los concesionarios.

Equipamiento Ford Fiesta

Llanta del Ford Fiesta

Trend

  • Aire acondicionado
  • Dos posavasos
  • Guantera iluminada
  • Columna de dirección ajustable
  • Cierre centralizado por control remoto
  • Radio con Bluetooth, 2 puertos USB, 6 altavoces y pantalla de 4,2 pulgadas
  • Sistema de conectividad y control por voz Sync 1
  • Asistente de emergencia
  • Retrovisores exteriores termoeléctricos en color de la carrocería y con intermitentes integrados
  • Faros halógenos con luz diurna
  • Paragolpes en el color de la carrocería
  • Llantas de acero en 16 pulgadas

Trend+

  • Añade al equipamiento Trend:
  • Elevalunas eléctricos delanteros de un solo toque
  • Sensores de aparcamiento posteriores
  • Pantalla multifunción táctil y a color de 6,5 pulgadas
  • Sistema de conectividad y control por voz Sync III con Apple CarPlay y Android Auto
  • Cornering lights
  • Encendido automático de luces
  • Faros delanteros antiniebla

Titanium

  • Añade a Trend+:
  • Consola central con reposabrazos y huecos portaobjetos
  • Luz ambiente interior en led
  • Pomo del cambio y freno de mano forrados en piel
  • Ajuste lumbar del asiento del conductor
  • Alfombrillas delanteras y traseras exclusivas
  • Volante de tres radios forrado en piel
  • Asientos Sport estilo Titanium
  • Faros halógenos con luz diurna de led
  • Pilotos traseros de led
  • Parrilla delantera cromada exclusiva Titanium
  • Llantas de aleación de 16 pulgadas Titanium Design

ST-Line

  • Pomo de palanca de cambios de aluminio exclusiva de este acabado
  • Asientos deportivos estilo ST Line
  • Pedales en aluminio
  • Botón de arranque “Ford Power”
  • Alfombrillas específicas
  • Umbral de las puertas específico ST Line
  • Emblemas exteriores ST Line
  • Tubo de escape con acabado cromado
  • Parrilla tipo panal exclusiva del ST Line
  • Paragolpes más deportivos específicos de este acabado
  • Llantas de aleación ST Line design en 17 pulgadas

Vignale

  • Añade a Titanium:
  • Control de crucero
  • Climatizador automático
  • Salpicadero estilo piel Vignale
  • Pomo de la palanca de cambios exclusivo en aluminio
  • Tapicería parcial de piel
  • Ajustes de asiento conductor y pasajero en cuatro posiciones y reglaje lumbar
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros de un toque y cierre remoto
  • Apertura y arranque sin llave
  • Suelo del maletero ajustable en dos alturas
  • Alfombrillas específicas
  • Bocina con doble tono
  • Sistema de reconocimiento de señales de tráfico
  • Pantalla de información de 4,2 pulgadas en el cuadro de instrumentos
  • Pantalla táctil multifunción de 8 pulgadas para infoentretenimiento
  • Radio bluetooth con 7 altavoces
  • Umbral de las puertas específico Vignale
  • Parrilla delantera exclusiva
  • Emblemas Vignale en el exterior
  • Paragolpes delantero y traseros específicos
  • Llantas de aleación Vignale design en 17 pulgadas

Precios Ford Fiesta

Prueba y precios del Ford Fiesta

Motor Carrocería Acabado Cambio Precio
Motor Carrocería Acabado Cambio Precio
1.1 Ti-VCT 70 CV 3 puertas Trend Manual 5v 15.045 €
1.5 TDCi 85 CV 3 puertas Trend Manual 6v 16.945 €
1.1 Ti-VCT 70 CV 5 puertas Trend Manual 5v 15.895 €
1.5 TDCi 85 CV 5 puertas Trend Manual 6v 17.495 €
1.1 Ti-VCT 85 CV 5 puertas Trend+ Manual 5v 16.475 €
1.0 EcoBoost 100 CV 5 puertas Trend+ Manual 6v 17.475 €
1.5 TDCi 85 CV 5 puertas Trend+ Manual 6v 18.075 €
1.0 EcoBoost 100 CV 5 puertas Titanium Manual 6v 18.145 €
1.0 EcoBoost 100 CV 5 puertas Titanium Automático 6v 19.645 €
1.0 EcoBoost 125 CV 5 puertas Titanium Manual 6v 18.895 €
1.5 TDCi 120 CV 5 puertas Titanium Manual 6v 19.795 €
1.5 TDCi 85 CV 5 puertas Titanium Manual 6v 18.745 €
1.5 TDCi 85 CV 3 puertas ST Line Manual 6v 18.545 €
1.0 EcoBoost 100 CV 3 puertas ST Line Manual 6v 17.945 €
1.0 EcoBoost 140 CV 3 puertas ST Line Manual 6v 19.145 €
1.5 TDCi 85 CV 5 puertas ST Line Manual 6v 19.095 €
1.5 TDCi 120 CV 5 puertas ST Line Manual 6v 20.145 €
1.0 EcoBoost 125 CV 5 puertas ST Line Manual 6v 19.245 €
1.0 EcoBoost 100 CV 5 puertas ST Line Manual 6v 18.495 €
1.0 EcoBoost 140 CV 5 puertas ST Line Manual 6v 19.695 €
1.5 TDCi 85 CV 5 puertas Vignale Manual 6v 21.495 €
1.5 TDCi 120 CV 5 puertas Vignale Manual 6v 22.345 €
1.0 EcoBoost 125 CV 5 puertas Vignale Manual 6v 21.445 €
1.0 EcoBoost 100 CV 5 puertas Vignale Automático 6v 22.195 €
1.0 EcoBoost 100 CV 5 puertas Vignale Manual 6v 20.695 €

Opinión del editor

Ford Fiesta 1.0 Ecoboost 125 CV Titanium
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas
15.045 a 22.345
  • 80%

  • Ford Fiesta 1.0 Ecoboost 125 CV Titanium
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 15 de febrero de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 65%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 85%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 50%
  • Maletero
    Editor: 60%
  • Mecánica
    Editor: 80%
  • Consumos
    Editor: 85%
  • Confort
    Editor: 90%
  • Precio
    Editor: 80%

Pros

  • Carácter dinámico y agilidad
  • Nuevo diseño de su interior
  • Consumos ajustados

Contras

  • Habitabilidad de las plazas traseras
  • Diseño del frontal continuista
  • Maletero algo justo

Galería de imágenes del Ford Fiesta

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Un comentario

  1.   Jesús de la Fuente dijo

    Por la ausencia de faros de led no os preocupéis, el nuevo Fiesta ST y Active ya vienen con ellos, se irán además introduciendo al resto de la gama o lo largo del presente año.
    Gran prueba y grandísimo coche.
    El próximo ST va a ser la bomba.
    Enhorabuena 👏👏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *