Prueba Mazda MX-5 RF 2.0 160 CV: La unión del hombre y la máquina (con vídeo)

Prueba Mazda MX-5 RF

Jinba Ittai, o la unión del hombre y el caballo, es una filosofía que Mazda aplica a cada modelo de su completa gama. El MX-5 es, probablemente, el que más se ajusta a ella. Entrar a un modelo tan mítico como éste es un ritual, pero no uno siniestro, uno de los que dejan buen sabor de boca, uno con principio y final feliz.

El Mazda MX-5, al igual que unos pocos elegidos como el Toyota GT86 o el Nissan 370Z, es un rara avis. Su motor es atmosférico, un tipo de propulsor que poco a poco se está eliminando del mercado. Además, es tracción trasera, y es en el mismo eje trasero, donde encontramos un diferencial autoblocante que será uno de los encargados de dotar al conocido como Miata, del toque para convertirlo en uno de los mejores coches para disfrutar en la conducción.

La opción RF –Retractable Fastback– fue producida para satisfacer a aquellos potenciales clientes que no les convencía el formato de capota de lona. En mi opinión, Mazda acertó de lleno porque no solo recuperó el Mazda MX-5 Roadster Coupé que pudimos ver en la tercera generación, sino que tan solo aumentó el peso en 47 kilogramos, lo que reduce la diferencia entre las dos variantes del conocido deportivo japonés.

Kodo como línea de diseño

Si algo me gusta de Mazda es la homogeneidad de sus formas en todos sus modelos. No son copias los unos de los otros, sino que comparten elementos que hacen reconocer fácilmente que el modelo que estamos observando pertenece a la casa japonesa. El único deportivo de toda la gama actual de Mazda no iba a ser menos.

El frontal se caracteriza por un aspecto fuerte y elegante. Esta personalidad la aportan los LEDs en forma de lágrima, los cuales se complementan con la gran calandra donde reposa el logo de la marca. Los faros delanteros, que incorporan el sistema de iluminación frontal adaptativa (AFS) giran el foco de luz dependiendo de la posición del volante y de la velocidad a la que circulemos para ofrecer una conducción más segura. A los lados, por encima de unas tomas de aire que sirven para refrigerar los frenos, encontramos un par de LED diurnos.

Prueba Mazda MX-5 RF

En la parte lateral predomina la silueta del Mazda MX-5 RF. Las líneas del targa lo transforman en un Miata Coupé, algo que agradecemos que Mazda haya traído de vuelta. Si nos centramos en la parte delantera, veremos la caída que tiene el capó y lo grande que parece con respecto al resto del coche. En la zona del habitáculo nos daremos cuenta de que realmente el coche es muy pequeño, ya que los asientos están ubicados muy cerca del eje trasero. Personalmente, la silueta coupé que luce este RF me parece espectacular, y lo dota de un aspecto más deportivo y agresivo que la variante de lona.

En la zaga, ese aspecto feroz y agresivo que reina en todo el conjunto del coche desaparece. Destaca el colín de dos salidas para el tubo de escape, el cual nos proporcionará un sonido muy racing y no muy grave, un sonido que se amolda al MX-5 RF. Por otro lado, nos encontraremos las ópticas traseras, que, en mi opinión, se diferencian bastante de las líneas de diseño del coche y parecen estar ubicadas sin darle mucha importancia. Al menos es la sensación que me transmiten.

El diseño exterior del Mazda MX-5 RF ha cambiado considerablemente con respecto a la anterior generación, la tercera, y lo ha modernizado adoptando la línea de diseño Kodo, un conjunto estético que lo dota de la justa agresividad y deportividad.

Un interior muy cuidado

Prueba Mazda MX-5 RF

Si alguna vez te has montado en un Mazda de última generación, te darás cuenta rápidamente que su interior está bien construido. En el caso del Mazda MX-5, a pesar de su pequeño habitáculo, es así. Lo primero que notaremos al subirnos al pequeño targa es la calidad de sus asientos. Unos asientos que, aunque no están firmados por ningún fabricante, son de buena calidad y están acabados en cuero de Nappa –disponible únicamente en la versión que probamos-.

El volante, terminado en cuero, ofrece una sensación muy agradable y ubica todos los controles necesarios para que el conductor no pierda la concentración buscando botones por el salpicadero. La palanca de cambios ofrece un tacto metálico muy confortable a la mano –salvo que hayas aparcado descapotado en pleno agosto, no os lo recomendamos– y los números de las seis velocidades están orientados al conductor, un detalle que demuestra la pasión y el mimo que ha puesto Mazda a la hora de construir el MX-5.

Prueba Mazda MX-5 RF

El salpicadero se muestra limpio y ubica la pantalla táctil –hasta 30 km/h por hora– y tres ruedas que servirán para el ajuste de la climatización. Las toberas de salida del aire están muy bien construidas, pudiendo regular el flujo girando una pequeña ruleta en el centro de las mismas. Es un detalle que recuerda a marcas premium y que es de agradecer que Mazda las haya incorporado en la mayoría de sus modelos.

Siguiendo por la consola central, nos encontraremos un hueco portaobjetos bastante amplio para lo que son las medidas del habitáculo. Debajo de la ruleta para navegar por el sistema de infoentretenimiento, nos encontramos uno de los aspectos negativos en el diseño interior del Mazda MX-5. Es algo habitual en varios modelos de la marca el incluir una ruleta para el ajuste del volumen, la cual si en vehículos en los que disponemos de más amplitud en el habitáculo ya constituyen un impedimento, en el MX-5 es algo que se agrava. Tendremos que hacer malabarismos para acceder a ella. Debajo del control de volumen se ubica una pequeña guantera.

La parte trasera del habitáculo es difícil de acceder una vez estamos sentados. Cuenta con una gran guantera donde además de guardar la documentación del coche, nos permitirá guardar objetos que nos puedan venir bien a lo largo del trayecto. También dispone de dos posavasos muy útiles, aunque quizá nos molesten si somos algo agresivos con los movimientos al cambiar de marcha.

En el habitáculo se echa mucho en falta una guantera en la posición del copiloto, que imaginamos no está ubicada en esa posición por temas de espacio. Por otra parte, el acompañante contará con un hueco donde podrá ubicar el posavasos para una mejor accesibilidad al mismo.

Prueba Mazda MX-5 RF

Dos puntos negativos que quizá no puedan verse a simple vista es que el volante carece de regulación en profundidad. Esto hará que nos tengamos que amoldar a la posición del Mazda MX-5, en lugar de él a nosotros. Las personas que midan más de 1.85 metros lo pasarán mal, ya no para entrar al coche, sino para configurar su posición de conducción.

Por otro lado, el túnel de transmisión es ancho, y quizá puede que a alguien le resulte molesto tener una protuberancia cerca de los pedales –en el lado del copiloto ocurre lo mismo-. Pero esta no es la mayor pega, ya que no sé si será por el modelo de pruebas o es algo generalizado, pero el túnel de transmisión se calienta lo suficiente como para ser molesto en la zona de la consola central más cercana al copiloto.

Un motor acorde con el coche

Prueba Mazda MX-5 RF

Mazda es una empresa con carácter. A diferencia de muchos fabricantes de automóviles, que utilizan motores turboalimentados, los de Hiroshima lo tienen claro, y apuestan por sus motores Skyactiv, unos propulsores atmosféricos que a diferencia de lo que se esperaba antes de esta apuesta de la marca japonesa, les han funcionado, y les funcionan, realmente bien.

El Mazda MX-5, tanto la versión de techo rígido como la de lona, cuenta con dos motores. El primero es un 1.5 litros que rinde 131 CV, disponible únicamente en el acabado más base. El segundo, que es el motor que pudimos probar, es un 2.0 litros de 160 CV.

Los motores de gasolina que utiliza Mazda para todos sus modelos, no solo para el MX-5, son atmosféricos de alta compresión13:1– y cuentan con la tecnología desarrollada por la firma japonesa denominada Skyactiv.

Prueba Mazda MX-5 RF

A pesar de ser un atmosférico, la marca ha reforzado el par en el rango de bajas y medias revoluciones, y eso es algo que se nota bastante, ya que no es para nada perezoso en esa banda de vueltas. A partir de 1.500 rpm tendremos un coche vivo, y no será necesario bajar de marcha para realizar un adelantamiento, por poner un ejemplo.

En las 4.500 rpm, el motor del Mazda se transforma. Suena algo más y notaremos que disponemos de más potencia al instante. Será finalmente en las 6.000 rpm cuando nos otorgue todo su potencial, los 160 CV de los que dispone este motor de 2.0 litros.

Para transmitir la fuerza, Mazda utiliza dos tipos de transmisiones. La primera es una manual de 6 velocidades, la cual recomendamos. Engranar marchas en el Mazda MX-5 es una delicia gracias a su tacto mecánico y a sus cambios cortos y directos. Sin duda, nos sentiremos en armonía con el coche. La segunda es una transmisión automática, que, a falta de poder probarla, dudo que sea tan adecuada para este tipo de vehículo tanto como la variante manual. Como curiosidad, solo está disponible para la versión RF, el motor de 2.0 litros y Europa.

Consumos

Al no contar con un sistema de turbo que ayude en bajas y medias revoluciones, quizá gasta algo más de lo que podríamos esperar. Aun así, el consumo del Mazda MX-5 es bastante comedido. Su depósito de gasolina es de 45 litros.

Versión Consumo urbano Consumo extraurbano Consumo medio
Versión Consumo urbano Consumo extraurbano Consumo medio
Mazda MX-5 RF 2.0 Medido 7.7 l/100 km 6.8 l/100 km 7.1 l/100 km
Mazda MX-5 RF 2.0 Homologado 8.7 l/100 km 5.4 l/100 km 6.6 l/100 km

Jinba Ittai siempre presente

Prueba Mazda MX-5 RF

Hablar del Mazda MX-5 RF es hablar de precisión, ligereza y deportividad, tres aspectos que se tuvieron muy en cuenta en el nacimiento del primer MX-5 en 1989. La firma japonesa buscaba producir un automóvil similar a los deportivos ingleses, como los Lotus, pero algo más asequibles para el público. Con esas tres premisas, surgió el que hasta ahora es el roadster más vendido del mundo.

Pero… ¿qué hace especial a un MX-5? Es un coche pequeño, ligero, ágil y encima su precio no es desorbitado. Además, cuenta con un diferencial autoblocante que será nuestro mayor aliado en carreteras reviradas, entorno donde el Mazda MX-5 se encuentra muy cómodo. Conducir un MX-5 a cielo abierto por una carretera de este tipo no es una experiencia más, es la experiencia. Te olvidas de los caballos y de los superdeportivos, y te centras en lo que te transmite el coche.

Cambios rápidos y cortos, el tacto mecánico de la caja de cambios, la eficiencia del motor de 2.0 litros a bajas revoluciones, sin duda, es algo difícil de explicar. Será en este tipo de carreteras con curvas donde te sientes en sintonía con el coche. Sus 160 CV son suficientes para no salirse de las velocidades legales y aun así disfrutar en la conducción.

En ciudad la cosa cambia, aunque no demasiado. Sí que es cierto que su suspensión es dura, tiene que serlo para ser competente en curvas, pero no es incómoda, me explico. A la hora de tomar badenes o coger algún bache indeseado, el MX-5 no es molesto, y absorbe bien las irregularidades del pavimento.

Por otro lado, tendremos que vigilar muy bien cuál es el estado de la vía ya que quizá nos demos alguna que otra sorpresa si aceleramos de forma brusca, ya que, a pesar de tener el control de tracción activo, puede que el sobreviraje actúe. No es algo grave ya que el Mazda MX-5 RF es un coche muy manejable, pero habrá que tenerlo en cuenta.

Prueba Mazda MX-5 RF

Con la capota cerrada, el ruido del viento cuando circulamos por autovía será ligeramente superior a lo que podríamos encontrar en cualquier coche, pero para nada será molesto. Esta es una de las ventajas con respecto a la variante con techo de lona. Circular a 120 km/h por una autovía con la capota abierta sí que puede ser algo molesto, sobre todo si vamos a recorrer muchos kilómetros. No oiremos a nuestro copiloto, tendremos que subir el volumen de la radio y, aunque no demasiado, notaremos el viento, pero para eso es un descapotable, ¿no?

Pequeño pero equipado

El pequeño descapotable japonés está disponible en seis niveles de acabados: Style, Luxury, Style+, Luxury Sport, Luxury Nappa e Ignition.

El interior del Nappa Edition destaca por su acabado en cuero. Los asientos están forrados por este material, mientras que el salpicadero incorpora plásticos con imitación a cuero de buena calidad. No se notan crujidos y la construcción está bien realizada.

Prueba Mazda MX-5 RF

En cuanto a seguridad, el Mazda MX-5 RF Nappa cuenta con sistema de alerta de cambio involuntario de carril, control de ángulo muerto y alerta de cambio de carril. Las ópticas incorporan tecnología direccional, que gira los haces de luz en la dirección en la que giremos el volante, además de un sistema de control para las luces de largo alcance que hará que no molestemos a los coches que vienen en sentido opuesto.

Conclusión

El Mazda MX-5 es único en su especie. Hay coches que poseen las mismas características: motor atmosférico -incluso más potente-, tracción trasera, diferencial autoblocante, buena puesta a punto…pero el mítico Miata es un rara avis. Ya sea por su corta longitud o por la sensación de libertad al conducirlo, Mazda ha conseguido que nos fundamos en uno con él.

Pese a contar con puntos negativos como la inexistencia de regulación en profundidad del volante o unos controles para el sistema de infoentretenimiento muy mal ubicados, si buscas un coche con estas características, solo encontrarás este. Corto, ligero, ágil y de precio comedido con respecto a sus rivales son las bazas de un Mazda MX-5 que después de 28 años desde su presentación, sigue pegando fuerte.

Equipamiento del Mazda MX-5 RF

Style

  • Ordenador de abordo
  • Sistema MZD Connect con pantalla táctil de 7 pulgadas
  • Sistema de sonido con 6 altavoces
  • Volante con mandos de audio y Bluetooth
  • Aire acondicionado
  • Control de crucero
  • Elevalunas eléctricos
  • Faros Full LED
  • Retrovisores calefactados y eléctricos
  • DSC con control de tracción

Style +

  • Radio digital DAB
  • Tapicería de cuero
  • Asientos calefactados
  • Climatizador automático
  • Retrovisor con oscurecimiento automático
  • Sensor de lluvia y luces
  • Sistema de alerta de cambio involuntario de carril (LDWS)

Luxury

  • Todo lo anterior
  • Navegador
  • Sistema de sonido Bose con 9 altavoces
  • Acceso inteligente sin llave
  • Sensores de aparcamiento traseros
  • Control de luces de largo alcance (HBC)
  • Control de ángulo muerto avanzado (BSM)
  • Detector de tráfico trasero (RCTA)
  • Sistema de iluminación direccional (AFLS)

Luxury Sport

  • Todo lo anterior
  • Asientos RECARO
  • i-Stop e i-Eloop
  • Retrovisores exteriores del color de la carrocería
  • Barra antitorsión
  • Diferencial autoblocante
  • Suspensión deportiva Bilstein

Luxury Nappa

  • Todo lo anterior
  • Asientos de cuero nappa en color marrón
  • Línea central del salpicadero en cuero nappa
  • Revestimiento interior de las puertas en cuero nappa
  • Tapicería de cuero

Ignition

  • Todo lo anterior
  • Asientos RECARO
  • Salpicadero en Alcantara
  • Retrovisores exteriores en Piano Black
  • Techo en color Piano Black
  • Barra antitorsión
  • Suspensión deportiva Bilstein

Precios del Mazda MX-5 RF

Versión Motor Cambio Tracción Precio
Versión Motor Cambio Tracción Precio
Style 1.5 131 CV Manual 6v Trasera 25.500 €
Style + 1.5 131 CV Manual 6v Trasera 27.100 €
Luxury 1.5 131 CV Manual 6v Trasera 28.300 €
Style + 2.0 160 CV Manual 6v Trasera 28.300 €
Luxury 2.0 160 CV Manual 6v Trasera 29.500 €
Nappa Edition 2.0 160 CV Manual 6v Trasera 29.900 €
Luxury 2.0 AT 160 CV Automática 6v Trasera 31.300 €
Luxury Pack Sport 2.0 160 CV Manual 6v Trasera 31.300 €
Ignition 2.0 160 CV Manual 6v Trasera 35.990 €

Opinión del editor

Mazda MX-5 RF 2.0 160 CV
  • Valoración del editor

  • Puntuación 5 estrellas
25.500 a 35.990

    • Mazda MX-5 RF 2.0 160 CV
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 6 de septiembre de 2017
    • Diseño exterior
      Editor: 85%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 85%
    • Plazas delanteras
      Editor: 80%
    • Plazas traseras
    • Maletero
      Editor: 80%
    • Mecánica
      Editor: 95%
    • Consumos
      Editor: 85%
    • Confort
      Editor: 80%
    • Precio
      Editor: 80%

    Resumen: El Mazda MX-5 es el único deportivo de la gama actual del fabricante japonés. La cuarta generación del roadster más vendido del mundo incorpora más tecnología y comodidad que nunca, además de un gran motor atmosférico.

    Pros

    • Motor atmosférico de 2.0 litros
    • Comportamiento
    • Acabados

    Contras

    • Ubicación de controles de infoentretenimiento
    • Guantera del copiloto
    • Calentamiento de la consola central

    Galería del Mazda MX-5 RF

    ¿Necesitas peritar un coche?
    ¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
    Peritar coche al mejor precio
    Te puede interesar

    Un comentario

    1.   Rafa dijo

      ¿Ya está? En una prueba de uno de los coches más pasionales, y que más prioriza las sensaciones, del mercado ¿es esto lo que se dice?
      Ni se menciona cómo es la dirección, su feedback; el comportamiento del chasis, su paso por curva…
      Todo lo que está aquí lo puedo leer en una nota de prensa, y el resto lo sé sentándome sin arrancar el coche, tocando sus acabados y demás. Porque hay cosas que ni siquiera decís, como por ejemplo qué tal va la pantalla. Y sé que la pantalla no es tremendamente importante en un coche así, pero es que lo que es importante lo habéis ignorado.
      ¡Un saludo!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *