Prueba Mercedes-Benz Clase A AMG Line A 200 7G-DCT 163 CV

Corría el año 1997 cuando la compañía de la estrella lanzaba al mercado el primer Mercedes Clase A. Aquel modelo resultaba totalmente extraño, pues se trataba de un monovolumen urbano que desentonaba totalmente con la cartera de productos que había ofrecido la firma alemana desde sus orígenes. Poco tiene que ver esta cuarta generación del Clase A con el modelo del 97.

Con la tercera generación, el Mercedes Clase A dio un giro brutal tanto al propio modelo como a la marca entera, pues fue él quien originó el cambio que hoy en día les permite ser una marca con un gran abanico de clientes y, lógicamente, mayor volumen de comercializaciones mundiales. Mientras que antiguamente Mercedes-Benz era una marca prácticamente para varones cerca de la jubilación, hoy en día es habitual ver a jóvenes, hombres y mujeres, que se decantan por un coche de la marca alemana.

Los modelos compactos de Mercedes son los Clase A, CLA, CLA Shooting Brake, GLA y Clase B. El nuevo Mercedes Clase A estrena ahora una nueva plataforma que, según ya nos ha comunicado la propia compañía, dará vida a siete vehículos más. Sin más preámbulos, vamos con la nueva generación del compacto de la estrella.

Igual de deportivo e igual de elegante, pero más maduro

Manteniendo el concepto de compacto deportivo y juvenil del modelo anterior, el nuevo Mercedes Clase A ha dado un salto de madurez. En el frontal utiliza el nuevo lenguaje estrenado por el Mercedes CLS, con faros de LED (de serie en España) más finos y angulosos y una enorme parrilla que alberga la tradicional estrella en gran tamaño. Aunque con cambios estéticos, la filosofía de diseño se mantiene inalterada.

Y al igual que en el frontal, la trasera cambia por completo. La principal diferencia viene por el nuevo diseño de sus pilotos de luces, que ahora se encuentran divididos entre el portón y la carrocería mientras que en el Clase A de 2012 se ubicaban íntegramente en la carrocería. Ahora son más finos y alargados, mejorando también la practicidad al poder utilizar una boca de carga para el maletero más generosa. Si te preguntas por la doble cola de escape cromada integrada en el paragolpes posterior, sí, son salidas simuladas.

Cabe destacar que, por su diseño, el coeficiente aerodinámico se ha reducido hasta lograr un Cx de 0,25. A esto hay que añadir que los diseñadores han logrado reducir los puntos ciegos del modelo anterior, ganando un 10 % en visibilidad desde el puesto de conducción, aunque sigue sin ser de los mejores de la categoría.

Respecto a las dimensiones exteriores, la nueva generación gana unos milímetros en longitud, anchura , altura y distancia entre ejes, de modo que sus cotas son: 4.419 mm de largo (+ 120 mm), 1.796 mm de ancho (+ 16), 1.440 mm de alto (+ 6) y 2.729 mm de batalla (+ 30). Además, también han conseguido reducir ligeramente el peso total, con 1.375 kilos para el Mercedes-Benz A 200 7G-DCT, que es la versión que hemos probado en esta presentación.

El verdadero cambio llega en el interior: mejor diseño, más amplitud y más maletero

Pero el salto visual más notable no se encuentra en el exterior, sino en el interior. Aquí cambia completamente, y lo mejor de todo ello es que, además de apreciarse un habitáculo mucho más tecnológico, también está mucho mejor acabado que en la generación predecesora. Ya no aparecen esos indeseables crujidos -a no ser que se fuerce bastante- en el salpicadero, en la consola central o en las puertas. Parece que la Mercedes ha hecho caso a sus clientes en ese sentido.

Centrándonos en el diseño, la principal novedad es la incorporación de la pantalla doble corrida en el salpicadero. La de la izquierda, como es lógico, hace las veces de cuadro de instrumentos y además es multiconfigurable, mientras que la central -táctil por primera vez- se encarga de todos los sistemas de infoentretenimiento. Dependiendo del equipamiento escogido, podrán ser de 7 o de 10,25 pulgadas. A destacar su fácil manejo, personalización y la gran fluidez del sistema.

El volante también es nuevo, incorporando dos mandos táctiles que sirven para el manejo de sendas pantallas, heredados de gamas superiores dentro de la compañía. Su grosor y tacto es bastante bueno, pero no así el de los mandos satélites, que podrían ser de una calidad superior. A destacar también las estilizadas salidas de aireación simulando una turbina, que además incorporan una luz de ambiente en conjunto con el salpicadero y las puertas; luz que también puede configurarse con multitud de tonalidades.

No gusta tanto las grandes superficies acabadas en el famoso piano black, que tan de moda se han puesto últimamente. Tras unos cuantos minutos de uso del vehículo, ya habían atrapado notables huellas y partículas de polvo.

Por último, el Mercedes Clase A ofrece de serie en el mercado español un cómodo touchpad para el manejo del sistema de infoentretenimiento, el cual además nos permite introducir caracteres para, por ejemplo, indicar el punto de destino al que queremos que nos guíe el navegador.

Centrándonos ya en su habitabilidad, el nuevo Clase A de Mercedes-Benz también mejora en este aspecto respecto a su predecesor. Según comenta la propia marca, las plazas delanteras ahora disfrutan de 7 mm más para la cabeza, 9 mm a la altura de los hombros y 35 a la altura de los codos. Sin embargo, es en las plazas posteriores donde más se aprecia el superior tamaño exterior, ganando 8 mm en espacio para la cabeza, 22 para los hombros y 36 a la altura de los codos.

La sensación es que las plazas delanteras, aunque no son las mejores dentro del segmento C, son suficientemente amplias para dos adultos de prácticamente cualquier talla. En la segunda fila de asientos seguimos teniendo un acceso algo complicado por la forma de la carrocería pero se notan las nuevas dimensiones. Ahora hay más espacio para la cabeza -incluso en la plaza central- y también más para las rodillas. De todos modos, sigue siendo un coche relativamente justo para su categoría. La plaza central va bien por altura, pero es incómoda, estrecha y muy poco aprovechable.

Si abrimos el maletero, ahora nos encontramos con un volumen de 370 litros, mejorando por 29 litros a su predecesor. Es ligeramente más pequeño que el de un Volkswagen Golf o un Audi A3 (ambos son de 380 litros), pero se nota la ganancia en practicidad respecto al modelo anterior gracias a la citada boca de carga más amplia y a las formas más regulares del interior del compartimento. Eso sí, la boca es algo ancha.

Tecnología a raudales

El Mercedes Clase A se posiciona como el compacto más tecnológico del mercado, heredando algunos sistemas para nada habituales en esta categoría e incluso estrenando algunos otros dentro de la marca. El más destacado es el sistema MBUX, que proviene de Mercedes-Benz User Experience. Se trata de un sistema con inteligencia artificial que también se ofrece de serie en toda la gama del Clase A para España, pero vayamos por partes.

Mediante una tarjeta SIM incorporada en el vehículo (totalmente gratuita y sin costes de por vida) y gracias a los comandos por voz, con simplemente decir “Hola Mercedes” o “Hey Merche”, MBUX se activa y comienza a interactuar con nosotros. Por ejemplo, si le decimos “tengo frío”, aumenta la temperatura del climatizador; “hará sol mañana en Madrid”, y nos informará de la meteorología; “tengo hambre”, y nos recomendará sitios cercanos para comer. Por supuesto, también podemos pedirle una emisora de radio, un punto de destino en el navegador o, simplemente, ordenarle que ponga el climatizador a X grados.

Lo mejor de ello es que el MBUX es inteligente en el sentido de que aprende de cada usuario, pudiendo guardar varios perfiles. Si todas las mañanas llamamos a nuestra pareja a una determinada hora, el sistema nos sugerirá si queremos hacerlo. Si por la tarde escuchamos un tipo de música concreto, por ejemplo, rock, nos sugerirá emisoras de música rock. Y así, infinidad de cosas. La verdad es que nos ha dejado bastante sorprendidos la naturalidad de interacción.

Gama mecánica

En cuanto a la gama mecánica del nuevo Mercedes Clase A, el compacto alemán inicia su comercialización en el mercado español con solo dos propulsores, uno diésel y otro de gasolina aunque próximamente se irá ampliando la oferta de motorizaciones. En otoño se añadirá el A 250 4Matic de gasolina con 224 CV.

En diésel tenemos la variante A 180 d. Se trata de un tetracilíndrico de 1.461 cc. derivado del equipado en la generación anterior, siendo de origen Renault, aunque con algunas soluciones mecánicas y electrónicas propias de Mercedes. Por el momento, solo se asocia a una caja automática de doble embrague 7G-DCT. Desarrolla una potencia de 116 CV a 4.000 rpm y un par motor de 260 Nm entre 1.750 y 2.500. Su consumo homologado NEDC es de 4,1 l/100 km. Alcanza una velocidad máxima de 202 km/h y hace el 0 a 100 en 10,5 segundos.

La única versión gasolina disponible por el momento es la A 200. Recurre a un bloque de cuatro cilindros y 1.332 cc. con sobrealimentación por turbo e inyección directa de combustible a alta presión, además de desconexión de cilindros. Puede ir con cambio manual de seis marchas y también con una caja de doble embrague y siete velocidades 7G-DCT. Entre sus datos de rendimiento tenemos 163 CV a 5.500 rpm y 250 Nm a 1.620. La marca homologa un consumo de 5,2 l/100 km en ciclo mixto NEDC. Alcanza una velocidad máxima de 225 km/h y hace el 0 a 100 en solo 8 segundos.

Comportamiento Mercedes Clase A 200

Durante la presentación no hemos podido completar todos los kilómetros que nos hubiera gustado, pero esta toma de contacto nos ha sido suficiente para extraer unas primeras y valiosas conclusiones sobre el comportamiento dinámico del nuevo Mercedes-Benz Clase A. Lo hemos probado con la mecánica de gasolina, la A 200, asociada al cambio de doble embrague y siete relaciones 7G-DCT.

En comparación con el anterior modelo, el A 200 ha disminuido cubicaje, pero ha aumentado sus prestaciones. Al volante no sorprende por una respuesta explosiva, obteniendo un funcionamiento suave y constante en prácticamente todo el rango de revoluciones, pero se nota un mayor empuje especialmente por encima de las 2.800 rpm aproximadamente. Respecto al sistema de desconexión de cilindros, pasa totalmente inadvertido para el conductor.

Su sociedad con el cambio de doble embrague es muy acertada, pues se contribuye a esa suavidad citada y no resulta brusco ni siquiera en maniobras muy lentas. Me ha gustado bastante pese a que tiende a subir de marchas pronto cuando se circula en modo automático y tarda un poco más de lo deseado en reducir si hundimos con contundencia el pedal derecho. Los saltos de marcha son los suficientemente rápidos y, gracias a las levas que tenemos tras el volante, podemos ordenar el momento exacto para subir o bajar marchas, así como preparar una maniobra de adelantamiento.

A nivel de chasis, ofrece una suspensión firme pero no por ello incómoda, filtrando bien los baches y transmitiendo un buen guiado sin que apenas aparezcan inclinaciones a ritmo elevado. En cualquier caso, gracias a los modos de conducción -eco, comfort, sport e individual-, la suspensión se adapta a nuestras preferencias. Modos que también influyen en el peso de la dirección, que es suficientemente rápida, la reactividad del motor y el funcionamiento de la caja de cambios.

Dependiendo de cada versión, tendremos un eje trasero por barra de torsión o un sistema multibrazo. El primero viene de serie tanto en el A 180 d como en el A 200, mientras que el multibrazo llega a todas las variantes con suspensión adaptativa, al futuro A 250 y a las versiones con tracción integral 4Matric. Todos ellos, y como es norma habitual, utilizan un sistema McPherson en el tren delantero.

A la orden del día en cuanto a seguridad activa

No podíamos finalizar este artículo sobre nuestra primera prueba con la cuarta generación del Mercedes-Benz Clase A sin hablar de sus sistemas de seguridad activa y asistentes a la conducción. De serie en toda la gama para España viene con el asistente de frenada de emergencia con funciones ampliadas. Además de detectar, reconocer, avisar al conductor y actuar sobre el pedal de freno en caso de choque inminente, también puede aplicar mayor fuerza sobre el sistema de frenos si la presión que ejerce el conductor no es suficiente. También es de serie el sistema de alerta por fatiga.

La marca alemana ofrece varios sistemas opcionales, así como un más que recomendable paquete de asistencia a la conducción que incorpora el sistema Distronic con asistente sobre la dirección, control de crucero adaptativo con reconocimiento y adaptación a las señales viales de velocidad, mantenimiento de carril, asistente activo de parada de emergencia en caso de desfallecimiento del conductor, asistente de maniobra evasiva -puede realizar una esquiva entre 20 y 70 km/h- y el control de ángulo muerto, entre otras cosas.

Equipamientos Mercedes Clase A

El Mercedes Clase A está disponible con dos acabados en el mercado español, aunque a estos pueden añadirse multitud de opciones y varios paquetes de equipamiento. Esto es lo que traen de serie las dos líneas principales.

Progressive

  • Parrilla con efecto diamante
  • Embellecedores laterales en color de la carrocería
  • Decoraciones cromadas en el exterior
  • Salidas de escape (simuladas) en acabado cromado
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Asientos confort
  • Tapizado negro con costuras grises de adorno
  • Techo negro
  • Volante deportivo multifunción en cuero
  • Asientos traseros abatibles en tres partes
  • Elementos de adorno en efecto carbono
  • Paquete visibilidad
  • Red portaobjetos en el respaldo de los asientos delanteros

AMG Line

  • Kit estético AMG
  • Parrilla en efecto diamante con detalles cromados y lama individual
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas y diseño de 5 radios dobles
  • Asientos deportivos
  • Tapizado en negro con costuras rojas a contraste
  • Pedales deportivos AMG de acero inoxidable
  • Volante deportivo de 3 radios con zona inferior plana y botones de control táctil
  • Apoyabrazos abatible

Precios Mercedes Clase A

Versión Motor Cambio Tracción Precio
Versión Motor Cambio Tracción Precio
A 180 d 1.5 diésel Automático 7G-DCT Delantera 32.700 €
A 200 1.4 gasolina Manual 6v Delantera 31.400 €
A 200 1.4 gasolina Automático 7G-DCT Delantera 33.650 €

Galería Mercedes Clase A

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar


Amante de todo lo que se mueva gracias a la energía de un motor y apoye en asfalto a través de neumáticos. Durante mi infancia buscaba, entre los coches estacionados, el velocímetro con la cifra de velocidad punta más alta. Por fortuna para mí, en aquellos tiempos no estaban de moda los cuadros digitales. Aprender, aprender y aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.