Prueba Peugeot 2008 HDI 115 CV Allure, diseño exterior e interior

Prueba Peugeot 2008 HDI 115 CV Diseño Habitabilidad

Tener una gama a día de hoy sin un SUV de segmento B es renunciar a un pastel de ventas que pocos se pueden permitir. Peugeot sabía de esto y presentó su apuesta, un SUV urbano que responde al nombre de Peugeot 2008, que ya probamos el año pasado en su presentación en Francia, y que esta semana ponemos a prueba.

Junto al Renault Captur y al Nissan Juke, que recientemente se renovaba, forman el triángulo de los superventas en este segmento, suponiendo el 2008 un auténtico revulsivo que está funcionando muy bien. A lo largo de estos días veremos el por qué de esa buena acogida, empezando por un producto que destila buen hacer.

Evolución, no revolución

El Peugeot 2008 se inscribe en los vehículos que evolucionan, no en los que revolucionan. Todos derivan de un utilitario, en este caso del Peugeot 208, pero los franceses han buscado sacarle algo de punta al diseño original del utilitario estándar sin caer en excesos o extravagancias como sí llegan a presentar sus rivales más próximos.

Prueba Peugeot 2008 HDI 115 CV Diseño Habitabilidad

El 2008 luce una carrocería bastante clásica, siendo fácilmente reconocible el nuevo lenguaje de diseño de Peugeot, sobre todo en la nueva calandra o en los pilotos traseros, con la característica forma de C. Sin embargo, añade detalles diferenciadores y bastante bien resueltos, como la forma del techo ascendente.

La mitad trasera parece elevarse, y lo hace en sus laterales, algo que Peugeot ha recalcado instalando una moldura cromada justo por encima de las puertas. Esto aumenta la sensación de altura y de espacio interior. Tampoco faltan las barras de techo o diferentes acabados cromados o brillantes, como las atractivas llantas de nuestro acabado Allure. Las zonas más bajas, por último, se protegen con plásticos negros dado su carácter campero.

Calidad y diseño 208

La nueva generación de modelos Peugeot no deja indiferente por sus interiores. El salto cualitativo ha sido evidente, pero también el diseño juega una baza importante y se sitúa, sin niguna duda, como uno de los valores diferenciales de Peugeot. Sus arriesgados habitáculos son ahora una de sus señas de identidad.

Prueba Peugeot 2008 HDI 115 CV Diseño Habitabilidad

El Peugeot 2008 no pasa por alto este detalle y calca el innovador interior de su hermano 208. Se aleja de la horizontalidad creando formas asimétricas, pero lo que más destaca es el minimalismo que se respira en el ambiente. Se ha eliminado la mayor cantidad de botones posible, quedando únicamente los mandos del sistema de climatización como opción física. Unos mandos, dicho sea de paso, que nunca deberían de perder su forma como está ocurriendo en muchos de los últimos lanzamientos, incluido el Peugeot 308.

Todo esto se sustituye por una pantalla táctil en la parte superior del salpicadero. Goza de buen tamaño y una buena respuesta, con unos menús bastante sencillos de utilizar e intuitivos. Pero se complementa con la posición del cuadro de mandos, también situada en posición alta, a modo de head up display, rebajando el tamaño y posición del volante. Hay quien dice no encontrar una buena situación en la que ver bien el cuadro. Yo, con mi baja estatura, no he tenido ningún problema.

Prueba Peugeot 2008 HDI 115 CV Diseño Habitabilidad

La calidad es la tónica general del habitáculo, con una moldura central del salpicadero en material mullido y un plástico duro de buena impresión. Todos los mandos convencen por tacto y funcionamiento aunque sí es algo criticable el mando del control de crucero y limitador, algo arcaico ya. Por otro lado, el buen tacto del cuero del volante y su propia forma son dignos de mención.

Habitabilidad más que correcta

Decantarse por un Peugeot 2008 en detrimento de un 208 puede ser cuestión de imagen, pero debe serlo también por espacio. Antes decíamos que su forma de techo fortalecía la sensación de espacio interior, algo que, una vez nos introducimos en el coche, salta a la vista como un aspecto trabajado, aun no siendo referencia en este apartado.

Prueba Peugeot 2008 HDI 115 CV Diseño Habitabilidad

Las plazas delanteras gozan de amplitud en todas sus cotas, con una posición de conducción que, a pesar de tratarse de un SUV, no es exageradamente elevada. Destacar los asientos, de calidad, diseño, comodidad y sujeción excelentes, aunque sus abultados apoyos laterales podrían no ser amigos de los más corpulentos. Por cierto, la extraña postura al volante, puede comernos la cabeza los primeros kilómetros, pero nada más. Pocas veces me ha gustado tanto una posición de conducción que, por cierto, tiene también sus ventajas en el apartado dinámico.

Cuando pasamos a las plazas traseras seguimos encontrando espacio, apenas encontrando pegas en cualquier cota. Dado su tamaño, el espacio disponible para las piernas y para la cabeza es más que satisfactorio. No tanto así en anchura, y es que viajando 3 adultos la cosa se complica. El problema se desliza hasta el asiento central, bastante estrecho y sin forma, además de contar con un túnel central algo voluminoso que resta comodidad. Aun así, no me ha parecido del todo desaprovechable.

Prueba Peugeot 2008 HDI 115 CV Diseño Habitabilidad

Los huecos portaobjetos, por otra parte, no abundan en la parte trasera, siendo suficientes en la parte dentera y bastante bien pensados. Entre los dos asientos hay un hueco con tapa, pero ésta no hace las funciones de reposabrazos, algo que podría faltarnos dado el carácter rutero de este coche.

338 litros de maletero

El maletero del Peugeot 2008 cubica unos 338 litros que no lo catapultan como la referencia. De todas formas, la capacidad es muy adecuada pero, sobre todo, aprovechable. Las formas del maletero son completamente cúbicas, lo que ayuda a colocar la carga sin “jugar al tetris”. La boca de carga, además, es bastante baja para ser un SUV y muy amplia y cuadrada.

En caso de necesitar algo más de espacio tendremos que abatir los asientos posteriores, necesariamente desde las puertas traseras, pues no tiene tiradores en el propio maletero, algo común en este segmento. El resultado son casi 1.200 litros con un suelo completamente plano y unos railes que, además de permitir deslizar la carga más fácilmente, evitará dañar en exceso el tapizado.

Prueba Peugeot 2008 HDI 115 CV Diseño Habitabilidad

Mañana será el momento de darle vida al motor 1.6 HDI de 115 caballos de nuestra unidad de pruebas. Es el propulsor diésel más potente disponible por ahora, y una opción muy lograda por prestaciones y consumo. Será el momento de analizar todas sus peculiaridades, incluida su extraña postura al volante.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *