Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV, dando con la fórmula del éxito

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

Cuando era presentado a principios del año pasado, el Renault Kadjar llegaba como una brisa de aire fresco. Con un nombre exótico, incluso raro de pronunciar, el nuevo SUV de la marca francesa venía pisando fuerte para hacerse un hueco en nuestras carreteras. Y así ha sido, en un mercado tan disputado como es el de estos crossovers, el Kadjar parecía abocado al éxito desde el minuto uno.

Y más si está equipado con el exitoso motor diésel 1.6 dCi de 130 CV que lleva nuestra unidad de pruebas. Parte de culpa la tiene la Alianza Renault-Nissan y el buen resultado que ha dado el Qashqai. Aunque no lo parezca, Kadjar y Qashqai son como hermanos mellizos. Ambos SUV comparten hasta el 60% de las piezas, aunque solo el 5% sean visibles para el usuario. Utilizando esta fórmula parece que se ha dado un paso adelante con respecto a su predecesor, el Renault Koleos.

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

Además el Renault Kadjar es un producto nacional. Se fabrica íntegra y exclusivamente en España con planta de Palencia ensamblando unas 450 unidades de este vehículo al día. Las plantas de Valladolid y de Sevilla aportan los motores y las cajas de cambios respectivamente. Desde que comenzó su comercialización, su demanda ha sido tan amplia que hizo falta establecer un tercer turno de producción en Palencia.

¿Pero a qué se debe el éxito del Renault Kadjar? Como comentábamos, podría ser debido al uso de una plataforma ganadora como es la del Qashqai (líder en el segmento), sumado al ADN Renault y un diseño con personalidad. En este nuevo SUV podemos encontrar rasgos del que podríamos llamar su hermano pequeño, el Renault Captur, e incluso también del pequeño Renault Clio, dejando patente el lenguaje de diseño de la marca.

Sacando músculo

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

Aunque el Kadjar utilice la plataforma CMF al igual que el Qashqai, esto no significa que sus dimensiones sean las mismas. El de la marca francesa alcanza los 4,44 metros de largo, 1,83 metros de ancho y 1,60 metros de alto. Con estas medidas supera 8 cm en largo, 3 cm en ancho y 1 cm en alto a su hermano nipón. Y la sensación que nos da al verlo coincide: tiene un aspecto colosal y robusto. Además con una altura libre al suelo de 20 cm, un ángulo de ataque de 18 grados y uno de salida de 28 grados, podrá aventurarse a salir fuera del asfalto.

Parte de esta sensación de gran tamaño que irradia, se consigue gracias a sus líneas musculosas. En el frontal destaca la parrilla que incluye el logotipo en forma de rombo en el medio y una pequeña línea cromada recorriendo sus límites. Se consigue un efecto llamativo, ya que esta línea coincide con la de los faros, consiguiendo armonía en su delantera. La parte más baja en plástico gris con los antiniebla integrados le termina de dar ese aspecto vigoroso del que hablábamos.

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

En el lateral impresiona un poco el tamaño de las llantas que equipa nuestra unidad. Son las opcionales de 19 pulgadas, aunque de serie incluirá unas más civilizadas de 17 pulgadas. Pasos de rueda y faldones laterales también recibirán protecciones plásticas. Llegamos a la zaga y la fuerza se hace notar. La luneta de pequeñas dimensiones está integrada en un amplio portón. Aunque lo que más destaca son los pilotos traseros en 3D, todo un acierto estético que alimenta su personalidad.

Bien equipado

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

El aspecto del habitáculo es algo más sobrio si lo comparas con el exterior. El salpicadero orientado hacia el conductor, está compuesto por plásticos duros y blandos, alguno de ellos con relieve. Uno de los aspectos donde destaca es en los múltiples huecos portaobjetos que tiene. La guantera del apoyabrazos es de gran profundidad pudiendo albergar incluso una botella de agua de litro y medio de pie. Todo el interior ganará en iluminación gracias al techo solar opcional que equipa nuestra unidad. Se extiende hasta las plazas traseras y es fijo.

La pantalla principal es táctil, tiene 7 pulgadas e incluye el sistema R-Link 2 de serie en el acabado Zen que lleva nuestra unidad. Es bastante fácil de utilizar y dispone de ventajas tales como la navegación firmada por TomTom o la conectividad. Desde aquí controlaremos también el sistema de audio, el teléfono conectado por Bluetooth y otras utilidades de Renault como la aplicación Driving Eco, que nos invita a conducir de forma ahorradora; o el Take Care, que nos dice cuanto de contaminado está el aire.

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

Se complementa a la perfección con la pantalla a color situada detrás del volante, esta muestra parámetros como el nivel de combustible, temperatura del aceite, reloj del cuentavueltas y velocidad instantánea. Además desde el propio volante multifunción podremos manejar esta información. Por debajo de la pantalla táctil del salpicadero quedarán los controles del climatizador, que es bizona, muy intuitivo y fácil de usar. Si seguimos bajando encontramos la palanca del cambio manual, situada en una posición algo elevada para facilitar su manejo. En la consola central tenemos un asidero al que se puede agarrar el pasajero.

En esta zona se encuentra la palanca que acciona el freno de estacionamiento eléctrico. También en la consola central se sitúa un curioso recipiente para colocar monedas. En las versiones con tracción total en este espacio está el selector del modo de conducción o el mando del Extended Grip (X-Mod), lástima que el nuestro solo sea tracción delantera. Como es característico en Renault los botones para activar el control de crucero y el limitador de velocidad también se encuentran en la consola central.

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

Entre las tecnologías que incluye el Kadjar destacan algunos sistemas que facilitarán nuestra experiencia al volante. En el acabado Zen, que es el tope de gama, se incluyen la alerta por cambio involuntario de carril, alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales de tráfico, detector de punto muerto, frenada de emergencia asistida o cambio automático de luces. Nuestra unidad también incluía el Pack Easy Park Premium, que por un sobreprecio de 600 euros, contaba con cámara trasera, radar lateral de obstáculos y parking manos libres.

Interior muy habitable

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

El Renault Kadjar tiene buena amplitud en las plazas traseras

Que las medidas exteriores se hubieran incrementado se traduce en un interior muy amplio y habitable. Una vez sentado no hará falta preocuparse por dar con la cabeza en el techo, a no ser que te llames Pau y te apellides Gasol. Los asientos delanteros son cómodos y será fácil encontrar la postura idónea para recorrer cientos de kilómetros. Las plazas traseras son notables para lo que estamos acostumbrados hoy en día, incluso podrán recoger a tres adultos en viajes no demasiado largos.

El maletero obtiene 472 litros de capacidad. Además cuenta con alguna ventaja, ya que la boca de carga es totalmente plana aunque puede quedar un poco alta para personas de menor estatura. También cuenta con un doble fondo cubierto por dos bandejas, que nos servirán para dividir el espacio del maletero y sacarle mayor rendimiento. Abatiendo los asientos traseros se quedará una superficie plana con una capacidad de 1.478 litros. Una pega es que nuestra unidad no llevaba rueda de repuesto, en su lugar estaba el kit antipinchazos y el subwoofer del sistema de sonido opcional Bose.

Comportamiento equilibrado

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

Nuestro compañero de viaje llevaba el motor 1.6 dCi de 130 caballos. Se trata del tope de gama entre los diésel y probablemente la opción más equilibrada y la que se lleve un buen porcentaje de las ventas. El Kadjar también comparte la gama de motores con el Qashqai y de momento cuenta con una variante en gasolina y dos en diésel. La más económica de todas es el gasolina turboalimentado 1.2 TCe de 130 CV con cambio manual de seis relaciones.

Por el otro lado está el diésel 1.6 dCi con potencias de 110 y 130 CV. El menos potente puede configurarse con el cambio manual o con el automático de doble embrague EDC de seis velocidades. Mientras que el más potente también estará obligado a llevar cambio manual, aunque será el único en poder configurarse con tracción total. El nuestro por lo tanto era el diésel potente, manual y con tracción delantera.

Prueba Renault Kadjar

El 1.6 dCi es el único motor diésel del Kadjar

Sentado en el asiento del conductor del Kadjar, en esa posición elevada que caracteriza a los SUV, arranco el motor y lo primero que se nota es que apenas hay rumorosidad. Se ha hecho un buen trabajo con el aislamiento del interior y en los primeros metros te das cuenta de que cuesta percibir vibraciones tanto del motor como en la rodadura, algo que normalmente suele ser una asignatura pendiente en los vehículos de dimensiones relativamente grandes.

Como decíamos contamos con 130 caballos a 4.000 rpm y 320 Nm de par a 1.750 rpm bajo nuestro pedal derecho. Aunque esta potencia se entrega a bajas vueltas, esta no es la zona donde el Kadjar se sentirá realmente cómodo. Por debajo de las 2.000 rpm se siente algo perezoso y lento, por lo que habrá que llevarlo en un régimen de vueltas algo superior para obtener la respuesta adecuada. Tampoco destacará en la zona alta del cuentarrevoluciones por lo que no conviene exigirle por encima de las 3.500 rpm.

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

Sin embargo, rodando en un régimen medio, este Kadjar será más que adecuado. El motor 1.6 dCi nos muestra su potencial de una forma lineal y con un comportamiento suave. Esta mecánica es ideal para viajes largos y el Kadjar tendrá una conducta ejemplar rodando por autopistas y carreteras abiertas. Además se beneficia de un consumo bastante bajo para un vehículo que casi alcanza la tonelada y media.

Tras una semana de prueba conseguimos que marque 6,1 l/100km. La mayoría del tiempo hemos rodado por carreteras secundarias e incluso hemos salido fuera del asfalto, por ello nos parecía muy lógico que esta cifra final no se acercase a los 4,3 litros que homologa esta versión. Aunque se comporte algo mejor en carretera abierta, no quiere decir que se le resistan las pistas reviradas. Lo único que en ellas se muestra menos ágil y habrá que darle mayor uso a la palanca de cambios.

Fácil de conducir

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

Las dimensiones del Renault Kadjar desde fuera se avistan con respeto, pero desde dentro la cosa cambia. Al volante realmente es mucho más manejable de lo que pudiera parecer, incluso cuando nos movemos por ciudad y necesitamos hacer ciertas maniobras. En general podríamos catalogarlo como un coche para todo el mundo, donde la sencillez en la conducción es un valor añadido que se suma a la lista de ventajas.

Esta configuración busca el confort y deja a un lado la deportividad. Una señal que nos lo indica es el cambio manual, que a pesar de tener un buen tacto, tiene unos recorridos bastante largos. Otra señal serán las suspensiones, que son algo blandas y que harán que experimentemos algún balanceo en curvas cerradas. La dirección es bastante cómoda, aunque apenas nos transmite la información de lo que hacen las ruedas.

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

Que nuestro Kadjar no tenga tracción total, no es un impedimento para hacer alguna salida fuera del asfalto. Otra de las dotes con las que cuenta el crossover es la de la versatilidad. Los 20 cm de altura libre al suelo harán que no temamos por nuestros bajos en la mayoría de caminos. Aunque la suspensión no sea idónea para el uso off-road, consigue filtrar las irregularidades de manera correcta, permitiéndonos salir airosos en prácticamente cualquier situación.

No destacará por este aspecto, pero tampoco es un suspenso en su casillero. Pero la recomendación para aquellos que vayan a hacer más kilómetros fuera del asfalto es que opten por la versión 4×4 que cuenta con tres modos de conducción: 2WD, 4WD Auto y 4WD Lock. También es recomendable el acabado X-Mod, que incluye el sistema de control de adherencia Extended Grip.

Conclusiones

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

El Renault Kadjar con menos de un año de vida se postula como una de las opciones más interesantes si buscamos un SUV. Su aspecto exterior robusto y con personalidad no te dejará indiferente, su habitabilidad interior y el tamaño de las plazas traseras y maletero te sorprenderá, mientras que el equilibrio y suavidad de su motor y la facilidad de conducción a pesar de sus dimensiones te embaucarán.

Todo ello sumado a un equipamiento de lo más completo dividido en cuatro niveles: Life, Intens, X-Mod y Zen. Otro factor decisivo será la relación calidad-precio. El Kadjar está disponible en nuestro país desde 19.350 euros con el acabado Life y el motor de gasolina 1.2 TCe. Si bien, hay que admitir que para hacerse con una unidad como la nuestra con el motor diésel de 130 CV, el completo acabado Zen y algunos extras como el techo solar, el sistema de sonido o los faros Full LED; habrá que desembolsar una cantidad cercana a los 31.000 euros.

Equipamiento Renault Kadjar

Life:

Renault Kadjar Life

  • Aire acondicionado
  • Tapacubos de 16″
  • Luces LED diurnas
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Radio CD MP3 con Bluetooth y USB
  • Regulador y limitador de velocidad
  • Control de presión de neumáticos

Intens (añade a Life):

Renault Kadjar Intens

  • Asiento de conductor con reglaje lumbar y de altura
  • Climatizador bizona
  • Sensor de lluvia y luces
  • Faros antiniebla
  • Detalles cromados
  • Llantas de aleación de 17″
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Acceso y arranque sin llave
  • Volante en cuero

X-Mod (añade a Intens):

Renault Kadjar X-Mod

  • Alerta de cambio involuntario de carril
  • Reconocimiento de señales de tráfico
  • Asiento de pasajero abatible y regulable en altura
  • Barras de techo
  • Luces cortas-largas automáticas
  • Cristales traseros tintados
  • Extended Grip

Zen (añade a X-Mod):

Renault Kadjar Zen

  • Luz en los espejos de cortesía
  • Espejos abatibles eléctricamente
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • Navegador con pantalla táctil de 7″
  • Sin Extended Grip

Precios Renault Kadjar

Prueba Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV

Motor Tracción Cambio Acabado Precio
1.2 TCe 130 CV 4×2 Manual 6v Life 19.850 €
1.2 TCe 130 CV 4×2 Manual 6v Intens 21.300 €
1.2 TCe 130 CV 4×2 Manual 6v Zen 23.300 €
1.6 dCi 110 CV 4×2 Manual 6v Life 21.850 €
1.6 dCi 110 CV 4×2 Manual 6v Intens 23.100 €
1.6 dCi 110 CV 4×2 Manual 6v X-Mod 24.000 €
1.6 dCi 110 CV 4×2 Manual 6v Zen 25.100 €
1.6 dCi 110 CV 4×2 EDC 6v Intens 24.600 €
1.6 dCi 110 CV 4×2 EDC 6v X-Mod 25.500 €
1.6 dCi 110 CV 4×2 EDC 6v Zen 26.600 €
1.6 dCi 130 CV 4×2 Manual 6v Intens 24.600 €
1.6 dCi 130 CV 4×2 Manual 6v Zen 26.600 €
1.6 dCi 130 CV 4×4 Manual 6v X-Mod 27.700 €
1.6 dCi 130 CV 4×4 Manual 6v Zen 28.800 €

Opinión del editor

Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV
  • Valoración del editor

  • Puntuación 3.5 estrellas
19.850 a 28.800

    • Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 4 de enero de 2016
    • Diseño exterior
      Editor: 80%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 65%
    • Plazas delanteras
      Editor: 85%
    • Plazas traseras
      Editor: 75%
    • Maletero
      Editor: 80%
    • Mecánica
      Editor: 75%
    • Consumos
      Editor: 70%
    • Confort
      Editor: 75%
    • Precio
      Editor: 75%

    Resumen: El Renault Kadjar 1.6 dCi 130 CV es el nuevo SUV de la marca francesa. Comparte plataforma con el Nissan Qashqai y se perfila como un vehículo atractivo, equilibrado y con un interior amplio que se asegura el éxito dentro del segmento.

    Pros

    • Aspecto exterior
    • Habitabilidad interior
    • Relación calidad-precio

    Contras

    • Pocas opciones en la gama de motores
    • Ausencia de cambio automático para dCi 130 CV
    • Escasa respuesta a bajas vueltas

    Galería de imágenes

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche
    Te puede interesar

    4 comentarios

    1. Prefiero motor volkswagen, el motor Renault 1.5 dci ha miles de averías de hecho solo en España hay cientos de demandas contra Renault que el 1.6 vaya mejor no se pero Renault es una basura por lo que ha demostrado

    2.   NEKO3 dijo

      Tiene un fallo de fabrica generalizado en el R-Link que nos trae de cabeza a los usuarios ya que la respuesta postventa de Renault es nula. Pitido intenso que la primera vez, sinceramente, te da un susto de muerte y que solo se quita cuando das marcha atras, Ni apagando el motor deja de sonar. Muy molesto e inquietante. Renualt indica que se debe a un fallo de. R-Link y promete una actualizacion que nunca llega. Fallo constante y molesto

    3.   fran dijo

      y el gasolina como funciona?

    4.   Luis dijo

      Tengo un kadjar desde hace dos meses y el resultado es muy decepcionante: el ruido de rodadura es elevado y además se junta con los numerosos grillos y ruidos de los malos ajustes de los plásticos de mala calidad que forman parte de la consola central y salpicadero. Radio pierde emisoras, rlink2 falla la conexión, y para colmo la atención de postventa de servicios conectados es lamentable. Una muy mala compra.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *