Prueba Skoda Fabia RS 180 CV, diseño exterior e interior

Prueba Skoda Fabia RS Diseño

Te sacas el carné de conducir. 18 años recién cumplidos. Heredas el coche con el que te criaste, una perfecta herramienta para aprender en tus primeros kilómetros. Pero llega un día en el que comienzas a inmiscuirte en la competición, asistes a rallys, a trackdays, y notas una ferviente necesidad de hacerte con un coche que te haga sentir, que no sea un mero medio de transporte.

Y llegas al primer muro con el que te vas a encontrar, el precio que hay que pagar por tu primer utilitario GTI. Te pateas todos los concesionarios de tu ciudad, hay cientos de opciones, hasta que encuentras el tuyo, un desconocido. Conoces el Skoda Fabia RS y colma tus necesidades. Un coche pequeño, potente y barato, el coche que probamos esta semana.

Discreto, muy discreto

El Skoda Fabia RS no llamará tu atención por su lustrosa carrocería. Apenas se diferencia de un Fabia corriente, siendo muy pocos los detalles específicos, aunque sí bastante atractivos y bien integrados en el diseño general. Mide 4,02 m de largo, 1,64 m de ancho y 1,59 m de alto, cifras que lo sitúan en el grupo de los pequeños de su categoría. Sólo cuenta con carrocería de 5 puertas.

Prueba Skoda Fabia RS Diseño

Respecto a un Fabia estándar, el RS utiliza un paragolpes delantero específico, más deportivo, llantas de 17 pulgadas, pinzas pintadas en rojo, un muy discreto alerón de techo, un atractivo difusor trasero (no funcional), y una doble salida de escape bastante generosa adornando la trasera. No hay más. Es como aquella chica en la que no te fijas al principio y, según la conoces, te va gustando más y más.

Si lo que queremos es llamar la atención no nos bastará con hacernos con un Fabia RS tal cual, sino que tendremos que decantarnos por personalizarlo. Cuenta para la carrocería con distintos colores muy llamativos como el verde de nuestra unidad, pero también hay colores a contraste para molduras, retrovisores, techo o llantas, como el negro brillante que animaba nuestro coche de pruebas. El resultado, personalmente, me parece de lo más atractivo.

Interior demasiado sencillo

Si el exterior del Fabia RS te había convencido por sus discretos detalles deportivos, tal vez el interior acabe pasando completamente desapercibido. De hecho, sólo los asientos deportivos con la inscripción RS bordada serán los que nos anuncien que estamos ante un pequeño misil. No son backets ni pretenden serlo, sólo unos asientos de comodidad y agarre lateral excelente.

Prueba Skoda Fabia RS Diseño

El salpicadero se rinde al mismo diseño de un Fabia estándar, por lo que no encontraremos contraste cromático alguno ni proezas de diseño. Ahora bien, todo queda a mano y es muy sencillo de utilizar, fiel a la filosofía de la marca. En cuanto a calidad, no destaca, ofreciendo un conjunto bastante sólido en el que sólo la parte más superior se cubre de material blando.

Por otro lado, la sencillez alcanza el volante, de buen tamaño y forma, en cuero perforado, el cuadro, con dos esferas simples para revoluciones y velocidad, o la palanca de cambios, que podría colocarse en cualquier otro modelo y pasar desapercibida. Una caja de cambios, por cierto, automática de doble embrague sí o sí, que puede llevar unas más que obligadas levas tras el volante.

¿El GTI polivalente? Sí

Hacerse con un utilitario GTI no es la compra más racional a simple vista. Muchas veces se oculta aquello de la utilidad para dar paso a las prestaciones y la potencia. En el Fabia RS esto no es así, puesto que guarda toda la utilidad y polivalencia de las que hace gala el modelo checo, sólo que llevadas a un punto superior de intensidad.

Prueba Skoda Fabia RS Diseño

Es por ello que encontramos sólo una carrocería de 5 puertas, con un acceso a todas sus plazas envidiable. Nada que ver con un más agresivo y juvenil 3 puertas. Las plazas delanteras son amplias y cómodas y, sólo a menos que seamos extremadamente corpulentos, los asientos deportivos podrían plantearnos problemas de anchura. Para todo lo demás gozan de un muy buen hacer.

En las plazas traseras ocurre algo parecido, contando con dos plazas que destacan por espacio en todas sus cotas, más tratándose de un coche de esta categoría. La pega la pone el asiento central trasero que no consigue la forma y el tamaño suficientes para considerarse cómodo. En todo caso, es un problema generalizado y será completamente funcional en pequeños desplazamientos. Los huecos portaobjetos, como buen Skoda, están bastante bien situados y son generosos contando, además, con una doble guantera.

Prueba Skoda Fabia RS Diseño

Por último, cuenta con un maletero bastante capaz para su tamaño, con una capacidad de 315 litros y una entrada amplia y sencilla de utilizar. Para ampliar la cifra bastará con abatir los asientos traseros hasta alcanzar 1.180 litros en total. La superficie de carga, eso sí, no queda completamente plana.

Llegamos por hoy al final de nuestra prueba del Skoda Fabia RS. Un final que sabe a despedida, pues la firma checa, por el momento, no contempla lanzar una tercera generación del Fabia RS, modelo que deberíamos de conocer en los próximos meses. Mañana volveremos para descubrir su apartado más interesante, el dinámico, analizando su motor 1.4 de 180 caballos únicamente disponible con caja de cambios automática DSG.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *