Prueba Volkswagen Golf Alltrack 2.0 TDI 184 CV DSG, familiar y polivalente (con vídeo)

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

Si bien los SUV son mayoría y una de las primeras opciones de compra para un número muy elevado de clientes, hay otras alternativas para el que necesita espacio y ciertas aptitudes fuera de la carretera. La cosa cambia cuando te digo que una inmensa mayoría de comparadores de SUV ni se plantea ni necesita sacar el coche fuera de la carretera. Por tanto hay otros modelos más interesantes. Nosotros ponemos a prueba el Volkswagen Golf Alltrack.

Es un familiar, sí. No tiene estética todoterreno. Sin embargo puede presumir de todo lo necesario para salir al campo con garantías y, de paso, estar a la altura en carretera. El Golf Alltrack se enmarca en el segmento de los compactos camperos, aquellos cargados de protecciones y una altura superior para impedir que ciertos obstáculos dañen la carrocería. Nosotros lo probamos con motor 2.0 TDI de 184 CV y cambio DSG. La tracción total 4Motion es de serie.

Aires de campo

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

Aunque echando un ojo rápido sobre la carrocería del Golf Alltrack no veamos demasiadas diferencias frente al modelo Variant estándar, lo cierto es que las hay. Unas cuantas. Para empezar el Alltrack tiene una carrocería con 20 mm más de altura libre al suelo, y a ello hay que sumarle unos cuantos elementos de diseño y estilo propios del Alltrack. Mide 4,67 metros de largo, 1,79 metros de ancho y 1,51 metros de alto.

La carrocería se cubre con protecciones plásticas allá donde sea fácil rozar o golpear con obstáculos. Es decir, hay protecciones en los pasos de rueda, en las partes bajas de los paragolpes y en los faldones laterales. Adicionalmente llegan unas llantas de hasta 18 pulgadas y diseño exclusivo. Los retrovisores, las barras de techo y algunos detalles de acabado van en color gris metalizado.

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

El resultado es un Golf familiar más alto y más robusto, también más llamativo. No se puede decir que el Golf sea referencia en estilo, pero el Alltrack sí que pone la guinda al pastel en términos de diseño. Frente a un Tiguan, por comparar en un mismo segmento, es algo más largo pero tiene una apariencia más compacta y más baja. Esto en teoría debería de comprobarse en la prueba dinámica.

Mismos acabados

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

Subirse a un Golf y a un Golf Alltrack es exactamente la misma experiencia. A pesar de la mayor altura de esta versión, subirse al coche es sencillo y en el puesto de conducción ni nos damos cuenta de las diferencias. En definitiva, no sentimos que vayamos más altos ni que controlemos mejor el tráfico con la vista. Si esto es lo que buscamos entonces un SUV es una mejor opción.

Por otro lado, el diseño del interior es el mismo del Golf estándar, con todos los botones y mandos en el mismo lugar. Es un interior fácil de aprender y fácil de usar, sin extravagancias en materia de diseño. La calidad hace gala de lo que el Golf ha vendido durante su historia, un interior bien hecho y rematado. Toda la parte superior, excepto en las puertas traseras, es de material mullido y no hay detalles feos.

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

La instrumentación es muy sencilla de leer, y es que nadie se ha esmerado en hacer un cuadro demasiado complicado o demasiado llamativo. Un velocímetro y un tacómetro juegan la carta principal con un display digital en el centro. En el salpicadero está el sistema multimedia que puede ser un Discover Pro con pantalla táctil de 8 pulgadas. El manejo es exquisito y la conexión al smartphone rápida y sencilla.

Familiar

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

Con el Golf Alltrack Volkswagen nos vende un familiar sobre elevado, por lo que mantiene las características propias del Golf Variant. Esto es una habitabilidad muy adecuada para cuatro ocupantes, empezando por dos ocupantes delanteros que van a ir sentados en unas butacas cómodas y con multitud de reglajes. Incluso el apoyabrazos central es útil al ser regulable en longitud y en altura.

Atrás los dos ocupantes de los laterales van con suficiente espacio en todas las cotas como para no haber problemas con cualquier altura. De hecho, nuestro Alltrack contaba con techo panorámico y aún así sobraba espacio para la cabeza. No ocurre lo mismo en el asiento central. No es demasiado duro, pero el reposabrazos hace incómodo el respaldo, amén de un túnel central muy intrusivo para acomodar las piernas.

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

Hay multitud de huecos portaobjetos bien planteados, como el hueco en la parte baja del salpicadero, perfecto para colocar el móvil, la cartera o las llaves de forma rápida. Tiene incluso tapa. Bajo el reposabrazos hay un hueco que cubre el propio reposabrazos, pero no lo acaba de tapar del todo, por lo que lo más valioso merece la pena meterlo en la guantera. Atrás se pueden colocar cosas tras los asiento o en las puertas. Cabe destacar que todos los huecos de las puertas están tapizados.

Si no nos entra algo en alguno de los múltiples huecos del interior, lo mejor será directamente lanzarlo al maletero. Cubica 605 litros, una capacidad más que apta para todos los bártulos y maletas que necesitemos transportar. Lo malo de todo este espacio es que el fondo queda lejos, por lo que habrá que estirar el lomo para llegar a los objetos que hayan quedado al fondo. En caso de necesitar más espacio, basta con abatir los asientos traseros desde el propio maletero para conseguir un espacio con suelo plano de hasta 1.620 litros.

Una mecánica frugal

El Volkswagen Golf Alltrack se puede pedir con varias mecánicas, concretamente tres motores diésel y sólo uno de gasolina. El escalonamiento en diésel va desde los 110 caballos del 1.6 TDI hasta los 150 caballos y 184 caballos del 2.0 TDI. Por su parte, el gasolina 1.8 TSI genera 180 caballos de potencia. La tracción total 4 Motion viene de serie en cada uno de ellos.

Nosotros hemos probado el diésel más potente, una mecánica que da vida a otros modelos del grupo con un enfoque más deportivo, como son el Golf GTD o el Skoda Octavia RS TDI. Esto significa que estamos ante un motor de buen rendimiento, un rendimiento que queda patente junto al cambio DSG de nuestra unidad. Es un 2.0 TDI con 184 caballos y 250 Nm de par.

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

El conjunto resulta bastante cómodo en reacciones y funcionamiento. No hay apenas vibraciones y el sonido llega bastante amortiguado. Mueve con soltura los casi 1.600 kilos de peso, y realmente no hay que apurar marchas para hacerlo. El cambio automático se encarga de gestionar la mejor marcha y pretende reducir el consumo en el modo económico. Hay varios modos como el Sport, el Individual o el Comfort, cada uno con un ánimo distinto y actuando sobre la respuesta del motor y otros parámetros.

El cambio DSG es particularmente agradecido si buscamos la máxima eficacia y comodidad. Es rápido y suave, pero además cuenta con las últimas evoluciones introducidas. El programa de conducción a vela destaca con singularidad. Ahora se activa a partir de 20 km/h, lo que permite aprovechar la inercia del coche también en ciudad. Si necesitamos volver a retener basta con pisar el freno o la leva izquierda.

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

El consumo, a pesar de sus 184 CV, no es para nada alto. Por mucho que homologue una media de 5 l/100 km, el ordenador de a bordo arrojaba una media de 6,2 l/100 km. No está nada mal para sus prestaciones y potencia, desde luego hay pocas ocasiones en las que necesitemos mayor respuesta. En ciudad es complicado bajar de 9 l/100 km a pesar de un Stop/Start que funciona correctamente. En carretera las medias de 5 l/100 son sencillas de obtener.

Pocas diferencias frente al Variant

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

Habría que subirse a un Golf Variant e inmediatamente después a un Golf Alltrack para denotar las diferencias en conducción. Puede que la mayor altura eleve el centro de gravedad y promueva un mayor balanceo, pero lo cierto es que en carretera el Golf Alltrack se siente como un coche aplomado y con un paso por curva que emite confianza. El balanceo es muy ligero gracias a una suspensión que consigue mitigarlo.

Nuestra unidad contaba con el sistema de suspensión activa con diferentes modos de conducción. En ninguno de ellos el balanceo hace acto de presencia. Si bien no hay demasiada diferencia entre ellos, el modo Comfort es el más adecuado para pavimentos en mal estado, se nota una mayor suavidad. Precisamente en este tipo de terreno es donde se nota que el Golf Alltrack tiene una suspensión tirando a dura, algo que se magnifica con las llantas de 18 pulgadas.

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

No en vano es un coche que pese a sus dimensiones se mueve forma sensata y ágil. La dirección no es un portento de la información pero tiene un tacto bastante directo. El peso es configurable y el modo Sport, el más duro, probablemente sea el más certero y agradable. Del mismo modo actúan sobre la respuesta del motor, siendo más vivo en modo Sport y mucho más templado en modo Eco. Ahora, si queremos disfrutar del máximo ahorro de combustible incluyendo la conducción a vela, sólo será posible en el modo Eco.

En carretera, en definitiva, es un coche cómodo. La suspensión se nota dura en pavimentos rotos, y es una de las pegas que podemos poner si salimos con él habitualmente fuera del asfalto. La ventaja frente a un SUV en un centro de gravedad menor. Es decir, la conducción en carretera, el 90% de su uso, es más eficaz en un familiar sobre elevado que en un SUV. En otras palabras, las diferencias frente a un turismo convencional son escasas.

Moviéndonos por campo

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

Si sacamos al campo al Volkswagen Golf Alltrack evidenciaremos ventajas y desventajas. La primera de las ventajas es que para el uso de la mayoría de los clientes de SUV, el Alltrack cumple de sobra con sus necesidades. Es capaz de salir por pistas con soltura añadiendo el componente de seguridad de la tracción total de serie.

Si nos atrevemos a ir un poco más allá tiene los mismos inconvenientes que un SUV cualquiera. Los ángulos de entrada y salida, especialmente este último, no son precisamente halagüeños, del mismo modo que la gran batalla no hace maravillas con el ángulo ventral. Pero estamos hablando de apuros que salen a relucir si realmente sobrepasamos las limitaciones de nuestro coche y, por tanto, de nuestra compra.

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

En condiciones normales el Golf Alltrack nos permite salir de la carretera sin miedo a rozar los bajos, incluso atreverse a vadear algún rio poco profundo o no detenerse si el terreno es deslizante. Ojo, porque los neumáticos que equipa de serie el modelo con llantas de 18 pulgadas nada tienen que ver con las escapadas fuera de campo. Vamos, que la tracción total ayuda pero no hace milagros.

Tiene un modo Offroad específico que configura el coche para afrontar terrenos complicados. Lo más evidente es el reparto de fuerza entre ambos ejes, maximizando la adherencia. Al volante notamos cómo el cambio resbala más y mantiene la fuerza para afrontar pendientes complicadas o maximizar la adherencia a base de controlar el gas. La suspensión va más blanda también. Es un modo que merece la pena a bajas velocidades. En pistas, a mayor velocidad, no es tan eficaz.

En resumen

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

El Volkswagen Golf Alltrack es un familiar sobreelevado, y en consecuencia tiene sus virtudes. La primera de ellas y la más evidente es su nueva figura. Es un coche más llamativo y atractivo que el Golf Variant del que deriva, y seguro el fetiche de los que aman la saga Golf y buscan un modelo algo diferenciado. No se trata sólo de unos plásticos extra, entra también en juego la altura.

El interior es calcado al resto de Golf, por lo que nos aseguramos la calidad y la facilidad de uso. También el equipamiento si la cartera nos lo permite. En términos de habitabilidad está codeándose con la referencia, pues permite un espacio más que hábil para cuatro ocupantes. No debemos olvidarnos que algunas de sus carencias en términos de espacio vienen dadas por algunas de sus virtudes mecánicas.

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

Precisamente este uno de sus puntos fuertes. Todos los Alltrack llegan con tracción total 4Motion de serie, por lo que se amplían sus posibilidades de uso. El motor 2.0 TDI 184 CV es una excelente opción para el que necesite de prestaciones o, en su defecto, de mayor respuesta cuando va cargado. Hay mucho por cargar en ese maletero. No en vano, el TDI 150 caballos me parece ya una opción más que razonable e inteligente.

El problema del Golf Alltrack es, en realidad, un doble problema. En primer lugar, que el cliente tipo probablemente tira antes a un SUV como el Tiguan. Al fin y al cabo la estética es uno de los factores principales de compra, y si hay que renunciar a la tracción total se renuncia. El segundo problema es el precio. El Alltrack tiene una tarifa exigente, parte de 31.000 euros con motor de 110 caballos. Cierto es que la dotación de serie es bastante completa, pero exige un esfuerzo económico que no todos los clientes estarán dispuestos a afrontar.

Equipamiento Volkswagen Golf Alltrack

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

  • Sensores de parking delanteros y traseros
  • Diferencial electrónico XDS
  • Control de crucero
  • Detector de fatiga
  • Faros antiniebla cornering
  • Faros Bi-xenón direccionales
  • Luz diurna LED
  • Retrovisor interior fotosensible y exteriores calefactados
  • Climatizador bizona
  • Elevalunas eléctricos
  • Sensores de luz y lluvia
  • Retrovisores plegables y de ajuste eléctrico
  • Cuadro de mandos avanzado
  • Tapizado en tela Alltrack 7 Summits
  • Volante y pomo del cambio en piel
  • Navegador Discover Media con pantalla táctil de 6,5 pulgadas
  • Llantas de 17 pulgadas

Precios Volkswagen Golf Alltrack

Volkswagen Golf Alltrack TDI 184 DSG

Motor Cambio Precio
1.6 TDI 110 CV 4Motion Manual 6v 31.550 euros
2.0 TDI 150 CV 4Motion Manual 6v 33.180 euros
2.0 TDI 184 CV 4Motion DSG 6v 36.720 euros
1.8 TSI 180 CV 4Motion DSG 6v 34.560 euros

Opinión del editor

Volkswagen Golf Alltrack 2.0 TDI 184 CV DSG
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4 estrellas
31.550 a 36.720

    • Volkswagen Golf Alltrack 2.0 TDI 184 CV DSG
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 5 de noviembre de 2017
    • Diseño exterior
      Editor: 75%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 70%
    • Plazas delanteras
      Editor: 80%
    • Plazas traseras
      Editor: 75%
    • Maletero
      Editor: 90%
    • Mecánica
      Editor: 85%
    • Consumos
      Editor: 90%
    • Confort
      Editor: 70%
    • Precio
      Editor: 55%

    Resumen: El Volkswagen Golf Alltrack es un familiar con capacidades fuera de carretera gracias a las protecciones y a la tracción total. El motor 2.0 TDI 184 CV junto al cambio DSG ofrece buenas prestaciones y bajo consumo.

    Pros

    • Aptitudes offroad sensatas
    • Tracción total 4Motion de serie
    • Consumo del TDI 184 CV

    Contras

    • Precio
    • Sin opción a DSG en motores intermedios
    • Detalles de equipamiento

    Galería de imágenes

    ¿Necesitas peritar un coche?
    ¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
    Peritar coche al mejor precio
    Te puede interesar