Prueba Volkswagen Polo 1.0 TSI 95 CV DSG Sport (con vídeo)

43 años dan para mucho. A esa edad, no solo los humanos ya hemos crecido y madurado, sino que algunos vehículos que comenzaron su comercialización allá por la década de los 70 también han tenido tiempo para hacerlo. Así nos lo han demostrado los chicos de Wolfsburgo con la sexta generación de su modelo de segmento B, el Volkswagen Polo.

Su principal novedad es la plataforma MQB A0. El utilitario alemán ha sido desarrollado en torno a ella, y la comparte con otro modelo del Grupo Volkswagen, el Seat Ibiza. Otros elementos que también destacan son el nuevo cuadro de instrumentación digital y unas dimensiones aumentadas que repercutirán directamente en una mejora de la habitabilidad.

 

Más deportivo y agresivo

A pesar de no diferenciarse en exceso de la anterior generación, el nuevo Volkswagen Polo ahora cuenta con líneas más marcadas, algo que podemos ver incluso en otros modelos del grupo alemán, y que acentúan el carácter estilizado y deportivo que pretende transmitir.

El frontal cuenta con un aspecto más agresivo, con numerosas líneas afiladas y la ausencia de ondulaciones, algo que se extiende a toda su carrocería. Destaca la nueva parrilla frontal con un embellecedor en su parte superior y cuatro nervios que ascienden por todo el capó. En el acabado Sport, el nuevo Polo cuenta con faros antiniebla. Nuestra unidad incorporaba ópticas halógenas en lugar de las LED, que se ofrecen como opcional.

Siguiendo por el lateral, encontramos una línea característica en la mayoría de modelos de Volkswagen que recorre ambos lados, partiendo desde las ópticas situadas en el frontal hasta los pilotos traseros. En el Polo, esta recta oblicua está dividida en dos y le confiriere un aspecto más deportivo. En el acabado Sport, por otro lado, estarán disponibles los cristales traseros tintados.

La zaga es quizá la parte más conservadora de todo el diseño del nuevo Polo. Difiere muy poco de la generación anterior, aunque si que incorpora nuevas ópticas, disponibles en LED en algunos acabados. En la parte superior, encontraremos un pequeño spoiler, y en la inferior, una moldura en plástico negro que oculta el tubo de escape.

Conservador en el interior

Para bien o para mal, una práctica muy extendida dentro de la mayoría de fabricantes de automóviles es utilizar los mismos patrones de diseño para el interior de sus vehículos. Aquí Volkswagen sigue esta línea, y el interior del Volkswagen Polo nos parecerá muy familiar con lo visto en otros modelos de la gama de la firma alemana.

A falta de novedades que nos sorprendan, el diseño de los interiores de Volkswagen es sobrio y todo está donde debería estar. Empezando por el volante, contiene los botones necesarios para interacturar tanto con la pantalla TFT del cuadro de instrumentación analógico –el Digital Cockpit es un extra por el que tendremos que pagar 375€– que nos mostrará información del trayecto, así como consumos o la canción que está sonando, así como con la pantalla táctil de 8 pulgadas de la consola central.

Esta pantalla está ubicada en una posición correcta, ya que se encuentra en la parte superior del salpicadero, lo que nos evitará despistar mucho la vista de la carretera. La unidad de pruebas incorpora el sistema Composition Media, que a pesar de no contar con sistema de navegación –disponible en el sistema Discover Media que cuesta 760€ como extra-, ofrece la posibilidad de conectar nuestro teléfono mediante Apple CarPlay o Android Auto, por lo que la ausencia de mapas se verá solventada gracias al smartphone. Por otro lado, su funcionamiento es sencillo e intuitivo.

El salpicadero está constituido por partes duras realizadas en plástico, como la moldura en color gris donde está ubicada la pantalla táctil, además de partes moderadamente acolchadas en la parte superior e inferior. La calidad percibida en el acabado del salpicadero es bastante buena, no hemos oído crujidos extraños a pesar de estar construido por plástico en su mayoría. Por otro lado, echamos en falta un mejor acolchado en la parte inferior de la consola central, donde se asentará nuestra rodilla, ya que en conducción deportiva –y denominándose Sport la versión– es algo de agradecer.

El Volkswagen Polo cuenta con bastante huecos portaobjetos, empezando por un portagafas situado en el techo, a la altura de las luces de cortesía, así como un hueco con dos puertos USB para dejar nuestro teléfono móvil y las típicas guanteras de las puertas, tanto de conductor como de copiloto. Ya en la ubicación del freno de mano, encontramos también dos portavasos, así como un reposabrazos con un pequeño hueco en su interior.

Su gran punto fuerte, la habitabilidad

Si hay algo que realmente le ha sentado bien al Volkswagen Polo, es la incorporación de la nueva plataforma MQB A0, ya no solo por ganar en dinamismo, sino también en espacio interior. Esta novedad le permite disfrutar de una habitabilidad propia de un vehículo de segmento C, ya no solo en las plazas, tanto delanteras como traseras, sino que también ha aumentado su capacidad disponible para el maletero.

Empezando por las plazas delanteras, la posición de conducción, tanto como la de copiloto, gozan de un buen espacio y cuentan con regulación manual en profundidad y altura, así como el volante, que también incorpora ambos reglajes. La posición de conducción es cómoda, quedando todos los elementos necesarios en una situación cercana al conductor. Los asientos recogen bien gracias a unos laterales acentuados.

Es en las plazas traseras donde será evidente la evolución de esta nueva generación del Volkswagen Polo. Dos personas de 1,80 podrán viajar con total comodidad en trayectos largos, y gozarán de un espacio libre tanto en cota de piernas como en altura de unos cuatro dedos, distancia suficiente para no verse agobiados ni encajados en la parte trasera del utilitario alemán. Como es común en modelos de este segmento, la plaza central es testimonial y será útil en trayectos ocasionales. La parte trasera no cuenta con salida de aire, elemento que sí está disponible en otros modelos del segmento. Un aspecto negativo es el túnel de transmisión -existente debido a que la plataforma MQB A0 es usada en modelos que cuentan con tracción total- que molestará a quien esté sentado en el asiento central.

Otro de los grandes beneficiados es su maletero. De formas totalmente cúbicas y sin ningún hueco extraño, su capacidad de carga es de 350 litros, una de las mejores del mercado junto con la cifra del Seat Ibiza, con quien comparte plataforma. Si se abaten las plazas traseras, el volumen disponible aumenta hasta los 1.125 litros, una cifra considerable teniendo en cuenta que el Volkswagen Polo es un utilitario de segmento B.

Motorizaciones y acabados

La gama mecánica del Volkswagen Polo cubre las necesidades de prácticamente todos los posibles usuarios del utilitario alemán. Cuenta con motores atmosféricos y turboalimentados y sus configuraciones varían entre tres y cuatro cilindros. Además, también está disponible una versión alternativa que utiliza gas natural, denominada TGI. Solamente los motores 1.0 y 2.0 TSI incorporan cambio automático de doble embrague DSG en los acabados Advance, Sport y GTI. Ninguna versión cuenta con tracción total.

Versión/Motor Combustible Potencia
Versión/Motor Combustible Potencia
1.0 Gasolina 65 CV
1.0 Gasolina 75 CV
1.0 TSI Gasolina 75 CV
1.0 TSI Gasolina 95 CV
1.0 TSI Gasolina 115 CV
2.0 TSI Gasolina 200 CV
1.6 TDI Gasóleo 80 CV
1.6 TDI Gasóleo 95 CV
1.0 TGI Gas Natural-Gasolina 90 CV

En cuanto a acabados, el Volkswagen Polo cuenta con cuatro niveles de acabado. Empezando por el más básico, existen Edition, Advance y Sport, siendo la versión más potente y completa la GTI, que cuenta con un motor 2.0 TSI de 200 caballos exclusivo de este acabado. Nuestra unidad de prueba estaba equipado con el paquete Sport, el más deportivo y completo excluyendo al GTI.

1.0 TSI de 95 caballos, la versatilidad hecha motor

El motor que hemos tenido la ocasión de probar es un 1.0 de tres cilindros de inyección directa y turboalimentado, que es capaz de desarrollar 95 caballos entre 5.000 y 5.500 revoluciones y 175 Nm de par motor disponible entre las 2.000 y las 3.500 revoluciones. Con estas cifras y un peso de 1.180 kilogramos puede acelerar de 0 a 100 km/h en 10,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 187 km/h.

Este motor destaca sobretodo por la nula rumorosidad a unas revoluciones útiles (de 3.000 rpm), que hacen que nos olvidemos que circulamos con un propulsor tricilíndrico. Su comportamiento es elástico, con un empuje importante a bajas revoluciones -debido al uso del turbo- y es una de las mejores opciones para utilizarlo en el día a día.

Consumos

Su consumo homologado mixto es de 4,7 l/100 km, una cifra que se queda muy alejada con respecto a la medida por nosotros. Aunque sus cifras no son elevadas para un coche de estas características, los valores ofrecidos por la marca no se asemejan a las obtenidas en nuestra prueba.

Versión Consumo urbano Consumo extraurbano Consumo medio
Versión Consumo urbano Consumo extraurbano Consumo medio
Volkswagen Polo 1.0 TSI Medido 7.2 l/100 km 5.7 l/100 km 6.2 l/100 km
Volkswagen Polo 1.0 TSI Homologado 5.8 l/100 km 4.1 l/100 km 4.7 l/100 km

Adiós subviraje

Dinámicamente, el Volkswagen Polo con el acabado Sport, sorprende para bien. La utilización de la plataforma MQB-A0 ha aumentado sus cotas, lo que normalmente se traduce como un mejor reparto de peso. Al ser más ancho y más largo, es más estable en carreteras reviradas, y su puesta a punto, que está orientada al confort con pequeñas pinceladas de deportividad, hacen que el coche se comporte aplomado en este tipo de vías. Es posible apreciar ligeramente algo de subviraje, pero se ha mejorado con respecto a otras generaciones. En situaciones urbanas, el coche es capaz de filtrar bien las irregularidades del pavimento, así como los resaltos que pueblan nuestro país.

La dirección del Volkswagen Polo permite maniobrar a la perfección con el utilitario alemán por la ciudad, entorno por el que se mueve con soltura. Su radio de giro es correcto, y gracias a su longitud, será bastante fácil aparcar con él, a pesar de no contar con ayuda de aparcamiento automático, denominado Park Assist, por el que el usuario tendrá que abonar 590 euros extra.

Por otro lado, la caja de cambios automática DSG de 7 velocidades es rápida y reacciona de forma notable tanto en vías urbanas como en conducción deportiva. Hay que remarcar un funcionamiento algo retardado en las aceleraciones desde parado, pero esta situación se puede deber más al lag que sufre el motor turboalimentado del Volkswagen Polo. Es algo que se podrá subsanar colocando la palanca de cambios en la posición S -Sport- en la que el motor se revoluciona para prepararse en este tipo de situaciones.

Dejando a parte este funcionamiento desde parado, el motor de 1 litro tricilíndrico turboalimentado es probablemente la mejor opción para quien busque un propulsor más que capaz en el día a día en entornos urbanos, así como para diversión en carreteras reviradas, ya que a pesar de que cuenta con 95 caballos, que en principio se pueden antojar escasos, mueven con soltura los 1.180 kilogramos del Volkswagen Polo.

Conclusión

El Volkswagen Polo se presenta como una de las mejores opciones dentro de un segmento B más que reñido. La habitabilidad y el gran funcionamiento de su motor de 95 caballos son sus dos mejores bazas para conquistar a sus futuros usuarios. Sus principales rivales son el SEAT Ibiza, con quien comparte plataforma, y el Ford Fiesta por equipamiento y precio.

La unidad probada incorporaba el acabado Sport. Como opinión personal, nos hubiera gustado que contara con el cuadro de navegación digital Digital Cockpit, que creemos que es esencial por el precio de coste –375 euros-, y el sistema Discover Media, que añade navegador en el sistema de infoentretenimiento, aunque esta carencia se podrá subsanar gracias al uso de nuestro smartphone y Android Auto o Apple CarPlay.

Equipamiento del Volkswagen Polo

Edition

  • Freno de emergencia en ciudad
  • Front Assist con detección de peatones
  • Ayuda de arranque en pendiente
  • Retrovisores térmicos
  • Función Start-Stop
  • Radio Composition Colour
  • Kit antipinchazos

Advance

  • Añade a Edition:
  • Ordenador de a bordo con pantalla multifunción
  • Retrovisores con ajuste eléctrico
  • Volante, pomo y freno de mano en cuero
  • 6 Altavoces
  • Pantalla táctil de 8 pulgadas
  • Radio Composition Media
  • Llantas de aleación 15 pulgadas Sassari

Sport

  • Añade a Advance:
  • Control de crucero activo ACC
  • Detector de fatiga
  • Faros antiniebla con luz de giro
  • Asientos delanteros confort-sport
  • Climatizador Climatronic
  • Reposabrazos delantero
  • Llantas de aleación 16 pulgadas Las Minas

Precios del Volkswagen Polo

Versión Motor Combustible Cambio Tracción Precio
Versión Motor Combustible Cambio Tracción Precio
Edition 1.0 65 CV Gasolina Manual 5v Delantera 14.745 €
Edition 1.0 75 CV Gasolina Manual 5v Delantera 15.305 €
Advance 1.0 TSI 75 CV Gasolina Manual 5v Delantera 16.055 €
Advance 1.0 TSI 95 CV Gasolina Manual 5v Delantera 17.035 €
Sport 1.0 TSI 95 CV Gasolina Manual 5v Delantera 17.795 €
Sport 1.0 TSI 115 CV Gasolina Manual 5v Delantera 18.495 €
Advance 1.0 TSI 95 CV Gasolina Automática 7v Delantera 18.705 €
Advance 1.6 TDI 80 CV Gasóleo Manual 5v Delantera 19.325 €
Sport 1.0 TSI 95 CV Gasolina Automática 7v Delantera 19.465 €
Edition 1.0 TGI 90 CV Gas Natural+Gasolina Manual 6v Delantera 19.625 €
Advance 1.6 TDI 95 CV Gasóleo Manual 6v Delantera 19.735 €
Sport 1.0 TSI 115 CV Gasolina Automática 7v Delantera 20.165 €
Sport 1.6 TDI 95 CV Gasóleo Manual 6v Delantera 20.485 €
GTI 200 CV Gasolina Automática 7v Delantera 25.090 €

Opinión del editor

Volkswagen Polo Sport 1.0 95 CV
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas
14.745 a 25.090
  • 80%

  • Volkswagen Polo Sport 1.0 95 CV
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 22 de febrero de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 85%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 80%
  • Plazas delanteras
    Editor: 95%
  • Plazas traseras
    Editor: 90%
  • Maletero
    Editor: 90%
  • Mecánica
    Editor: 85%
  • Consumos
    Editor: 80%
  • Confort
    Editor: 80%
  • Precio
    Editor: 65%

Pros

  • Motor muy versátil
  • Caja de cambios DSG
  • Habitabilidad

Contras

  • Plásticos interiores
  • Ausencia navegador en acabado Sport
  • Ausencia Digital Cockpit en acabado Sport de serie

Galería del Volkswagen Polo

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *