Renault Talismán 2020: al descubierto todos los secretos de su restyling

El nacimiento del Renault Talismán supuso la muerte del Laguna. Llegó al mercado en 2015, momento en que las berlinas con aire coupé empezaban a posicionarse en la mente de los consumidores. Por esta razón, o porque sus creadores pecaron de cautos, sus ventas nunca han destacado por buenas. Esta situación les ha obligado a tirar la casa por la ventana ofreciendo descuentos y centrándose en el canal de flotas.

Ahora, esta situación debería cambiar una vez llegue al mercado su restyling. Este, tiene lugar una vez ha superado el ecuador de su ciclo comercial, pero como dice el refranero español «nunca es tarde si la dicha es buena». Y sí, está frase se le puede aplicar al ciento por ciento, pues aunque no lo parezca, cambia más de lo esperado. Sobre todo, aquellos elementos que en el momento de su nacimiento ya se veían «viejos».

El exterior del Renault Talismán incrementa su elegancia

A nivel estético, los cambios del renovado Renault Talisman parecen limitados. Pero no, no es así. En el frontal, destaca la inclusión de una parrilla frontal más esculpida. Flanqueándola, aparecen unos grupos ópticos que, aún conservando su fisonomía, integran la tecnología LED Matrix Vision e intermitentes LED dinámicos. En la zona baja aparece un paragolpes con tomas de aire más generosas y líneas actualizadas.

La vista lateral es la que menos cambios recibe, algo lógico tratándose de un restyling. En todo caso, se aprecian nuevas llantas de aleación y tres tonos diferentes para vestir la carrocería. Se denominan Gris Báltico, Rojo Vintage y Gris Highland. Además, la antena cambia su forma y ahora es de tipo aleta de tiburón. Gracias a ella aporta un toque deportivo y además facilita una mejor respuesta del sistema infotainment.

Artículo relacionado:
Nuevo Renault Talisman 2015, más maduro que el Laguna

Por último, repasamos la evolución que sufre la zaga. Tanto en la carrocería sedán de cuatro puertas, como el familiar Estate, recibe paragolpes más musculosos. Los grupos ópticos mantienen el formato exterior, pero actualizan ligeramente la disposición interior. Por último, la zona inferior se adorna con un pequeño difusor que, sin ser funcional, aporta un toque deportivo al conjunto.

Interior remozado que nos hace olvidar defectos pasados

Es en el interior donde encontramos la mayor evolución del Talismán 2020. El primero hace que dirijamos nuestra vista hacia el cuadro de instrumentos. Ahora, recibe una nueva pantalla digital con 10,2 pulgadas que permite configurarla al gusto del conductor. El segundo, es la actualización del sistema infotainment sobre la pantalla vertical de 9,3 pulgadas que, en el caso de las versiones de acceso será horizontal de 7 pulgadas.

Otro de los cambios llega de la mano del sistema Multi-Sense. Ahora, incluye cuatro modos de conducción: Eco Mode, Comfort Mode, Sport Mode y MySense. Tampoco podemos pasar por alto la actualización de controles como los del climatizador o el sistema Auto Hold. Por último, el volante pasa a integrar el control de crucero y mejora la calidad percibida. Esta situación se extiende al salpicadero, pues recibe materiales más cuidados y elegantes.

Por último, está el apartado relativo a las ayudas activas a la conducción. La firma del rombo ha mejorado mucho en sus últimos lanzamientos y ahora llegan novedades a su berlina. Así, no faltarán elementos como el Highway & Traffic Jam Companion (asistente de atascos), aviso de ángulo muerto, alerta activa por cambio involuntario de carril o control de crucero adaptativo con función Stop&Go.

Gama mecánica ecológica que no suma versiones híbridas

Para terminar está la renovación que sufre la oferta mecánica del Renault Talismán. Los ingenieros han centrado sus esfuerzos en mejorar su nivel de eficiencia y consumos. Sin embargo, cuando casi todos sus rivales suman versiones microhíbridas o híbridas, ellos no se han atrevido a introducir la tecnología E-TECH de los Clio o Captur. Sea como fuere, es atractiva, moderna y atiende a las necesidades de gran parte del público.

En gasolina arranca con el nuevo cuatro cilindros turboalimentado 1.33 TCe FAP con 160 CV y un par máximo de 270 Nm. En la cima de la gama está el bloque 1.8 TCe FAP. Es el mismo que emplean los Espace y Mégane más prestacionales y entrega una potencia de 225 CV y 300 Nm de par máximo. Ambas mecánicas están ligadas a la eficiente transmisión automática de doble embrague EDC con 7 relaciones.

En diésel la oferta gira en torno a dos bloques de reciente actualización. En primer lugar el nuevo 1.7 Blue dCi que se desdobla, en función del mercado, en dos versiones: 120 y 150 CV. Ambos están asociados a una transmisión manual de 6 relaciones. Corona la gama el conocido 2.0 Blue dCi que también se desdobla en dos escalones: 160 CV o 200 CV de potencia. En ambos casos, gestionados por la transmisión EDC de doble embrague y 6 velocidades.

Fuente – Renault


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.