Sistema hidráulico: ¿por qué mi coche frena poco y la dirección está dura?

Renovar carnet conducir tasas, sistema hidráulico

En el intrincado mundo de la mecánica del coche, el sistema hidráulico juega un papel crucial en el funcionamiento óptimo de un vehículo. Sin embargo, ¿qué sucede cuando este sistema falla? Las consecuencias pueden ser más graves de lo que uno podría imaginar.

Desde la pérdida de la dirección asistida hasta una disminución en la eficacia de los frenos, un fallo en el sistema hidráulico puede poner en peligro tanto al conductor como a los ocupantes del vehículo. En este artículo, exploraremos en profundidad las repercusiones de un fallo en el sistema hidráulico de un coche y cómo puede afectar a su rendimiento y seguridad. Aquí te explico el motivo de su importancia…

¿Qué es el sistema hidráulico?

El sistema hidráulico de un coche es una red compleja de componentes que trabajan juntos para garantizar el funcionamiento eficiente del vehículo. Este sistema utiliza fluidos para transmitir fuerza de un lugar a otro dentro del vehículo, permitiendo el funcionamiento de varias funciones críticas.

Generalmente se emplea un tipo de aceite, para generar fuerza y movimiento. Este sistema es fundamental para el funcionamiento de varios componentes del vehículo, incluyendo la dirección asistida (el fluido ayuda al conductor a girar las ruedas con menos esfuerzo), los frenos (el fluido aplica fuerza a las pastillas de freno) y la transmisión (algunos modelos lo usan también para cambiar de marcha, o para el sistema de embrague).

El sistema hidráulico funciona sobre el principio de Pascal, que establece que la presión aplicada en un punto de un fluido incompresible se transmite igualmente en todas las direcciones. Cuando se aplica presión al fluido hidráulico, este se mueve a través del sistema y activa los componentes correspondientes.

Para que este sistema funcione, se necesitan varias partes, como son:

  • Bomba hidráulica: es la que genera la presión necesaria para mover el fluido a través del sistema.
  • Cilindros hidráulicos: contienen el fluido hidráulico y son los que generan movimiento cuando se aplica presión al fluido.
  • Válvulas: las válvulas controlan el flujo del fluido hidráulico, permitiendo que se mueva en la dirección correcta.
  • Tubos y Manguetas: estos componentes transportan el fluido hidráulico a través del sistema.

Si alguno de estos elementos falla, el sistema hidráulico dejará de funcionar. Generalmente, lo habitual es que se rompa algún tubo o mangueta de las que transportan los fluidos y el sistema pierda presión. Esto es especialmente frecuente en coches más antiguos, donde los materiales pueden estar algo desgastados.

Posibles averías en el sistema hidráulico

frases de mecánico típicas

Entre las averías más frecuentes en el sistema hidráulico, se encuentran:

  • Pérdida de presión: esto puede provocar una pérdida de potencia o velocidad de los cilindros, y se produce por una fuga de fluido, generalmente por la rotura de algún conducto o conexión. Generalmente, puede ser una pérdida repentina, cuando la rotura es muy grande, o puede producirse de forma gradual si existe una fuga pequeña y se va perdiendo el fluido poco a poco.
  • Cavitación en el filtro de entrada: esto puede ser causado por la acumulación de suciedad en el filtro de entrada, lo que puede provocar un aumento del ruido de la bomba y una pérdida de alta presión o de velocidad.
  • Desgaste de los componentes: los componentes del sistema hidráulico están sometidos a un esfuerzo constante debido al roce y el contacto entre ellos, lo que puede provocar que pierdan eficacia con el tiempo.

Es importante recordar que un mantenimiento adecuado del sistema hidráulico puede prevenir muchas de estas averías. Si se presentan síntomas de un posible fallo, es recomendable llevar el vehículo a un taller para una revisión detallada por tu seguridad, ya que no es cuestión solo de que te deje tirado…

Consecuencias

Las consecuencias de una avería en el sistema hidráulico de un coche pueden ser graves, incluyendo:

  • Fallo en la dirección asistida: una avería en el sistema hidráulico puede provocar problemas en la dirección asistida, dificultando el control del vehículo, mermando la capacidad de giro y poniendo la dirección muy dura.
  • Fallo en los frenos: si el sistema hidráulico que controla los frenos falla, puede resultar en una disminución en la eficacia de los frenos, lo que puede ser peligroso.
  • Fallo en la transmisión: algunos coches utilizan un sistema hidráulico para cambiar de marcha o el sistema de embrague, pueden tener también problemas con la marcha.

Cómo actuar

En caso de fallo del sistema hidráulico, lo que podría repercutir también en los frenos y la dirección asistida, y por ende en la seguridad, deberías seguir estos consejos:

Si es un coche antiguo propenso a rotura de manguitos, te recomiendo antes de emprender el viaje mirar bajo el coche para ver si existe algún tipo de fuga de fluidos.
  1. Mantén la calma, no te pongas nervioso. Lo peor que puedes hacer es perder el control del vehículo.
  2. Deja de acelerar y no pierdas la vista de la carretera.
  3. Avisa a los demás conductores en caso de ser necesario, ya sea con activando las luces de emergencia o incluso accionando el claxon.
  4. Intenta pisar el freno repetidamente y de forma intensa, esto puede aumentar la presión en el circuito de frenos en caso de fallo de la bomba. Pero, sobre todo, utiliza el freno motor, reduciendo marchas para retener el vehículo.
  5. Ejerce una ligera pero continua tensión en el freno de mano cuando quieras detener el vehículo de forma total en caso de emergencia, pero jamás tires de él bruscamente cuando vas a alta velocidad o el coche podría perder totalmente el control.
  6. Busca la manera de salirte de la carretera. Busca una zona de frenado de emergencia o acércate al arcén para no molestar o poner en riesgo al resto de conductores. En caso de ser en ciudad, aparta el coche donde puedas para no molestar.

Aunque el sistema hidráulico falle, generalmente no quiere decir que te quedas sin dirección y sin frenos del todo, sino que vas a encontrarte con una dirección muy dura, y con un sistema de frenado mermado. Pero lo suficiente como para poner el coche en un lugar seguro y llamar a una grúa para que lo acerque a un taller cercano…


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.