A tener en cuenta a la hora de comprar coches usados (IV): Mecánica

A lo que más importancia da la gente sobre el estado de la carrocería, las lunas o el chasis es al apartado mecánico. Sabemos que hay averías que pueden ser realmente caras. Veamos que podemos hacer para detectar algunas de ellas.

Habrá procedimientos de prueba de los que menciones que no podremos hacer nosotros mismos por el hecho de no disponer de las herramientas, la mañana o incluso las ganas, así que recordad que si el dueño no pone inconveniente podemos llevar el coche a un taller de confianza a realizar una pequeña revisión.

El escape:

Vamos a empezar por el final del coche, por el escape. Los escapes de los coches son partes muy delicadas y suelen ser bastante afectadas por el óxido hasta el punto de agujerearse, incrementando el nivel de ruido (un rato suena molón, después te acabas volviendo loco en un viaje largo), teniendo más papeletas para que nos pongan una multa o incluso nos echen para atrás la ITV.

No está nunca de más la comprobación visual, a veces es suficiente, pero una que nunca falla es tapar con la mano los colines de escape (¡ojo! no lo hagais después de que el coche haya estado andando o arrancado un buen rato, cercioraros de que esté frío, arrancad y poned la mano). Cuando quitemos la mano tendremos que notar que los gases salen a más presión (porque les hemos taponado la salida). Si al quitar la mano no sucede nada es que hay alguna fuga en el escape y los gases salen por ahí.

Del mismo modo, fijaos en el humo, es normal que salga humo visible, sobre todo con el coche en frío, pero si luego sigue saliendo humo blanco o azul es que hay algún tipo de problema generalmente con la culata o la junta de la culata porque traga agua, aceite o ambos.

Los frenos:

De lo más importante, pensad que es lo que nos detiene en caso de emergencia (o no). Es vital comprobar que tanto discos como tambores como pastillas estén en correcto orden de marcha. La comprobación es fácil. Solicitad un prueba dinámica y cuando podáis hacerlo en condiciones de seguridad, pisad el freno a fondo. Si notais vibraciones en el pedal y en el volante significará que los discos están alabeados, y habría que sustituirlos.

Del mismo modo, si el coche se va hacia algún lado al frenar puede ser síntoma de que los frenos de un lado estén más gastados que los del otro.

La dirección:

Importante fijarse que la dirección no esté desalineada. Si poniendo el volante recto el coche tiende a irse un poco, o lo que es lo mismo, si para el coche vaya recto el volante tiene que estar ligeramente torcido significará que está desalineada la dirección.

Si el coche girase solo hacia algún lado, malo, lo más probable es que se haya llevado algún tipo de golpe (un bordillazo por ejemplo)

En el siguiente artículo seguiremos con más apartados mecánicos a tener en cuenta.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Categorías

Coches
Etiquetas ,

Iñigo Ochoa

Me llamo Iñigo Ochoa, tengo 22 años y soy de Vitoria. Formo parte del equipo de redactores de ActualidadMotor desde 2010. Soy Técnico Superior en... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *