Cómo quitar el hielo del parabrisas

Cómo quitar el hielo del parabrisas de tu coche

En las épocas de mucho frío, uno de los principales problemas con los que nos podemos encontrar es la formación de hielo en el parabrisas. Cuando pasa esto, la rutina diaria de ir al trabajo o a cualquier otro destino se convierte en una lucha contra la escarcha que no siempre es fácil.

Por eso, aquí te vamos a contar cómo quitar el hielo del parabrisas, para que sea una operación fácil y rápida. Siempre sin dañar el cristal o los plásticos que lo rodean y sin gastar más tiempo de lo necesario.

Rascar el hielo

Todos hemos visto alguna vez esas pequeñas espátulas o rasquetas con las que rascar manualmente el cristal. Si no disponemos de una, también podemos utilizar otros objetos de plástico como un CD o una tarjeta de cierto grosor. Cualquier objeto de plástico duro con un borde apropiado puede servir para esta tarea. Pero, ojo, nunca debes usar un utensilio metálico si no quieres rayar el parabrisas.

Siempre que lo hagas, mueve el rascador desde el borde hacia dentro. Si lo haces al revés puedes dañar las gomas laterales del parabrisas. Algo que es muy fácil que ocurra porque con el hielo es sencillo que se vaya la mano más allá de lo que se pensaba. Quita el hielo de la mitad del cristal que te queda cerca y luego ve al otro lado del coche para quitar la otra mitad. Luego retira el hielo del centro si han quedado restos.

Descongelante de parabrisas

Hay veces que la capa de hielo suele ser bastante gruesa y los “pequeños trucos” no dan resultado, por lo que una opción es comprar algún tipo de producto especial para combatir y descongelar el hielo. En el mercado existen numerosos sprays pensados para dicha función. Eso sí, algunos son un poco caros. Los de Ma-Fra y Sisbrill son buenas opciones, aunque hay más marcas que fabrican descongelante de buena calidad.

Alcohol

Las propiedades del alcohol ayudan a disminuir el punto de fusión del agua y, por ende, hacer que ésta se descongele antes. Si no encontramos un hielo muy denso, rociar el cristal con un poco de alcohol etílico del que se encuentra en cualquier farmacia, puede ser de ayuda.

Si tratas de quitar el hielo con alcohol, asegúrate de que no cae dentro del motor a través de las ranuras o que toca las gomas. Así evitarás los posibles deterioros de partes plásticas o sensibles de tu coche.

Que los productos químicos que uses no toquen plásticos o gomas, o entren en el motor

Anticongelante

Otro truco útil para quitar el hielo del parabrisas es echar un poco de anticongelante. Como su propio nombre indica, evita que se hiele el refrigerante de nuestro motor cuando la temperatura es menos de 0º, así que es muy útil también en estos casos.

Al igual que con el alcohol, es mejor que no toque plásticos o que entre en el vano motor. Así que ten cuidado cuando lo eches para que solo toque el cristal al que le quieres quitar el hielo.

Motor y sistema de ventilación

Hay gente que trata de eliminar o reblandecer el hielo con arrancar el motor, poner la calefacción al máximo e intentar dirigir el flujo de aire hacia el parabrisas. Sin embargo esto no es útil para estos casos, tanto si el aire es frío como si es caliente.

Si no esperas a que el motor adquiera un calor elevado, el aire no conseguirá alterar el hielo del otro lado del cristal. Y si el aire está ya caliente porque el motor lleva un rato funcionando, podrás romper o deteriorar el cristal por el cambio de temperatura. Por eso es mejor que uses cualquiera de los métodos antes mencionados.

Si no quieres tener que quitar el hielo del parabrisas cada mañana, te recomendamos que el eches un ojo al artículo Consejos para evitar que se congelen los cristales de tu coche durante el invierno. Como se suele decir: más vale prevenir que curar.

El hielo es demasiado para que el aire frío del coche pueda descongelar el parabrisas

Lo que no debes hacer para quitar el hielo del parabrisas

Recuerda que sobre este tema existen también algunos mitos que si los ponemos en práctica pueden hacer que nos arrepintamos, ya que puede que tengamos problemas mayores al simple hecho de tener nuestro parabrisas cubierto de escarcha. Hablamos de métodos como verter agua caliente o tibia sobre la luna. Esta técnica puede ser desastrosa ya que, como comentábamos anteriormente, las fuertes diferencias de temperatura son fatales y lo único que tienen como resultado es la ruptura más que segura sobre el cristal.

Otra imprudencia es frotar el cristal con sal. Aunque estemos acostumbrados a ver carreteras bañadas en sal, esto es porque evitan que el agua se congele, pero no deshacen de forma rápida la que ya está congelada. Además, pueden rayar la superficie y corroer las chapas.

Artículo relacionado:
Cómo desempañar los cristales del coche

Desde hace unos años para acá, se han vuelto muy famosos los llamados parabrisas térmicos.  Están formados por pequeños hilos prácticamente invisibles que se insertan entre las distintas láminas que conforman la pieza del parabrisas. Actúan como una fuente térmica, calentando el cristal en la totalidad de su superficie. Dichos hilos distribuyen el calor de forma uniforme, evitando así los cambios drásticos de temperatura y, por consiguiente, las fracturas. Muchas marcas montan ya este sistema, como por ejemplo Ford, que es una de las pioneras.

No dudes en poner en práctica todos estos trucos y consejos que hemos expuesto, ya que una perfecta visibilidad es crucial a la hora de conducir y evitar accidentes.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.