Consejos para evitar que se congelen los cristales de tu coche durante el invierno

Coche con los cristales congelados

El invierno es una de las épocas más temidas por los conductores, sobre todo para todos aquellos que no disponen de una plaza de garaje o similar, y han de dejar sus coches en plena calle. Lluvias, nevadas, fuertes vientos y, en particular, las tan temidas heladas que colman de hielo las lunas y cristales del coche, son los principales enemigos.

Es muy molesto tener que eliminar, mañana tras mañana, el casco de hielo que cubre la zona del parabrisas. A continuación, les exponemos una serie de consejos que nos facilitarán, y mucho, esta ardua labor:

Motor y sistema de ventilación

Coche en la nieve

Algo tan sencillo como arrancar el motor, poner la calefacción al máximo e intentar dirigir el flujo de aire hacia el parabrisas, puede ser una gran solución. Eso sí, no hay que esperar a que el motor adquiera un calor elevado, ya que los cambios bruscos de temperatura pueden hacer que el cristal se fracture. Por consiguiente, siempre que empleemos esta técina, el motor debe estar en frío para evitarnos más que posibles disgustos y dinero.

Productos químicos

Hay veces que la capa de hielo suele ser bastante gruesa y los “pequeños trucos” no dan resultado, por lo que una opción es comprar en un establecimiento profesional algún tipo de producto especial para combatir y descongelar el hielo. En el mercado existen numerosos sprays pensados para dicha función. Eso sí, algunos son un poco caros.

Rascar el hielo

Todos hemos visto alguna vez esas pequeñas espátulas o rasquetas con las que rascar manualmente el cristal. Si no disponemos de una, también podemos utilizar otros objetos de plástico como un CD o una tarjeta de cierto grosor. Pero, ojo, nunca usemos un utensilio metálico si no queremos rayar el parabrisas.

Alcohol

Retrovisor congelado

Las propiedades del alcohol ayudan a disminuir el punto de fusión del agua y, por ende, hacer que esta se descongele más rápidamente. Si no encontramos un hielo muy denso, rociar el cristal con un poco de alcohol etílico, el cual encontraremos en cualquier farmacia, puede sernos de gran ayuda.

Manta o cartón

Una de los consejos más efectivos y cómodo es el de cubrir el parabrisas o cristales de nuestro vehículo con una manta o diversos cartones. Nos podemos ayudar de los limpiaparabrisas y las puertas delanteras para colocarlos.

Vinagre

Un viejo truco, probablemente desconocido por la gran mayoría, tiene como protagonista al vinagre. Algo tan simple y sencillo como preparar en casa una pequeña disolución de agua y vinagre, con la cual pulverizaríamos nuestro coche el instante posterior a haberlo aparcado, es un acto tremendamente efectivo y con consecuencias “anti-hielo” muy potentes.

El vinagre tiene un pH muy ácido que ayuda a prevenir que el agua se acumule en forma de hielo sobre distintas superficies, en vidrio y cristal entre ellas.

Recuerda que sobre este tema existen también algunos mitos que si los ponemos en práctica pueden hacer que nos arrepintamos, ya que puede que tengamos problemas mayores al simple hecho de tener nuestro parabrisas vestido con un manto helado. Hablamos de cosas como verter agua caliente sobre la luna. Esta técnica puede ser desastrosa ya que, como comentábamos anteriormente, las fuertes diferencias de temperatura son fatales y lo único que tienen como resultado es la ruptura más que segura sobre el cristal.

Parabrisas congelado

Otra imprudencia es frotar el cristal con sal. Estemos acostumbrados a ver carreteras bañadas en sal, esto es porque evitan que el agua se congele, pero no la deshacen de formar rápida. Además, pueden rayar la superficie y corroer las chapas.

Desde hace unos años para acá, se han vuelto muy famosos los llamados “parabrisas térmicos”.  Están formados por pequeños hilos prácticamente invisibles que se insertan entre las distintas láminas que conforman la pieza del parabrisas. Actúan como una fuente térmica, calentando el cristal en la totalidad de su superficie. Dichos hilos distribuyen el calor de forma unifome, evitando así los cambios drásticos de temperatura y, por consiguiente, las fracturas. Muchas marcas montan ya este sistema, siendo Ford una de las pioneras.

No duden en poner en práctica todos estos trucos y consejos que les hemos expuesto, ya que una perfecta visibilidad es crucial a la hora de conducir y evitar accidentes.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *