Consejos para evitar que se congelen los cristales de tu coche durante el invierno

Qué hacer para que los cristales del coche no se congelen

El invierno es una de las épocas más temidas por los conductores, sobre todo para aquellos que no disponen de una plaza de garaje, y han de dejar sus coches en plena calle. En esa época, los principales enemigos son las lluvias y nevadas, los fuertes vientos y, en particular, las tan temidas heladas que colman de hielo el parabrisas y demás cristales del coche.

Aquí te vamos a contar los mejores trucos para evitar que se acumule hielo en el parabrisas. Verás que es mucho mejor idea que pelearte con la escarcha cada mañana, antes de poder iniciar la marcha. Y si el mal ya está hecho, al final te contamos como eliminarla de la mejor forma posible y sin tardar más de lo necesario.

Manta, cartón o protector de parabrisas

Empezamos por el sistema más eficaz para evitar que se forme hielo en el parabrisas. Se trata de colocar un protector encima del cristal, que evite la formación de rocío o la acumulación de nieve. Una manta o cartón son muy eficaces, pero debes colocarlo entre las escobillas y el parabrisas, para que estén lo más en contacto con el cristal posible. Además, servirán para sujetarlo y que no se vuele con el viento. Si puedes, trata de pillar aquello que uses con las ventanillas laterales para darle más sujeción.

También existen protectores de parabrisas específicos, que no cuestan mucho dinero y cumplen su función muy bien. Los de DTNO.I, Ezlife y Otumixx, están bien y su precio está por debajo de los 16 euros. Cuando elijas uno, es mejor que te decidas por uno que incluya fundas para los retrovisores. Así no tendrás que rascar hielo de ellos o limpiarlos antes de ponerte en marcha.

Como evitar que se congele el retrovisor

Vinagre

Un viejo truco, probablemente desconocido por la gran mayoría, tiene como protagonista al vinagre. Algo tan simple y sencillo como preparar en casa una pequeña disolución de agua y vinagre, con la cual pulverizaríamos nuestro coche el instante posterior a haberlo aparcado, es un acto método efectivo y con un efecto antihelada muy potente.

Funciona gracias a que el vinagre tiene un pH muy ácido, que ayuda a prevenir que el agua se acumule en forma de hielo sobre distintas superficies. Incluidos el vidrio y el cristal.

En cualquier caso, no esperes milagros porque no es tan efectivo como cubrir el cristal con un protector. El motivo es que la película que creas con el vinagre puede quitarse con mucha facilidad con la lluvia o la nieve. Así que es efectivo principalmente si el clima es frío, pero lo suficientemente seco.

Como no puedes saber qué es lo que pasará durante la noche con toda fiabilidad, es mejor que te decantes por esta opción si no tienes a mano un protector de parabrisas, un cartón o una manta vieja que no te importe usar. También es un método aceptable si tu coche tiene un techado o cualquier cosa que lo proteja de las inclemencias del tiempo que le quiten el vinagre.

Trucos del vinagre y la patata para evitar que tu parabrisas quede así de helado

Restregar una patata por el parabrisas

Por último, te recomendamos que restriegues por el parabrisas una patata cortada por la mitad. De nuevo la química juega a nuestro favor con éste método, que también evita que se forme hielo en el parabrisas. Si usas este sistema o el del vinagre, recuerda que solo será efectivo si no llueve o nieva hasta tal punto que se acabe quitando la capa protectora.

Tampoco debes olvidar que las ventanillas delanteras también deben estar limpias de hielo o nieve antes de arrancar. Por eso, es mejor que apliques el truco de la patata o del vinagre, aunque uses un protector para el parabrisas. Estos no suelen proteger los cristales laterales de las heladas.

Artículo relacionado:
Cómo desempañar los cristales del coche

¿Y si ya hay hielo en mi parabrisas?

Si el mal ya está hecho, toca ponerse manos a la obra para librarnos del hielo. Una tarea que puede complicarse mucho si la temperatura es muy baja y capa de escarcha es muy gruesa. Lo mejor que puedes tener para esta circunstancia es un rascador de plástico como los de RevHeads, Omitium, Gafild o similares. Aunque si no lo tienes, puedes intentar usar una vieja carátula de CD u otro objeto hecho de plástico duro, como una tarjeta.

Si con eso no logras quitar el hielo con facilidad, puedes aplicar antes otros trucos que te ayuden a salir del aprieto. Por ejemplo, anticongelante de motor o alcohol. También se suelen usar combinaciones de uno y otro mezclados con agua, para quitarle algo de dureza al hielo antes de rascar.

Lo que no te recomendamos es que trates de quitar el hielo del parabrisas con agua caliente o tibia. Un cambio de temperatura brusco haría que el cristal se rompiese y , aunque no lo hiciera, su integridad podría verse comprometida de tal forma que se volviese menos resistente. Tampoco es recomendable usar sal para intentar diluir el hielo, porque solo es efectivo para evitar que se siga helando, no para quitar el hielo que ya se ha creado.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.