Cómo funciona de verdad un espejo retrovisor electrocrómico

Espejo retrovisor electrocrómico

¿Cuántas veces hemos notado cómo el vehículo que viene detrás nos deslumbra? Si tenemos los espejos de nuestro coche bien regulados, seguro que en más de una ocasión nos ha sucedido. Hasta hace unos años, sólo podíamos solucionarlo moviendo el espejo o teniendo paciencia. Sin embargo, con un espejo retrovisor electrocrómico nos podemos olvidar de esas incomodidades.

Desde hace unos años, muchos vehículos equipan un tipo de espejo retrovisor electrocrómico. De esta forma, el espejo se oscurece automáticamente y no somos deslumbrados por los demás conductores. Pero, ¿cómo funciona?

Funcionamiento de un espejo retrovisor electrocrómico

El espejo electrocrómico funciona gracias a un gel que se oscurece con la electricidad y unos sensores

Básicamente, un espejo retrovisor electrocrómico es un espejo normal al que se le colocan varias láminas por delante. El efecto de oscurecimiento se produce gracias a tres capas entre las que se produce una reacción química provocada por la electricidad:

  • Capa electrocrómica: que se oscurece cuando recibe iones positivos
  • Capa contraelectrodo: que almacena los iones que irán a la capa electrocrómica
  • Capa conductora: está formada por una disolución electrolítica y permite el paso de los iones. Es el líquido que ves en la imagen de un espejo electrocrómico roto (arriba). A estas capas hay que sumar otras capas para conducir la electricidad y otra protectora.

Cómo interactúan las capas

La clave del funcionamiento de estas tres capas es que la capa electrocrómica puede reducirse. Un término que en química quiere decir que sus moléculas pueden ganar electrones. Esto se consigue suministrándole una pequeña carga eléctrica.

Al hacerlo, el material queda cargado negativamente, lo que provoca la atracción de los iones positivos de la capa contraelectrodo. El resultado es que la capa electrocrómica cambia y su reacción ante la luz también. En este caso, se oscurece para dejar pasar menos luz.

El cristal permanece oscurecido hasta que se crea una corriente inversa que extrae los electrones y los iones positivos vuelven a la capa contraelectrodo.

Los sensores del espejo le permiten ajustar su oscurecimiento a la intensidad de la luz

Cómo funcionan los sensores de luz

Para saber cuándo generar dicha corriente, este espejo retrovisor tiene dos sensores de luz, uno delantero y otro trasero:

  • El sensor delantero detecta la luz ambiente y oscurece el espejo según sea de día o de noche
  • El segundo sensor, que apunta hacia atrás, detecta si un foco de luz incide sobre el espejo retrovisor, oscureciendo de esta forma el espejo, con lo que evitamos ser deslumbrados.

Estos sensores no sólo son capaces de detectar si hay o no luz, también pueden medir cuánta luminosidad hay y enviar una señal de salida equivalente al brillo detectado. Para poder hacerlo cuenta con un transductor fotoeléctrico que transforma la luz a corriente eléctrica.

Estos transductores se usan también en las cámaras de fotos (como la del móvil). Gracias a ello su modo automático puede saber cuánta luz hay y elegir los parámetros adecuados para hacer la foto. Otro ejemplo del mundo de la automoción son los sensores para algunos tipos de luces adaptativas. Gracias a ellos pueden encender la luz automáticamente cuando anochece.

De todas formas siempre se puede optar por un espejo convencional que tenga sistema de antideslumbramiento mediante una palanquita.

Los espejos electrocrómicos también se pueden llevar en el lateral

Los espejos electrocrómicos son un equipamiento de seguridad

El espejo retrovisor electrocrómico nos lo podemos encontrar tanto en los espejos laterales como en el espejo interior, siendo un elemento muy habitual en los vehículos de hoy en día.

De esta forma no tenemos que preocuparnos por el deslumbramiento de otros vehículos. Además, de esta forma circularemos con más seguridad ya que no nos resta visibilidad y tampoco tenemos que estar pendientes de tratar de esquivar la luz molesta de los demás vehículos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.