Luces adaptativas: qué tipos hay, funcionamiento y cuál es mejor

Luces adaptativas

Las luces adaptativas son un elemento de seguridad muy extendido entre las marcas de coches, al menos como opción. Tanto es así, que hasta las versiones básicas de muchos modelos cuentan con algún tipo de sistema de faros adaptativos, aunque sea básico.

Te vamos a contar qué son exactamente las luces adaptativas, qué hacen cada uno de los tipos que hay y, sobre todo, si merecen la pena el precio extra que hay que pagar por ellas.

Qué son las luces adaptativas

Son unos grupos ópticos delanteros con capacidad de cambiar la iluminación de la vía según las circunstancias. Usan valores como el giro de volante, la presencia de otros vehículos o incluso los mapas del GPS. De esa manera, pueden ajustar la orientación de las luces o apagarlas y encenderlas según se requiera.

Sin embargo, no todas tienen el mismo nivel de tecnología. Las hay que solo tienen un par de faros para alumbrar a los lados cuando se gira el volante y las hay con luces láser que alumbran todo menos los vehículos que haya delante, para no deslumbrar.

Faros adaptativos de un Lexus GS

Tipos de luces adaptativas

Existen muchos tipos de luces adaptativas y de funciones que pueden ejecutar. Las agrupamos en cinco tipos principales según su función y la forma que tienen de funcionar:

Luces de giro

Sirven para alumbrar la curva mediante unos faros extra o las luces antiniebla. Pueden ser de dos tipos:

    • estáticas: estas son las que cuentan con faros estáticos extra que se encienden solo cuando se gira el volante. Así iluminan la zona a la que nos dirigimos, que de otra forma quedaría oscura.
    • móviles: suelen usar las luces de cruce o tener unos faros auxiliares. Estos se moverán hacia el lado al que giramos para iluminar la curva. Este tipo de luces adaptativas sí tiene más alcance normalmente. Cómo es lógico, el mismo que las luces de cruce convencionales. Por ejemplo las luces bi-Led adaptativas del Lexus GS450h.

Luces con regulación automática de la distancia

Estas luces van cambiando el ángulo para alumbrar más lejos o más cerca según la velocidad. Esta función se suele limitar a las luces cortas, ya que las largas siempre alumbran a mucha distancia.

Se trata de una luz adaptativa básica, aunque se puede combinar con otros tipos las luces adaptativas de giro, para ofrecer una adaptación a las circunstancias más completa.

Luces adaptativas a las curvas, la velocidad, la carga, otros vehículos, etc

Luces con regulación automática de altura según la carga

Estas se suelen olvidar, pero también son un tipo de luces adaptativas. Usan la altura de la suspensión para adaptar la altura de las luces. Por ejemplo, si lleva mucha carga detrás o un remolque, la carrocería se hunde en el tren trasero y los faros alumbran más arriba.

Estas luces adaptativas corrigen esa desviación bajando los faros, para no deslumbrar al resto de conductores. Así que también funciona cuando el coche pasa por terrenos irregulares que varían la inclinación de la carrocería.

Luces largas con encendido y apagado automático

Es de los más frecuentes en la actualidad. El sistema detecta si hay otros vehículos y apaga las luces largas para no deslumbrar o encandilar. Cuando ya no hay nadie, vuelve a encenderlas.

Con el tiempo se han ido perfeccionando, ya que las primeras versiones no detectaban vehículos en algunas circunstancias. Por ejemplo, si sus faros estaban tapados por las barreras de la mediana de una autopista o autovía.

Luces divididas en tramos de iluminación independiente

Son las más avanzadas y eficaces. Están compuestas de varios puntos de luz que se apagan o se encienden para iluminar solo lo necesario. Por ejemplo, pueden apagar solo los módulos necesarios para no deslumbrar al conductor de otro vehículo. Por este motivo son de tipo LED, cuyos diodos led permiten crear un módulo lo suficientemente compacto para meter muchos puntos de luz, que además se encienden y apagan muy rápidamente. Ese es el caso por ejemplo de las Matrix LED de Audi, que tienen 50 luces en cada faro.

Funcionamiento de las luces adaptativas

Funcionamiento de las luces adaptativas (faro AFL de Opel )

Cada tipo de luz adaptativa tiene su propio funcionamiento, porque no todas realizan el mismo trabajo. Además de que los más avanzados requieren de centralitas propias y asistentes a la conducción con cámaras y radares.

Luces adaptativas según giro, velocidad y carga

Empezando por las luces adaptativas de giro estáticas, son las más sencillas y baratas de construir, porque solo requieren de una conexión con la dirección del coche o la centralita. Así cuando giramos hacia un lado, se encienden para alumbrarlo. También las hay que se activan al poner el intermitente.

Las luces adaptativas de giro dinámicas tienen dos formas de funcionar: una mecánica y otra eléctrica. Las mecánicas son las más antiguas y cuentan con una conexión de engranajes con la dirección, de tal forma que los faros giran a la vez que las ruedas. Las eléctricas, van conectadas a la centralita del coche y giran mediante unos motores propios.

Luces adaptativas a la curva

En cuanto a las que regulan la distancia de alumbrado, el funcionamiento es el mismo. Requieren de una conexión con la centralita que le ordenará ajustar la inclinación de los faros en función de la velocidad del coche. Se mueven mediante unos motores propios.

Por último la regulación de los faros según la carga, requiere de unos sensores en la suspensión del coche para saber la posición de la carrocería. De esa manera, siempre alumbrarán a la distancia adecuada, ya esté muy hundida o desequilibrada por exceso de carga en un eje.

Asistentes de luces de carretera

Estos permiten el cambio de luces largas a cortas o funciones más avanzadas como las de las luces divididas en tramos de iluminación independiente.

Requieren de una cámara que normalmente está en el parabrisas detrás del retrovisor central para que no moleste al conductor, además de algunos sensores. Ésta registra la cantidad de luz que hay, si hay otros vehículos en la calzada o si hay condiciones climatológicas adversas. Gracias a ello y a su propia centralita, puede tomar el control de las luces. En sus versiones más básicas, solo cambia de luces largas a cortas y en las más avanzadas, puede ajustar la luminosidad de los faros y su ángulo.

Asistente de luces adaptativas de carretera

Si cuenta con luces con tramos de iluminación independiente, puede llegar a iluminar solo las partes necesarias de la carretera. Dejando alumbradas las demás. Cosa que consigue gracias a que está compuesto por muchos puntos de luz dirigidos a diferentes partes por las ópticas del coche. Así puede apagar por ejemplo solo unos cuantos y dejar a oscuras un coche que nos precede para no deslumbrar.

Asistente predictivo de iluminación

Estos añaden los mapas del GPS para afinar más el control de las luces de los vehículos. Por ejemplo, cuando el sistema detecta que se va a entrar en una localidad, momento en el que pasa a las luces cortas de forma automática.

Con esta información, también pueden ayudar a la cámara y los sensores a alumbrar correctamente una curva. Ya que el GPS tiene constancia de las curvas que hay por delante y cómo de cerradas son.

Los asistentes predictivospara las luces adaptativas usan la cartografía de los mapas

¿Puede emplear en su vehículo luces adaptativas?

Aunque no te lo creas esta es una pregunta que puede salir en el examen teórico del carnet de conducir. Se debe a que en sus comienzos hubo cierta desinformación sobre este tipo de equipamiento. La respuesta es claramente sí. A día de hoy, no cabe ninguna duda de que es un dispositivo ampliamente utilizado por todas las marcas. Sin embargo, esto no quiere decir que sean obligatorias.

Bi-LED, AFL LED, Full LED ALH, Matrix LED…

Esta retahíla de siglas hacen referencia a los diferentes sistemas de luces adaptativas que hay en el mercado. Todas ellas funcionan con los sistemas aquí explicados. Están los faros Bi-LED adaptativos de Lexus, Smart Full LED adaptativos ALH de Mazda, los Dynamic LED Headlights de Ford o los Matrix LED de Audi.

También cabe mencionar los faros adaptativos AFL desarrollados por Hella, que varían el caudal y la orientación de la luz de acuerdo a la situación óptima en cada momento. Van por la cuarta generación y varias marcas los han incorporado en algunos de sus modelos, como por ejemplo BMW, Land Rover , Opel, Peugeot o Mercedes.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.