Comparativa Peugeot 208 e-HDI 92 CV vs. Ford Fiesta TDCI 95 CV

Comparativa Peugeot 208 HDI 92 vs. Ford Fiesta TDCI 95

Los integrantes del segmento B están curtidos en mil batallas. La mayoría de ellos cuenta con un elevado número de horas de vuelo en este mercado que se proclama como uno de los más competitivos del momento. Inmersos en él, dos nombres propios. A una esquina del ring, un veterano renovado, con 1.117 kg de peso y un millón de victorias desde que pisó el cuadrilátero allá por el 1976, el Ford Fiesta. Frente a él, con 1.155 kg de peso y unas terribles ansias por convertirse en la referencia de los utilitarios, el Peugeot 208. Señoras, señores, que comience el espectáculo.

Con esta pugilista presentación, y tras contaros de lo que es capaz el Peugeot 208, cambio de montura para subirme en el nuevo Ford Fiesta. Estéticamente, les veo menos parecido que al tocino con la velocidad. Ambos son un aliado para moverse por la angosta ciudad, pero el león, es el mejor disfrazado para rematar esta faena.

El Ford Fiesta a examen por Quique León

El restyling que ha sufrido el americano le ha servido para ganar en deportividad, un trabajo que no ha modificado gran parte de la cubierta pero que ha hecho que me lleve las manos a la cabeza con esa parrilla de nueva factura a lo Aston Martin. En cambio, el 208, se decanta por una línea más esbelta, más original, donde la zaga es la encargada de recordarnos que el animal sigue teniendo hambre.

Comparativa Peugeot 208 HDI 92 vs. Ford Fiesta TDCI 95

La segunda ronda de este particular combate rompe el empate. El interior de este Ford Fiesta me deja en una posición más deportiva, es cómodo y ergonómico, pero el conjunto es más sobrio, el tamaño de la pantalla de la consola central es diminuto y la botonera me recuerda a la de un Boeing 747. El habitáculo del francés, pese a no regalarme esa sensación dinámica, es más fresco, moderno y cuenta con un aro sencillamente extraordinario.

Antes de ponerme en marcha, toca analizar cuanto espacio ofrece el utilitario de la marca del óvalo. Un examen que empieza bien y termina mejor. En la primera fila, este par de asientos con buena moldura y capacidad de sujeción notable aprueban con nota pero. ¿y la retaguardia? Con poco menos de cuatro metros, la parte trasera suele ser la que se lleva la peor parte.

– Me encandila el interior del 208, pero me quedo con el Fiesta por comportamiento – Quique León

En este caso la tónica se mantiene y el Ford Fiesta permite a dos adultos viajar cómodamente y sin demasiados achuchones. Igualmente, el maletero tiene una capacidad tan correcta como la de su enemigo -290 litros-, quizás demasiado hundido pero agradecido por una boca de entrada ancha. Una prueba que se resuelve con armas igual de letales.

Pero las capacidades traviesas del Ford Fiesta serán las que le ayuden a encajarle al galo una buena derecha y le hará recuperar puntos. Las cifras los equiparan: una mecánica 1.6 TDCi de 95 CV y un par de 200 Nm. Pero la realidad no tiene nada que ver con los números. El de Michigan es más nervioso, quiere jugar y esa energía que derrocha resulta incluso adictiva. El chasis afinado y las suspensiones firmes le dan ese punto de sabor que estaba buscando.

Me gusta la dirección, directa e instintiva, y me conquista el cambio, preciso y con recorridos cortos. Esencia deportiva que le saca de entre las cuerdas y que, si no fuera por el tacto del pedal de freno, completaría una serie perfecta. Menos mal que lo importante no es cuando se abre el telón, sino cuando se cierra, un final que también refleja unos consumos contenidos.

Analizando el Peugeot 208 con Eduardo Lausin

Comparativa Peugeot 208 HDI 92 vs. Ford Fiesta TDCI 95

Me toca a mí ahora agarrar el volante del francés tras pasar una semana con el Fiesta. Lo primero que me viene a la mente una vez nos juntamos es qué vamos a comparar si tenemos entre manos dos coches tan similares. Dos utilitarios, dos niveles de equipamiento idénticos y, por si fuera poco, dos motores iguales, donde sólo cada marca realiza sutiles reglajes para adaptarlos a su estilo. Nada más lejos de la realidad. Poco tienen que ver el uno con el otro.

Y donde más evidente se hace la diferencia es en el diseño. Por un lado tenemos al Fiesta, unas líneas ya conocidas que ahora se renuevan y reafirman su deportividad, pero también su elegancia. Sinceramente, pocas veces he visto un frontal tan elegante como el del Fiesta. Sí, el de los Aston Martin. Por diseño, el Peugeot 208 se me antoja más cosmopolita, unas líneas más trabajadas y diferenciadoras para un utilitario. Si buscamos un diseño deportivo, el Fiesta en carrocería 3 puertas será nuestro mejor amigo.

Comparativa Peugeot 208 HDI 92 vs. Ford Fiesta TDCI 95

Nos adentramos en el habitáculo de ambos y las cosas siguen una línea similar, con un pequeño gran matiz. El Fiesta tanto por postura de conducción como por diseño se erige como el más deportivo. Será el coche ideal para los que buscan esa sensación en el utilitario, a diferencia del Peugeot 208, donde una postura de conducción más elevada y un diseño absolutamente más rompedor y moderno acabará resultándonos más atractivo.

– El interior del 208 es, sin duda, lo mejor del coche. El motor peca de perezoso – Eduardo Lausin

La pantalla táctil central, la limpieza de botones en el salpicadero, el cuadro elevado o el diminuto volante harán de cada viaje en el 208 toda una experiencia. Sin embargo, la mayor diferencia entre ambos la marca la calidad de los materiales. El Peugeot 208, como coche más moderno, juega en otra liga. El Fiesta es un coche sólido y bien rematado, pero será el 208 el que más nos convencerá cuando toquemos todas y cada una de sus piezas.

Si lo que buscamos es espacio, el Peugeot 208 volverá a sentar cátedra aunque esta vez con muy poco margen. Si en el Fiesta apenas tendríamos problemas para aclimatarnos a las plazas traseras, el 208 nos regalará algún que otro centímetro que lo declararán ganador. El maletero, por su parte, apenas se diferencia del rival en cuanto a volumen aunque el del 208 me resulta ligeramente más aprovechable por formas.

Comparativa Peugeot 208 HDI 92 vs. Ford Fiesta TDCI 95

Entremos en la parte dinámica. En esta ocasión coincido plenamente con mi compañero Quique. Dinámica se escribe con F de Fiesta, con un contrincante que, como buen francés, ofrece un comportamiento más burgués. Ambos son coches muy ágiles pero el Fiesta es, además, divertido. Le gustan las curvas y consigue mantenerse cómodo cuando toca. El 208 también afronta con soltura los tramos revirados, pero serán las autovías y el asfalto roto de la ciudad lo que mejor digiera.

En cuanto a motores, pese a ser en esencia exactamente los mismos, es palpable la diferencia de tacto y respuesta entre uno y otro. Una vez más el Fiesta se muestra más vivo y ágil, con una capacidad sorpendente en coger vueltas. Todo lo contrario ocurre con el 208. Tres caballos menos declarados no suponen tanta diferencia como se aprecia en la realidad, con un funcionamiento más suave y pausado, aunque las prestaciones en el papel sean claramente favorables al francés. Los consumos son muy similares, aunque el Peugeot cuenta con la ventaja de ofrecer el sistema Stop/Start.

Comparativa Peugeot 208 HDI 92 vs. Ford Fiesta TDCI 95

Toca ahora arrojar una conclusión y, sobre todo, presentar a un campeón. Dos coches tan similares no deberían distanciarse demasiado el uno del otro, pero esto ocurre en algunos apartados. Dinámicamente el Fiesta es el claro vencedor tanto por comportamiento como por respuesta del motor, que no prestaciones. El Peugeot 208, por otro lado, arrasa en lo relativo a la calidad de materiales y diseño interior, aunque esto último es algo demasiado subjetivo para categorizar.

Ambos creemos que el Fiesta será el más agradecido para conducir y disfrutar al volante pero, como utilitario, el Peugeot 208 se encuentra medio escalón por delante. Ese interior hacen de él una alternativa realmente interesante, aunque todo ello se ve reflejado en un precio superior. Por otro lado, el Fiesta pese a su menor precio carece de bastante equipamiento de serie que echaremos en falta.

Por lo tanto, si buscas un coche atractivo, ágil, de bajo consumo y, además, a un precio realmente interesante, el Fiesta es tu coche. Si por el contrario lo que buscas es un poco de diferenciación, comodidad, muy buen equipamiento y un diseño interior mejor trabajado, tu opción debería de ser el Peugeot 208.

Más información – Prueba Peugeot 208, Prueba Ford Fiesta

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

2 comentarios

  1.   Actualidad Blog dijo

    Muy buena la comparativa. Enhorabuena por el articulo y el video!

  2.   Luis E. dijo

    Me gusto la comparación. Sólo que no tomaron en cuenta que los servicios del Ford son carísimos comparados con Peugeot pues se me hace demasiado los servicios de Ford. Abusan demasiado. Así que a la larga Peugeot gana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *