Prueba Peugeot 208 1.6 e-HDI 92 CV Intuitive, diseño exterior e interior

peugeot-208 (1)

Nuestro instinto de conquista nos delata. En cada tierra nueva que manchan las suelas de nuestros zapatos emerge en nosotros el deseo de dominar nuestro entorno. Ese afán nos ha llevado desde hace más de 15 millones de evolución, a inventar, y por ende, a avanzar. Desgraciadamente, en otras edades, ese impulso de ocupación ha llevado al hombre al más profundo retroceso.

Pero dejemos atrás este breve paseo por la historia humana y vayamos al grano. Si vuestro “hábitat natural” se encuentra plagado de edificios, tráfico incesante y una apabullante contaminación acústica, lo más probable es que viváis en una ciudad. De ser así, y aunque no lo sea, esta semana os presento a un buen aliado para defenderte en superficies tan espeluznantes: el Peugeot 208 Intuitive, un ciudadano ejemplar.

Adiós 207, Hola 208

Poco queda del que un día se hizo llamar Peugeot 207. La marca francesa comenzó una nueva etapa con quién osó ocupar el puesto del 407, el Peugeot 508. La serie resurgía de sus cenizas y lo hacía con una identidad rejuvenecida: líneas redondeadas, presencia destacada y modernidad como forma de vida.

Os debo ser sincero, la berlina no despertó en mí demasiado agrado. Es más, me hizo temerme lo peor. Un presagio que con la llegada de nuestro protagonista, el Peugeot 208, pude confirmar. El león perdía su garra, su agresividad, esas pinceladas de deportividad que siempre había tenido presente. Pero, ¿quién era yo para no darle una oportunidad al recién llegado?

peugeot-208 (12)

Y allí está él. Un blanco inmaculado colorea la compacta carrocería del utilitario. Definitivamente, el Peugeot 208 es otro, y así lo demuestran los números. Sus medidas son claramente más reducidas que las de su antecesor: 3.962 mm. de largo, 1739 mm. de ancho y 1460 mm de alto. Un “juguete” llegado de París que en las distancias cortas gana.

Donde dije digo…

Cerca de él podemos comprobar que, como ya decía, la estética huye de las aristas y se centra en un diseño más cosmopolita. El fluir de estas suaves curvas está más presenta en la minúscula parte frontal donde los pilotos abandonan la formas más rectas buscando grosor y originalidad. Las luces diurnas, con tecnología LED, adornan este espacio y nos conducen hasta la calandra que, progresivamente, va perdiendo anchura hasta concluir un parachoques rematado con un guiño a la deportividad. Un gesto que tampoco veremos exaltado en la versión más radical, el 208 GTi, del que te contamos todo aquí.

Estamos ante el acabado Intuitive, y por si las dudas afloran, en el lateral podemos leer su apellido. Una zona sin demasiado nervio definida por los cristales traseros tintados que terminan en una falsa superficie acristalada en forma de media luna. Figura esbelta, cuidada y poco vista que no me regala lo que busco hasta que llego a la zaga. Los pilotos, con una apariencia rompedora, quizás no convenzan a la mayoría, pero a mí me parecen extraordinarios. Los emblemas brillantes de Peugeot, unidos al ensanche que sufre la cubierta,  terminan por encandilarme. Un conjunto que gana piropos por las preciosas llantas de 16 pulgadas que monta y que bien merecerían un artículo propio.

peugeot-208 (3)

Ver para creer

Tras deambular por su exterior, el interior de este Peugeot 208 me espera. Al abrir la puerta recuerdo varias críticas que atentaban principalmente contra su volante. ¿Serán realmente ciertas? Lo primero que hago es dejarme embaucar por la frescura que irradia todo este entorno. Sin duda, me encuentro ante uno de los mejores cocktip del segmento B. Moderno y fresco, así es el urbanita europeo. Esta nueva moda de colocar en la consola central una especie de “Tablet” no es que me apasione, pero es original y por tanto, se lleva mi punto positivo.

La susodicha pantalla es táctil, de siete pulgadas y de fácil manejo. La botonera es escasa, y el espacio ergonómico. De nuevo, la innovación llama a la puerta del Peugeot 208 con una instrumentación alejada y de lo más futurista si decidimos iluminar el contorno con un azul intenso. Cuidado en trayectos largos con poca visibilidad, puede acabar siendo molesto para la vista.

peugeot-208 (11)

Llega el momento de posar las manos sobre este peculiar aro… ¡es diminuto! Sus formas son únicas y unido al puesto de conducción elevado, te predispone para la conquista de la ciudad. Será mi altura, o será mi posición, pero mis ojos pueden ver sin problemas todos los datos del cuadro de mandos. Un miedo que se disipó tan rápido como lo hace la botella de Cocacola que abriste y cerraste con todas tus fuerzas pensando que así no lo haría.

Justo pero suficiente

Comodidad y calidad en la primera fila, ¿y en la segunda? En un coche de esta clase, es infantil pedirle peras al olmo. No destaca por la amplitud, pero aprueba con nota. Mis rodillas no pegan con la butaca delantera y mi cabeza aún está bien lejos del techo. Podéis sonreír pero no cantar victoria. El maletero, pese a ser más holgado que el de su predecesor, tener un acceso sencillo y bajo escalón, cubica 285 litros. Un volumen limitado frente a la competencia.

peugeot-208 (28)

El Peugeot 208 desfila por la pasarela. Puede gustar o no, pero lo cierto es que rompe lo establecido. Además, es un fuerte candidato a los premios CAI (Coche del Año en Internet). ¿Todavía no has votado? Entra aquí y elige a tus ganadores, podrás ganar un ¡Ipad Mini! Mañana arrancamos el motor y nos dejamos llevar por él, ¿estará demasiado domesticado? ¿O sacará su genio?

Más información – Prueba Peugeot 208 GTi 1.6 THP 200 CV, diseño, equipamiento y precio

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *