EuroNCAP endurece las pruebas de impacto para mejorar la seguridad

Hoy día, la seguridad de los vehículos es una de las prioridades de los fabricantes. En los primeros compases del sector no era algo que se tuviera en cuenta ni que pidieran los clientes. Sin embargo, la técnica ha evolucionado ofreciendo modelos cada vez más rápidos y por ende, peligrosos. No sólo para la persona y ocupantes que van en su interior, sino también para el resto de elementos que interactúan en la vía pública.

Por esta razón han surgido diferentes entes, u organismos, que se encargan de testar la seguridad de los vehículos. En Europa tenemos a EuroNCAP, que para suerte del mercado no depende de ningún fabricante. Sus test de seguridad son rigurosos y estrictos, ganándose el favor del público continental. De cara a 2020 presenta la actualización de sus protocolos de actuación ya que debe adaptarse a la evolución propia que vive el sector.

EuroNCAP actualiza sus protocolos de actuación cada dos años

La modificación de los protocolos de EuroNCAP no cambia la estructura de sus test. Por una parte están las pruebas centradas en evaluar la seguridad y protección de los ocupantes en caso de accidente. Por otra parte están las pruebas de impacto y las que evalúan la efectividad de los sistemas de ayuda a la conducción. Partiendo de esta base, las modificaciones introducidas son las siguientes:

  • Llega una nueva barrera móvil para la prueba de choque frontal de un automóvil en movimiento. Con ella reemplazan la prueba de barrera deformable con compensación moderada basada en la regulación, utilizada por EuroNCAP durante los últimos 23 años.
  • Evaluará por primera vez la protección contra impactos en el lado opuesto, enfocándose en la protección del conductor y la interacción potencial entre el conductor y el pasajero del asiento delantero. Servirá para comprobar la seguridad de elementos como los airbags centrales (caso del nuevo Honda Jazz).
  • Ayudas activas a la conducción. Ahora se incluyen nuevos escenarios que servirán para evaluar la tecnología AEB para vehículos y usuarios vulnerables (incluidas las situaciones de retroceso y el giro en un cruce). Además, se toma el primer paso para evaluar los sistemas de control del estado del conductor, diseñados para detectar la fatiga y la distracción del conductor.
Artículo relacionado:
EuroNCAP 2019: Los mejores coches de cada categoría en seguridad

Esta revisión es importante, pues obligará a los constructores a no dormirse en los laureles. Pero no son las únicas novedades, ya que aparece una evaluación inédita que hasta ahora no se tenía en cuenta. Hablamos de la verificación de la seguridad en el momento posterior a sufrir un accidente. Para desarrollar este protocolo EuroNCAP se ha asociado con la Asociación Internacional de Servicios de Bomberos y Rescate (CTIF).

Las reglas de calificación recompensarán a los fabricantes que ofrezcan la mejor información de rescate. Esto es, que si uno de sus modelos sufre un impacto, a través del sistema de llamada de emergencia eCall, ofrezca de forma inequívoca la posición GPS o el número de ocupantes. Pero además, tampoco pasa por alto que la extracción de las víctimas sea fácil, segura y rápida así como que las puertas no se bloqueen con facilidad.

Fuente – EuroNCAP


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.