Limpieza del carburador

Mariposa carburador

Si notas que tu coche literalmente “muere” a baja velocidad, o, por ejemplo, al parar en las señales de stop, o si ves cómo el motor sube y baja de revoluciones al estar al ralentí, entonces quizás vaya siendo hora de hacerle  una pequeña operación de limpieza.

Como ya sabréis uno de los componentes más importantes para el carburador (y para el funcionamiento de los motores de gasolina) es la mariposa, la válvula que regula la cantidad de aire que entra al motor, y que suele ir directamente conectada al pedal del acelerador.

Conforme va pasando el tiempo, ésta válvula puede comenzar a cubrirse de suciedad proveniente de los vapores del combustible que, eventualmente, puede llegar a impedir su correcto funcionamiento haciendo que no pueda cerrarse del todo.

Esto puede confundir a la centralita del motor, que tratará de compensar este flujo extra de aire y provocará que el comportamiento del motor al ralentí se vuelva errático, produciéndose así los síntomas que describimos al principio del post.

En los peores casos, el motor no puede mantener el ralentí y termina apagándose. Incluso cambiar de primera a marcha atrás puede provocar que el motor se “muera”.

¿Qué podemos hacer para remediar esta situación? pues muy fácil, si os atrevéis podéis intentar desmontar vosotros mismos el conducto de admisión y limpiar la mariposa con un cepillo, pero lo más recomendable es que llevéis el coche a un taller donde seguramente os lo limpiarán mientras esperáis (es una operación sencilla).

De todas formas, para no tener contratiempos, se recomienda hacer esta limpieza cada 30.000 km.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Un comentario

  1.   danilo dijo

    muy buena informacion gracias por esta

Escribe un comentario