El fabricante austriaco KTM es uno de los mayores especialistas en el desarrollo de motocicletas para uso en campo (Enduro) y carretera. Para ampliar su portfolio de modelos decidió lanzar al mercado en el año 2008 el radical y exclusivo X-Bow. Este modelo presenta el mismo planteamiento que una moto pero en lugar de tener dos ruedas pasa a tener cuatro.

El KTM X-Bow es un vehículo deportivo, ligero y espartano, que se centra en las sensaciones deportivas. Su chasis monocasco está fabricado íntegramente en compuesto de carbono. Sólo tiene espacio para dos ocupantes y la ausencia de techo y parabrisas total obligan a conductor y pasajero a emplear casco. El motor, de origen Audi, presenta una potencia de 241 cv a 5.500 rpm. Con este potencial es capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en sólo 3,9 segundos y de generar hasta 2G en fases de aceleración lateral.