Prueba BMW X4 xDrive30d: receta X6 sobre el X3, en busca del éxito

prueba-bmw-x4-x3-30

BMW se encuentra inmersa en una tremenda expansión de su gama, una expansión que pasa por entrar en nuevos segmentos, como el de los monovolúmenes o las berlinas de corte coupé, o por crear algunos nuevos nichos de mercado, como el que hoy nos ocupa: el BMW X4.  La gama X de BMW, donde se engloban los SUV y crossover y que representa un tercio de las ventas, también está viviendo una importante renovación con la llegada del nuevo X5, el restyling del BMW X3 (que también hemos podido probar), nuestro protagonista el BMW X4 y el BMW X6, que llegará a finales de año, aunque ya hemos podido verlo.

Con el BMW X6 la marca creó un nuevo nicho de mercado en 2008, un nicho de mercado que ha resultado ser un éxito para la bayerische con más de 250.000 X6 vendidos hasta ahora, que la marca va camino de lanzar la segunda generación del modelo. Visto el éxito que tuvo este derivado del BMW X5, la firma alemana decidió hacer lo mismo a partir del X3, creando así uno de esos nuevos segmentos, en el que por ahora juega solo el BMW X4, un modelo que hemos tenido ocasión de probar en su variante xDrive30d, con motor 3.0 diésel de 258CV.

prueba-bmw-x4-x3-1

La gama del BMW X4 y sus características principales ya las repasamos con el lanzamiento del modelo, pero hay que dejar claro que todas las motorizaciones equipan la tracción total xDrive y que todos los motores van asociado a cambio automático de ocho marchas con levas en el volante, salvo el diésel de 190CV, que puede tener caja manual de seis velocidades. Salvo en el gasolina de 184CV y el diésel de 190CV, la caja de cambios es la automática deportiva, con una gestión más rápida.

La tracción total xDrive está directamente heredad de los SUV más grandes y parte con un reparto de par inicial del 40:60, que varía continuamente en función de las necesidades, pudiendo llegar a transmitir la totalidad de la fuerza a un único eje. En condiciones en las que un eje tiene tracción y otro no, es más efectiva que una tracción de reparto fijo o variable en menor medida.

bmw-x4-interior-1

En el interior encontramos una calidad de realización propia de BMW, con buenos materiales, ajustes y el mismo diseño del BMW X3, que es a la vez una evolución del modelo previo al restyling y bastante similar al resto de la gama de fabricante. El puesto de conducción en confortable y todo queda a mano, con un salpicadero orientado al conductor y algunos mandos en la consola central para manejar el equipo multimedia y otras funciones del vehículo.

Pese a la menor altura de techo con respecto al un BMW X3, los asientos van colocados en una posición más baja, para ganar centímetros de habitabilidad. Las plazas delanteras son suficientemente holgadas y no habrá problemas, aunque no podemos decir lo mismo de los asientos traseros. La verdad es que esperaba un espacio más limitado para los ocupantes traseros, pero tampoco podemos echar cohetes. El espacio para la cabeza será justo para personas muy altas. Yo mido 1,80 metros y me sobraban unos 2 centímetros para dar con la cabeza en el techo.

prueba-bmw-x4-x3-12

El espacio para las piernas es bueno y la anchura es correcta, aunque el tercer pasajero central no viajará cómodo porque su asiento es más duro, y está elevado con respecto a los de los laterales, por lo que la banqueta es estrecha y el espacio para la cabeza aún más limitado. El túnel central además es bastante prominente. La fuerte caída del techo también deja una luneta posterior de tamaño reducida, con una escasa visibilidad. El maletero por su parte tiene unas formas muy aprovechables y un interesante  volumen de 500 litros, 50 menos que el X3. Los respaldos son abatibles en formato 40:20:40 de serie, igual que el portón eléctrico.

A fin de cuentas, el único argumento de compra del BMW X4 es la estética ya que con respecto al X3 es más caro y menos práctico. Puede parecer algo vanal, pero es realmente un argumento poderoso, que en el BMW X6 ya ha demostrado que funciona, muy bien además. El sobrecoste sobre el X3 es de 3.000 euros.

Prueba dinámica BMW X4

Llegado el momento de ponernos al volante del nuevo BMW X4, nos encontramos con que la unidad a probar es la interesante xDrive30d de 258CV, que es el motor intermedio de la gama diésel, un 3.0 de seis cilindros en línea asociado al cambio automático deportivo de ocho velocidades y a tracción total, como todos los X4. Probamos una terminación xLine, que tiene una orientación menos deportiva que los que equipan el paquete M.

El motor de 3.0 litros es silencioso, sobre todo desde el habitáculo debido a la lograda insonorización. El cambio automático es polifacético, porque es suave a la vez que rápido, con unos cambios de marchas imperceptibles que hacen de esta caja de cambios de ocho relaciones una de las mejores del mercado. La combinación es explosiva con este motor de 258CV, sobradamente potente para el BMW X4 y que le permite hacer el 0-100 en 5,8 segundos. No hemos comprobado las cifras cronómetro en mano, pero desde luego en la breve toma de contacto comprobamos como el coche ganaba velocidad de forma sorprendente (mayor a la sensación que realmente da) y como adelantar se convierte en un juego de niños. Precisamente en las maniobras de adelantamiento es donde más noté la diferencia con respecto al BMW X3 xDrive20d de 190CV que pude conducir después.

prueba-bmw-x4-x3-7

En el apartado dinámico, nada mas comenzar a circular en el X4 pudimos comprobar el tarado duro de las suspensiones, que dejan notar algunas irregularidades del terreno, sin ser tampoco demasiada brusca. Pero esto es una característica de BMW, puesto que luego, en carretera, podemos comprobar como pese a su tamaño, es un coche ágil, con una suspensión que contiene bien los balanceos de la carrocería, lo que unido a unos asientos con muy buena sujeción lateral, invitan a subir el ritmo. Los modelos con pack M tienen una orientación más dinámica.

Como muchos otros BMW, la unidad probada contaba con distintos modos de conducción, que alteran la sensibilidad de acelerador, la rapidez del cambio automático y su forma de aprovechar las marchas, la dureza de la dirección e incluso regulan de distinta forma la climatización. En función de nuestro estado de ánimo podremos optar por ir relajadamente en uno de los modos más eficientes o por circular en Sport+, con ayudas a la conducción desactivadas.

bmw-x4-x3-1

No hubo ocasión de probar el X4 fuera del asfalto, pero pese a carecer de reductora y montar neumáticos de asfalto con grandes llantas, tenemos una altura libre de 20,4 centímetros y unos voladizos no muy largos, que además en la terminación xLine se ven favorecidos por unos paragolpes más altos. Pistear con un BMW X4 es algo factible sin miedo a dañar nada. En bajas condiciones de adherencia, la tracción total xDrive será de gran utilidad.

Precios BMW X4 para España

Gasolina:

  • X4 xDrive20i 184CV: 48.200 euros
  • X4 xDrive28i 245CV: 55.900 euros
  • X4 xDrive35i 306CV: 64.500 euros

Diésel:

  • X4 xDrive20d 190CV manual: 47.900 euros
  • X4 xDrive20d 190CV: 50.628 euros
  • X4 xDrive30d 258CV: 60.400 euros
  • X4 xDrive35d 313CV: 64.700 euros

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *